ENTREVISTA CON EL LÍDER DEL PSOE DE CASTILLA Y LEÓN

Luis Tudanca: “Feijóo y Mañueco se parecen: misma falta de escrúpulos y falsa moderación”

Luis Tudanca, en una imagen de archivo.

“Castilla y León es rehén de la extrema derecha, su laboratorio de pruebas”. El líder del PSOE de esta comunidad, Luis Tudanca, lo tiene muy claro después del episodio sobre el plan ideado por Vox con medidas antiabortistas. Y hace esta radiografía del Gobierno del PP y Vox en su tierra: “Vivimos de circo en circo”. Y advierte que el presidente regional, Alfonso Fernández Mañueco, ha rectificado por la presión de las mujeres que se han defendido ante este ataque a sus derechos.

Tudanca, un hombre próximo a Pedro Sánchez, también remarca que el Gobierno central ha puesto “pie en pared” al enviar el requerimiento a la Junta de Castilla y León y asegurando que no se va a permitir que se mermen los derechos y libertades de las mujeres. Pero pone el foco también a nivel nacional y lanza el secretario general de los socialistas de esta comunidad: “Si Feijóo necesita a la extrema derecha, pactará y mercadeará con los derechos de las mujeres”.

¿Qué le ha parecido la declaración de Fernández Mañueco prometiendo que no se obligará a nada a los médicos y las mujeres?

Se ha visto obligado a rectificar después de la avalancha de críticas y la reacción que han tenido, sobre todo, las mujeres de este país, que se defienden cuando quieren tocar sus derechos. Ha vuelto a hacerlo al estilo Mañueco. En realidad, no sabemos muy bien qué ha sucedido porque, a la vez, el vicepresidente ha estado reafirmando las medidas obligatorias para los sanitarios. En definitiva, siguen generando una confusión terrible y una presión y un daño emocional a las mujeres que en un momento tan duro decidieron interrumpir voluntariamente su embarazo. Y ha vuelto a mentir el presidente de Castilla y León.

¿En qué?

En una declaración de apenas un folio ha vuelto a mentir porque ha negado que hubiera recibido la Junta de Castilla y León el requerimiento del Gobierno de España y ya ha salido el documento, demostrándose que lo tienen desde el domingo. Miente una vez más y trata de sacar una vez más la pata. 

Castilla y León es rehén de la extrema derecha, su laboratorio de pruebas

En su declaración se le ha escuchado decir que el Gobierno central busca fines electoralistas. 

Pero, vamos a ver, si la decisión la ha tomado su Gobierno. Es él el que tomó la decisión de meter a la extrema derecha por primera vez en el Ejecutivo. Es él el que está permitiendo que Vox marque la agenda del Gobierno de Castilla y León, negando la violencia de género. Ahora tratando de vulnerar el derecho al aborto de las mujeres de esta tierra. Es él el que ha permitido que un vicepresidente, al que ha nombrado, salga después de un Consejo de Gobierno anunciando estas medidas. Lo que ha hecho el Ejecutivo central es poner pie en pared y demostrar que sí hay al menos un Gobierno que no va a permitir bajo ningún concepto que se ataquen los derechos y las libertades de las mujeres en este país.

¿Deberían cesar o dimitir el vicepresidente de Castilla y León?

El señor Mañueco debería expulsar a la extrema derecha del Gobierno, pero porque nunca debió entrar ni producirse ese pacto. No sólo estamos viendo las actuaciones denigrantes de su vicepresidente, sino también del propio presidente de las Cortes y de la extrema derecha por obra y gracia de Mañueco. Vimos ese circo en el último Pleno del año, en el que el PP y Vox tuvieron que votar en contra de su propia ley tras equivocarse en las votaciones de los Presupuestos. Vivimos de circo en circo y están arrastrando el buen nombre de Castilla y León por toda España. Están avergonzándonos y están permitiendo que el Gobierno de Castilla y León sea rehén de la extrema derecha. Por cierto, García-Gallardo no tiene competencias, no sabe de embarazos, no sabe de nada, pero no hace más que perjudicar a Castilla y León. No hace falta que dimita, el señor Mañueco lo puede echar mañana mismo. Es el responsable de nombrarle, de no cesarle y de permitirle que amenace a los profesionales sanitarios y a las mujeres. 

¿Están realmente en riesgo los derechos de las mujeres en Castilla y León?

Sí, lo están. Es la primera vez que un Gobierno institucionaliza el negacionismo en la lucha contra la violencia de género. En este país ha habido que hacer una reforma para evitar las presiones y las coacciones a las mujeres que iban a una clínica porque había grupos extremistas que iban a las puertas. Lo que hemos visto estos días es que es un Gobierno el que ha planteado esas mismas derivas, que son las mismas, como ha dicho el propio vicepresidente, que ha puesto en marcha la Hungría de Viktor Orbán. Y sabemos lo que está pasando allí con los derechos de las mujeres, las instituciones y la democracia. Luego no nos alarmemos con lo que pasa. Las palabras no son inocentes, pero en Castilla y León hemos pasado a los hechos y a los ataques contras las mujeres, claro que están en riesgo.

Si Feijóo necesita a la extrema derecha, pactará y mercadeará con los derechos de las mujeres

¿Se ha convertido Castilla y León en el laboratorio de los gobiernos del PP y la ultraderecha de cara al futuro?

Por supuesto. Castilla y León es un rehén de la extrema derecha, es su laboratorio de pruebas. En sus palabras, el piso piloto que tiene que servir de ensayo para un Gobierno nacional. Por eso es tan importante que la gente vea que no era una alarma justificada, que cuando hablamos de la coalición del miedo, es real, ya está aquí. No hay que imaginar qué pasaría si Feijóo necesita a la extrema derecha para gobernar, lo hará, pactará y negociará y mercadeará con los derechos de las mujeres para ser presidente. Lo estamos viendo aquí. Hay que evitar por todos los medios que pase en España.

¿Qué le parece el silencio de Feijóo sobre este tema?

Es que para mí Feijóo y Mañueco se parecen mucho. Es la misma falta de escrúpulos para llegar al poder y la falsa moderación. Y, además, cierta cobardía política. Mañueco estuvo callado mucho tiempo ante el anuncio de su vicepresidente. Es una ambigüedad calculada y desconocimiento de los temas. Es el pánico absoluto a su falta de control y de liderazgo dentro del PP. Estoy seguro de que ahora Ayuso, que es la que verdaderamente manda, ha dicho lo que había que decir y pensar, pues el señor Feijóo no se atreverá. Cómo será el Gobierno de Mañueco y Gallardo que hasta Ayuso parece más moderada.

¿Se verán más episodios de afrentas y de intentos de recortar derechos de las mujeres en Castilla y León? ¿O es algo aislado? ¿Hay más programa oculto?

Oculto no. El programa oculto y la ambigüedad es del PP, porque Vox en esto parece más sincero. Lo propusieron en el acuerdo de Gobierno y se lo hicieron firmar arrodillando a Mañueco para hacerlo presidente, pero está en su ideología y en su proyecto político. Ellos quieren volver al NO-DO y convertir a este país en un país en blanco y negro y en el que las mujeres no tengan derechos. Pero no se esconden, es el PP el que juega a la ambigüedad perro fue el PP el que en su día recurrió ante el Tribunal Constitucional la ley del aborto. Son tal para cual.

Pilar Alegría: "La vejación de la mujer nunca puede ser una tradición"

Pilar Alegría: "La vejación de la mujer nunca puede ser una tradición"

Más sobre este tema
stats