La situación en el PP

Dirigentes del PP piden a Rajoy que apague el incendio de Madrid y desbloquee el resto de candidaturas

Dirigentes regionales del PP reclaman a Rajoy que apague el incendio de Madrid y desbloquee el resto de candidaturas

Cuantas más muestras da el presidente del Gobierno de despreocupación sobre la situación interna de su partido en Madrid, más se desesperan los suyos. Los que esperaban que este martes, en la rueda de prensa que ofreció junto al presidente de Colombia, José Manuel Santos, fuese a dar alguna pista sobre la posibilidad de que Ignacio González vaya a ser el candidato a la Comunidad de Madrid pese al escándalo que afecta a su ático en Estepona, se fueron con las manos vacías. Lejos de autorizar o desautorizar al presidente de la Comunidad de Madrid, Mariano Rajoy sostuvo que las acusaciones de chantaje a dos comisarios en el marco del caso de su ático las resolverá el Ministerio del Interior. Y que el asunto de su candidatura lo resolverá el Partido Popular. Como si él no fuera su máximo dirigente. Al malestar interno por la tardanza del presidente del Gobierno a la hora de desvelar los candidatos de plazas clave para las municipales y autonómicas se suman ahora las críticas por no haber tomado el control del PP de Madrid –Esperanza Aguirre es la presidenta e Ignacio González, el secretario general– en los últimos años. “Se veía venir. La cosa pinta muy fea”, resume un dirigente regional en conversación con infoLibre. “Y ahora todo está en el punto de máxima ebullición”, completa.

Si los militantes del PP de Madrid asisten boquiabiertos a cómo día a día la tensión crece exponencialmente mientras la dirección nacional del partido no se pronuncia de forma oficial, en las direcciones regionales también cunde la preocupación. Sobre todo en aquellas que se ven afectadas por la indecisión de Mariano Rajoy a nombrar candidato en Madrid. “Lo de Madrid ha torpedeado todo”, señala un diputado regional.

Los dirigentes del partido esperan todos los días con los dedos cruzados la convocatoria de un Comité Electoral Nacional que alumbre nuevos candidatos. Pero pasan los días. Y nada. De momento, para este miércoles no está previsto que se reúna este órgano de partido presidido por la líder del PP de Cataluña, Alicia Sánchez Camacho. Y la semana pasada estaba previsto que la cita se celebrara el viernes, pero no fue así.

El comité electoral que no llega

En el entorno del presidente del Gobierno se trasladó hace unos días la idea de que esta semana iba a ser clave para las candidaturas. Pero la resurrección del escándalo del ático de González ha irrumpido como elefante en cacharrería. Hasta el punto de que los cargos del partido se confiesan despistados: hay un sector que cree que Rajoy desvelará ya sus cartas. Y otro que especula con que el presidente dejará que amaine el temporal. Sólo él lo sabe aunque este martes echara balones fuera apuntando a que es el PP el que se encarga de esos asuntos.

Las fuentes consultadas aseguran que el frenazo al que el presidente del Gobierno y del PP tiene sometidas a las listas de Madrid condiciona que tampoco se den pasos a la hora de desvelar los cabezas de lista para la Comunidad Valenciana, Murcia o Canarias, por ejemplo. Eso, por el lado de las comunidades. Por el frente de los ayuntamientos, hay ciudades sin confirmación de candidatos a las alcaldías. Valencia, en manos de Rita Barberá, es uno de los ejemplos que citan. Pero en el relato también sale a relucir Alicante. ¿Quién va a ocupar la plaza vacante en la lista que deja la imputada Sonia Castedo? ¿Si la persona elegida no es muy conocida, no debería empezar a hacer campaña ya, a moverse por los pueblos? Es una de las preguntas que se hacen en el partido presidido por Alberto FabraAlberto Fabra, también pendiente de confirmación.

A tirar de “marca PP”

La dirección nacional del partido está convencida de que la “marca PP” vende más que uno u otro candidato. De hecho, sostienen que, según sus encuestas, por ejemplo en Madrid, Esperanza Aguirre sólo aportaría un par de escaños más en el Ayuntamiento. Pero los barones regionales y sus equipos no están tan convencidos de esto.

“No es lo mismo uno que otro candidato. Hay perfiles que necesitan uno u otro diseño de campaña”, mantiene un cargo del partido bregado en estas tareas.

Ligada a esta idea está el hecho de que el partido tiene todavía pendientes los actos de presentación de los programas marco autonómico y municipal. Y un macroacto de presentación de candidatos.

Fuentes de una de las direcciones regionales del PP sin candidato designado insisten en la dificultad con la que se encuentran a la hora de trabajar sobre la campaña. “Hay un equipo, reuniones semanales… pero faltan engrasar el engranaje”, lamentan.

“Nos llaman alcaldes preguntando por la cartelería, por el lema, por los actos a preparar, y nada… Nos llaman militantes ofreciendo su ayuda para todo el tema logístico… y no podemos concretar nada. No es que vayamos sobrados en las encuestas como para perder el tiempo”, señala un diputado regional.

Cuando se trata de buscar puertas adentro del PP al responsable de esta estrategia de dilatar decisiones de este calado, todas las fuentes señalan a una persona:Pedro Arriola. El sociólogo, asesor de cabecera de Mariano Rajoy, es, según cuentan en la formación, muy partidario de reducir el tiempo de campaña al mínimo. Ya se llevó sus críticas por esto en la campaña de las elecciones europeas con Miguel Arias Cañete como candidato.

Independientemente de la influencia de Arriola en el comportamiento de Rajoy en estas cuestiones, el presidente siempre presume de tomarse su tiempo para decisiones importantes. De no precipitarse.

Madrid: siempre en el foco de la polémica

De los cabezas de lista que Rajoy escoja para la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid no sólo se desprenderán los planes políticos que el PP tiene para estas instituciones para la próxima legislatura. También los planes para el PP de Madrid, una dirección regional muy complicada para la dirección nacional del partido.

Desde el entorno de Rajoy llevan meses trasladándole la idea de que tiene que tomar el control del partido y que esto pasa por una renovación total que libere a la formación de los vínculos con el aguirrismo. Apostar por Aguirre como candidata al Ayuntamiento daría al traste con esta operación que algunos de los suyos piden al presidente del PP.

No obstante, quienes así opinan aseguran que apostando por Aguirre, el líder de los conservadores consigue, al menos a corto plazo, evitar una rebelión interna.

González, número dos del PP de Madrid, ha intentado desde que llegó a la Presidencia de la Comunidad en septiembre de 2012 marcar distancias con su mentora preparándose para una candidatura que ahora se cae a pedazos.

Cuentan quienes les conocen que su relación es cordial pese a que siempre se les intenta enfrentar. Pero no es un secreto que han mantenido diferencias en las reuniones internas del PP de Madrid y que en el entorno de Aguirre no sentó nada bien que su delfín sacudiera todas las responsabilidades del caso de los espías sobre ella misma y sobre Francisco Granados, ahora encarcelado en el marco de la operación Púnica.

El silencio de Aguirre

La dirección nacional del PP no ha respaldado a González, tampoco el Gobierno. Pero no ha pasado inadvertido el silencio de su partido, el PP de Madrid.

Aguirre tiene previsto acudir el jueves a un desayuno informativo del portavoz de los conservadores en el Congreso de los Diputados, Rafael Hernando. Quizá ahí rompa su silencio.

En la formación regional sostienen que González ya ha dado las explicaciones donde tenía que darlas: en la sede del Gobierno madrileño. Aseguran que es un asunto personal en el que nada tiene que ver el partido.

Dirigentes regionales del PP reclaman al Gobierno que acuda más a sus territorios

Dirigentes regionales del PP reclaman al Gobierno que acuda más a sus territorios

Más sobre este tema
stats