Financiación partidos

Los ingresos de la Ejecutiva del PSOE se desploman un 60% desde que perdió las elecciones de 2011

Javier Fernández, presidente de la comisión gestora, en una imagen de archivo.

Ibon Uría

El desplome electoral del PSOE en los últimos años también ha tenido consecuencias económicas para la Ejecutiva del partido: los recursos económicos de los que dispone Ferraz han bajado casi un 60% desde 2011, cuando los socialistas perdieron el Gobierno. Durante 2017 el partido prevé ingresar 50.133.505 euros, de los que apenas el 13% provendrá de las cuotas de sus afiliados. Según los presupuestos aprobados por el Comité Federal socialista el pasado sábado [ver en PDF], la organización depende en gran medida de las subvenciones, que suponen siete de cada diez euros de sus ingresos

Las cuentas del PSOE reflejan que la partida más importante en el capítulo de ingresos es la de subvenciones oficiales, esto es, la de dinero público. Son en total 35,1 millones de euros –el 70,1% del total de ingresos de la organización–, de los que la dirección federal recibirá 11,1 millones en virtud de la ley de partidos políticos y 572.950 euros como subvención para la seguridad del partido. Las ejecutivas regionales, por su parte, se embolsarán 9,7 millones en subvenciones, las cúpulas provinciales 6,5 millones y los grupos en el Congreso y el Senado sumarán otros 3,6 millones, según los presupuestos aprobados.

Muy por detrás aparecen las cuotas de afiliados, parlamentarios y cargos públicos. El PSOE calcula que sus aproximadamente 170.000 militantes –hay en España unos 182.000 afiliados socialistas, pero el PSC lleva sus cuentas al margen del PSOE porque es una organización separada– le aportarán ingresos por importe de 6,6 millones de euros, el 13,2% del total. Por detrás aparecen los pagos de cargos públicos –3,4 millones de euros, el 6,8% del total– y de los parlamentarios –3 millones de euros, el 6,1% del total de ingresos–.

Si se comparan las cifras con las de años anteriores, el deterioro de la situación económica del partido es evidente. Si se toman como referencia los datos de los presupuestos de la Ejecutiva –los únicos que el PSOE publicó hasta 2013–, se observa que los ingresos previstos por Ferraz se han desplomado de 41 millones de euros a apenas 17 millones entre 2011 –el último año que estuvieron en el Gobierno– y 2017 (-58,5%). El motivo que explica la práctica totalidad de esa caída de 24 millones de euros es la caída de las subvenciones: de 34,3 millones de euros en 2011 a 11,7 millones en las cuentas para este año, 22 millones menos (-65,8%).

La recaudación estimada por cuotas de militantes también ha caído. No en vano, el PSOE ha perdido unos 50.000 afiliados desde 2009. En 2011 –el mejor año– la Ejecutiva federal previó recaudar 6,4 millones de euros en cuotas. En 2017 serán 3,6 millones, la misma cantidad que se presupuestó en 2016. El descenso ha sido del 43,8%. Lo mismo ha ocurrido con las aportaciones de parlamentarios y cargos públicos, que llegaron a suponer para la cúpula del PSOE 1,4 millones al año y que en las cuentas previstas para 2017 no pasarán de los 800.000 euros.

En el capítulo de gastos, la partida más cuantiosa es la de recursos humanos, que roza los 20 millones de euros –el 39,7% del total–. La segunda, con 9,3 millones de euros –el 18,6% del total, casi uno de cada cinco euros del presupuesto–, es la de amortización de deuda. La ausencia de datos públicos sobre el presupuestos del conjunto del partido impide realizar comparaciones con años precedentes, pero si se toman nuevamente como referencia las cifras de la Ejecutiva Federal, 2017 será el año que el PSOE amortice menos deuda desde 2009 –a excepción de 2012–.

La dirección socialista reservó en sus presupuestos 8,9 millones de euros para pagar deuda en 2009, 8,6 en 2010, 9 en 2011, 5 en 2012, 6 en 2013, 6,5 en 2014, 7,1 en 2015 y 5,2 en 2016. En 2017 serán nuevamente 5,2 millones. Pese a que esas cantidades suman más de 60 millones de euros en los últimos ocho años, el PSOE aún debía, a cierre de 2016, 56 millones de euros a entidades financieras, según reveló en marzo de 2017 su gerente, Gregorio Martínez, durante una comparecencia en el Congreso de los Diputados.

Otras partidas –como la de inversiones o la de actos públicos– siguen bajo mínimos en las cuentas para este año. En el caso de la primera de ellas, la Ejecutiva tiene previsto desembolsar 560.000 euros en 2017, apenas la mitad que en 2015 –entonces fueron 1.150.000 euros–. En cuanto a los actos públicos, el presupuesto de Ferraz para este año no pasa de los 800.000 euros. Es, por ejemplo, menos de la mitad que en 2014 –cuando se reservaron 1,8 millones de euros para este mismo concepto– y nueve veces menos que en 2009, cuando la dirección del PSOE dispuso de siete millones de euros para actos.

Pese a la caída continuada de los ingresos, el informe financiero de la Ejecutiva federal correspondiente al año 2016, que el partido no ha hecho público pero al que ha tenido acceso infoLibre, revela que la dirección federal socialista logró beneficios el pasado año. En concreto, el resultado de Ferraz antes de impuestos fue de 2.795.480 euros. Tras abonar 39.017 euros en impuestos, la cúpula del PSOE mantuvo unos números negros por importe de 2.756.463 euros. Esa cifra es casi calcada a la de un año antes, cuando el resultado del ejercicio fue de 2.778.598 euros.

Sánchez y López ultiman sus proyectos políticos para el PSOE

Sánchez y López ultiman sus proyectos políticos para el PSOE

Más sobre este tema
stats