PSOE

Díaz lamenta que el PSOE se haya “difuminado” y advierte de que el 26J se han “salvado por la campana”

Díaz lamenta que el PSOE se haya difuminado y advierte a Sánchez de que no son el partido hegemónico

Ibon Uría

La presidenta de la Junta de Andalucía y líder de los socialistas en esa comunidad, Susana Díaz, ha criticado en su intervención ante el Comité Federal del PSOE, reunido este sábado, que el partido haya "difuminado mucho" su proyecto y que no haya "recogido ni un solo voto de ese millón de votos" que perdió Unidos Podemos el 26J con respecto a la suma de Podemos e Izquierda Unida en las generales de diciembre. Díaz ha celebrado que "no haya sorpasso", pero inmediatamente después ha advertido: "Nos hemos salvado por la campana".

Fuentes socialistas informaron de que la parte central del discurso de Díaz fue crítica con la situación actual del PSOE. "No podemos decir que somos el partido hegemónico", subrayó la líder andaluza en lo que pareció una clara alusión a la intervención de Pedro Sánchez el 26J, cuando celebró que, "con todo", el PSOE seguía siendo "el partido hegemónico de la izquierda". "En las elecciones europeas el PP nos sacaba tres puntos y trece le sacábamos a Podemos, cinco le sacábamos a Podemos con IU. Y hoy estamos a diez del PP y con Podemos a dos", recordó Díaz.

La presidenta andaluza pidió así analizar por qué el PSOE no tiene un "proyecto mayoritario" y "recuperar" las "señas de identidad" del partido. Entre las causas que explican los malos resultados, citó que en campaña pareció que para el PSOE la "posibilidad de gobernar era alcanzar un Gobierno con Podemos" y también la "falta de firmeza" de los socialistas en Europa "para defender esa Europa de las personas". Por eso reclamó un "debate" para "afinar más" en las alianzas, "llegar a la gente joven" y también a la "gente de izquierdas y centro izquierda".

"Debemos de saber cuál es esa alternativa, ese proyecto que saque a España del atolladero en el que está. No me voy a conformar con estos resultados. No me conformo con el 32% en Andalucía y tampoco con el 22% en España. (...). Yo no quiero ganarle a Podemos, quiero ganar en este país", concluyó la presidenta andaluza, que admitió que en campaña el partido se enfrentó a "momentos duros", reivindicó la historia del PSOE –"hagamos honor a nuestra historia", pidió– y reclamó trabajar para "revertir la tendencia" electoral de los socialistas.

Sobre el actual escenario para formar Gobierno, Díaz apuntó que "le corresponde al secretario general gestionar esta decisión", prometió "lealtad" a Sánchez y destacó tres claves: que es Rajoy quien "tiene que darle un Gobierno a España", que los socialistas "ni por activa ni por pasiva" le apoyarán y que unas terceras elecciones serían una "catástrofe". Finalmente, frente a los barones que estos días han dejado la puerta abierta a un nuevo intento de investidura de Sánchez, advirtió: "Estos debates pueden convertirse en pesadilla. Eso debería salir claro de aquí".

Los barones con más peso piden autocrítica

También realizó una intervención crítica el presidente de Aragón, Javier Lambán, quien subrayó que no hay que buscar responsabilidades externas ante el "retroceso" que desde 2010 está sufriendo el partido en las distintas citas con las urnas. En declaraciones a los periodistas, sin embargo, el aragonés dijo coincidir "sustancialmente" con el discurso pronunciado por Sánchez, quien en su intervención inicial ante el máximo órgano entre congresos del PSOE se limitó a señalar su insatisfacción con los resultados electorales.

En ese cónclave, a puerta cerrada, Lambán sostuvo que tanto José Luis Rodríguez Zapatero como Alfredo Pérez Rubalcaba se fueron después de perder las elecciones. En realidad, Zapatero no perdió ningún comicio y anunció que no repetiría como candidato del PSOE en abril de 2011, mientras que Rubalcaba hizo pública su renuncia tras las elecciones europeas de 2014 y no tras su derrota en las generales de noviembre de 2011. Lambán señaló en público que su intención había sido la de limitarse a relatar de forma sucinta los hechos desde el 2010.

Lambán agregó ya en público que "el PSOE no tiene ninguna opción razonable" para formar Gobierno y pidió "desentenderse" de esa cuestión para centrar todos los esfuerzos en un "análisis serio, sosegado y sereno" de la crisis del partido de cara al próximo Congreso Federal, del que dijo que no tiene "prisa" en convocar pero que pidió que se prepare con "serenidad y audacia". Por último, señaló que le "inquieta profundamente" que el PSC se abriera recientemente a la posibilidad de una ley de claridad "a la canadiense" para Cataluña.

Críticas al PSC por su nuevo giro

En esa misma línea, el asturiano Javier Fernández advirtió en su intervención de que los socialistas catalanes deberán replantearse su relación con el PSOE si apuestan nuevamente por celebrar una consulta en Cataluña, porque el partido, a nivel federal, tiene claro que su propuesta para resolver la crisis territorial no pasa por ahí, sino por la reforma federal de la Constitución pactada en la declaración de Granada, que data de 2013.

Según informaron fuentes del partido, Fernández apeló al primer secretario del PSC, Miquel Iceta, a quien pidió explicaciones por contemplar la posibilidad de un referéndum de secesión en Cataluña. Iceta, por su parte, respondió que el PSC "sigue en Granada", que ese es su proyecto y que no tiene otro. El líder de los socialistas catalanes explicó que la "vía canadiense" únicamente es parte de una ponencia que se debatirá en el próximo congreso del PSC, en noviembre. 

Sánchez confirma el “no” a Rajoy, le exige que “se ponga a trabajar” y sitúa al PSOE en la oposición

Más sobre este tema
stats