PORTADA DE MAÑANA
Ver
El tribunal que vigila los contratos de Madrid avisa del "incremento sustancial" de los pagos fuera de control

La XII Legislatura

Los críticos con Sánchez asumen que el PSOE dirá 'no' a Rajoy en las dos primeras votaciones

Los críticos con Sánchez asumen que el PSOE dirá 'no'a Rajoy en las dos primeras votaciones

Ibon Uría

Los distintos sectores del PSOE coinciden en que el partido dirá no a Mariano Rajoy en las dos votaciones del debate de investidura que, según anunció este jueves la presidenta del Congreso, Ana Pastor, se celebrará del 30 de agosto al 2 de septiembre. La dirección federal socialista se mantiene firme en el veto a facilitar –con la abstención– la reelección de un candidato del PP. Mientras tanto, quienes abogan por reconsiderar esa posición asumen que ya no queda tiempo para modificarla antes del pleno de investidura.

En este último grupo se situó este jueves el secretario general del PSOE aragonés y presidente autonómico, Javier Lambán. En una entrevista en la Cadena SER, Lambán hizo hincapié en que las terceras elecciones no se pueden contemplar "en modo alguno". "Es una hipótesis desoladora (...). No sabría explicárselo a un ciudadano sin que se me cayera la cara de vergüenza", sostuvo el barón socialista, defensor de seguir la "invitación" del expresidente Zapatero, que pidió recientemente abrir un proceso de diálogo interno en el partido.

Lambán añadió que, en primera y en segunda votación, "el PSOE debe votar que no, porque su labor es estar en la oposición". Pero si Rajoy fracasa, argumentó el dirigente socialista, el escenario cambiaría: "Si esa fórmula fracasara (...) quizá sería cuestión de replantear las cosas, pero ese momento por desgracia no ha llegado y hay que dar tiempo al tiempo". "Toda la política española, no solo PSOE, tendría que poner toda la carne en el asador para evitar terceras elecciones", agregó el presidente aragonés, que reclamó a su partido "pensar a lo grande" y "evitar unas terceras elecciones".

Más claro fue el vicesecretario general del PSPV-PSOE, Francesc Romeu, quien pidió a la dirección socialista "altura de miras" para dar "estabilidad" al país y que abogó por la abstención en la investidura de Rajoy a cambio de "cambios sustanciales" en las "políticas retrógradas" del PP. Horas más tarde, el vicesecretario de Organización de los socialistas valencianos, Alfred Boix, recordó que la federación aprobó hace dos semanas una resolución en la que "fijó su no claro y rotundo a un Gobierno del PP en España"no y a "no facilitar la investidura de Rajoy".

Sin tiempo antes de la investidura

Las fuentes del sector crítico con la dirección de Sánchez consultadas por infoLibre señalan que los plazos no dan para modificar la posición en las próximas dos semanas. En el partido se barajaba la posibilidad de convocar un Comité Federal el 27 de agosto, en línea además con la costumbre de celebrar una reunión de este órgano coincidiendo con el comienzo del curso político. Pero tras aceptar Rajoy ir a la investidura, esa cita caería a 72 horas del comienzo del debate de investidura, algo que en el PSOE se entiende que carece de lógica, de modo que la fecha parece descartada.

Si no hay un Comité Federal antes de la investidura, reconocen estas mismas fuentes, no hay posibilidad de virar a la abstención. La única posibilidad, que no se contempla y se califica de "sinsentido", sería la de forzar la convocatoria de ese órgano. Pero en ese escenario, no descartan que el secretario general jugara nuevamente la carta de una consulta a las bases, que rechazarían con toda probabilidad favorecer la reelección de Rajoy. Estos sectores del PSOE añaden, además, que el cambio de posición del partido no puede producirse sin más: tiene que haber una oferta que parta de Rajoy para poder "justificar" el giro.

Fuentes de federaciones tradicionalmente distanciadas de Ferraz, como la andaluza o la valenciana, coinciden con este criterio. Un dirigente de confianza de la secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, comenta que no se prevén cambios al menos "en las dos primeras votaciones". Cuando empiece la "marcha atrás" hacia la disolución automática de las Cortes y las terceras elecciones, añade, "ya veremos cómo arrecian las presiones". "Es pronto aún para saberlo", dice. En cuanto al PSPV, fuentes próximas a su líder, Ximo Puig, señalan que la dirección autonómica respalda el no a Rajoy y que no tiene más que decir.

La dirección mantiene el 'no'

El núcleo duro de confianza de Pedro Sánchez, mientras tanto, no cede a las presiones y promete un no hasta el final. Este jueves, la dirección del PSOE emitió un comunicado para salir al paso de las declaraciones de Pablo Iglesias en las que afirmó que había acordado con Sánchez negociar un Gobierno alternativo si Rajoy fracasaba. Y en esa nota, además de desmentir al líder de Unidos Podemos, los socialistas aprovecharon para recordar que Rajoy debe buscar a las "formaciones políticas afines" al PP porque, "como es sabido, el voto del PSOE será negativo".

Sánchez insiste en votar contra Rajoy y no aclara si intentará un Gobierno alternativo

Sánchez insiste en votar contra Rajoy y no aclara si intentará un Gobierno alternativo

Este miércoles, el propio Sánchez reunió a la dirección de su grupo parlamentario y a la permanente de su ejecutiva federal en el Congreso. A esa cita conjunta, un formato poco habitual, acudieron dos de las personas que más insisten internamente en la necesidad de evitar las terceras elecciones, Jordi Sevilla y José Enrique Serrano, quienes no obstante no tomaron la palabra en el encuentro, según las fuentes consultadas por este diario.

Durante el encuentro, la extremeña Pilar Lucio –diputada por Cáceres y secretaria de Cambio Climático de la Ejecutiva federal– sostuvo que si Rajoy no fuera el candidato del PP en alguna fase del proceso de investidura, a los socialistas se les complicaría mantener la negativa a facilitar un Gobierno de los conservadores. De hecho, los críticos con Sánchez le reprochan, entre otras cuestiones, que desde el 26J no haya intentado "aislar a Rajoy del resto del PP", de modo que pudiera debilitar su liderazgo y alentar, si fuese posible, las voces críticas dentro de los conservadores.

Pero ni siquiera la hipótesis del candidato alternativo –que también enunció un día antes el primer secretario del PSC, Miquel Iceta–, alteró a los más próximos a Sánchez: el portavoz en el Senado, Óscar López, entre otros, respondió que el Comité Federal del 9 de julio acordó el voto contrario a la investidura de cualquier candidato del PP, y no únicamente contra Rajoy. En la rueda posterior a la reunión de este miércoles, Sánchez apeló a razones "éticas" e "ideológicas" para mantener esa posición. Asimismo, el número uno socialista sostuvo que tiene el respaldo de la "amplia mayoría" de los cargos del PSOE, de los votantes socialistas y de los ciudadanos de izquierdas.

Más sobre este tema
stats