Los correos secretos de Blesa

De Guindos diseñó desde Lehman Brothers las cuotas participativas que Blesa planeaba lanzar

El ministro de Economía, Luis de Guindos, esta semana en el Congreso de los Diputados.

Alicia Gutiérrez / Tono Calleja

Los correos secretos de Blesa constatan que el actual ministro de Economía, Luis de Guindos, preparó para Caja Madrid, en 2007 y como directivo de Lehman Brothers, el fallido plan para el lanzamiento de cuotas participativas, una especie de acciones que no generaban derechos de voto y que finalmente puso en circulación la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) para ruina de más de 50.000 inversores que perdieron todo su dinero. La emisión de las cuotas participativas de la CAM también había sido diseñada y coordinada por Lehman Brothers con De Guindos en cabeza.

Desde su dirección electrónica de Lehman Brothers, el banco de inversión estadounidense cuya caída en 2008 desató una crisis mundial sin precedentes desde el crack del 29, su entonces director para España y Portugal envió a Miguel Blesa el siguiente correo el 29 de junio de 2007: “Miguel, te adjunto una nota de cómo vemos las cuotas participativas para la Caja. Un abrazo, Luis”.

El documento adjunto es una presentación en formato power point que desgranaba el plan pergeñado por Lehman Brothers para Caja Madrid. En esa presentación, Lehman Brothers daba a la caja un consejo que, en la práctica, implicaba reducir el porcentaje de beneficios destinados a reservas. En otras palabras, adelgazar la bolsa de dinero intocable que asegura la solvencia de una entidad si la crisis golpea. En teoría, el aumento del payout genera confianza entre los accionistas. Pero, objetivamente, disminuye el volumen de reservas.

El consejo, que aparece envuelto en mensajes positivos, consta en una de las páginas de la presentación, encabezada con el siguiente epígrafe: “Payout y rentabilidad por dividendo”. El payout, que significa desembolso después de beneficios pero también reparto de dividendos, es “un punto clave en el posicionamiento de Caja Madrid frente a la emisión de cuotas”, aducía Lehman Brothers.

En el segundo párrafo de esa página radica la clave que habría mermado las reservas de Caja Madrid: en lugar de ejecutar un desembolso del 25% de los beneficios -el porcentaje destinado a la Obra Social- Caja Madrid “debería aumentar su payout hasta los niveles de la banca”. ¿Cómo? Destinando a la obra social el mismo porcentaje que al reparto de dividendos entre los poseedores de cuotas participativas.

Una vez Caja Madrid pasó a integrarse en Bankia en 2010, la entidad heredera logró salvarse gracias a los 22.424 millones procedente del rescate bancario europeo y del Frob (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria). Hasta hoy, ningún informe o estudio oficial permite saber qué cuota de responsabilidad traducida a euros tuvo cada una de las entidades que luego quedaron aglutinadas en Bankia.

Lehman Brothers, una década después: sin protección ante una nueva crisis que volverá a pagarse con dinero público

Lehman Brothers, una década después: sin protección ante una nueva crisis que volverá a pagarse con dinero público

Más sobre este tema
stats