LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
El día a día de la ley trans y el 'sólo sí es sí' tras un año: ni fraude en los registros ni rebajas de penas diarias

Operación Púnica

Los nuevos escándalos de corrupción torpedean las aspiraciones políticas de Aguirre

La 'Operación Púnica' torpeeda las aspiraciones políticas de Aguirre

"Buenas tardes, por decir algo". Con estas palabras hacía entrada el lunes la presidenta del PP de Madrid en la sala de prensa en la que reaccionó a la detención de su ex secretario general, Francisco Granados, y cuatro de sus alcaldes. Arropada por sus colaboradores, todos con gestos muy serios, Esperanza Aguirre se acercó al micrófono y pidió disculpas a sus votantes por haber confiado en Granados. "Por haberle propuesto como secretario general. Podría escudarme en la coletilla de la presunción de inocencia. Pero los ciudadanos ya están hartos de esas coletillas. Por eso no voy a hacerlo. Los ciudadanos están hartos del espectáculo de corrupción. Y yo también estoy harta". Así arrancó su intervención previa a las preguntas de los periodistas

Sus fieles señalan que, "una vez más", la expresidenta de la Comunidad de Madrid respondió de forma "ágil y contundente". Que lo hizo antes que el propio Mariano Rajoy, que un día después, el martes, pidió perdón desde su escaño en el Senado. También señalan que este tipo de gestos son valorados por los ciudadanos. Pero acto seguido añaden que este escándalo "no ayuda" para su futuro político más inmediato. Granados no fue sólo su mano derecha en el partido, también lo fue casi todo en el Gobierno de la Comunidad de Madrid llegando a congregar las responsabilidades de Presidencia, Justicia e Interior. Y, pese a que dijera que no conocía a los alcaldes de Valdemoro, Collado-Villalba, Torrejón de Velasco y Casarrubuelos –hay pocas cosas en el PP de Madrid que se muevan sin su conocimiento y sin el de su ahora mano derecha, Ignacio González– su gestión queda en entredicho. La '"lideresa", como llegó a referirse a sí misma, sabe que gran parte de su activo político está en los pueblos de Madrid. Y en alguna ocasión ha llegado a tirar de este poder para plantar cara a sus rivales políticos.

"Si quiere ser candidata del PP al Ayuntamiento de Madrid el camino se le va haciendo cada vez más cuesta arriba. Ya no es solo la Operación Púnica, que es grave. Se trata también de los tiempos. Queda poco para mayo y este caso seguirá trayendo cola", mantiene un diputado de la Asamblea de Madrid. Hasta la fecha, todas las fuentes consultadas coincidían en que Mariano Rajoy, que parece dispuesto a agotar los plazos y anunciar sus candidatos autonómicos en 2015 poco antes de la cita con las urnas, acabaría decantándose por la opción que mejor saliese reflejada en las encuestas. Ahora, esto sólo lo mantienen los aguirristas. En otros sectores del partido se ha despertado la duda de si Rajoy, con todo lo que ha pasado estas semanas –desde el caso de las tarjetas B hasta la Operación Púnica– va a arriesgarse a entregar de nuevo una institución a los fieles a la presidenta. "¿Va a haber más sorpresas en los próximos meses o en los próximos años? ¿Va a seguir viéndose su gestión salpicada por este tipo de escándalos?", se pregunta un miembro de la dirección nacional del partido.

La fuente anterior recuerda lo que vienen recordando muchos de sus compañeros de partido en los últimos días. A saber: que la Comunidad de Madrid, en la época en la que gobernaba Aguirre, también se vio inmersa en las investigaciones del caso Gürtel y que por el camino quedaron sus diputados Alberto López Viejo, Benjamín Martín Vasco y Alfonso Bosch y los exalcades de Arganda del Rey, Ginés López; Pozuelo, Jesús Sepúlveda; Majadahonda, Guillermo Ortega; o Boadilla del Monte, Arturo González Panero

En su defensa, los partidarios de que Aguirre sea la cabeza de lista del Partido Popular al Ayuntamiento de Madrid Partido Popular sostienen que este tipo de escándalos han afectado a todo el partido y que la dirección nacional sigue inmersa en el caso de los papeles de Bárcenas. Y que la respuesta "más contundente" siempre ha sido la del PP de Madrid. 

"Lo de la fuga no es nada comparado con esto"

Pese a que se trata de un caso menor si se compara con la gravedad de la Operación Púnica, la presidenta del PP de Madrid ya venía tocada desde que la Audiencia Provincial de Madrid calificara de delito su incidente de tráfico. El pasado 3 de abril, Aguirre se dio a la fuga en plena Gran Vía madrileña cuando una patrulla de agentes de movilidad del Ayuntamiento intentaban multarla por haber aparcado en un carril bus mientras sacaba dinero en un cajero. En su marcha, derribó una de las motos de los agentes. "Siempre vamos al más difícil todavía. Lo de la fuga no es nada comparado con que la Guardia Civil detenga a tu ex número dos en una operación con tintes tan delicados como esta", mantiene un miembro del PP de Madrid.

Precisamente, desde la dirección nacional del partido justifican lo inédito de la expulsión de todos los implicados en la Operación Púnica en los "tintes mafiosos" de la misma. En este sentido, precisan que la investigación, que se inició en enero de este mismo año, ha dado pie a una querella ante el juez Eloy Velasco en la que, entre otros delitos, se apunta al de "organización criminal". Lo completan los de blanqueo de capitales, falsificación de documentos, delitos fiscales, cohecho, tráfico de influencias, malversación de caudales, prevaricación, revelación de secretos, negociaciones prohibidas a funcionarios y fraudes contra la administración.

Una oportunidad para dar carpetazo al 'aguirrismo'

Dirigentes del PP animan a Rajoy a que aproveche los escándalos de corrupción para liquidar el ‘aguirrismo’

Dirigentes del PP animan a Rajoy a que aproveche los escándalos de corrupción para liquidar el ‘aguirrismo’

Hay en el PP quien cree que Rajoy lleva tiempo en una operación interna encaminada a restar peso al aguirrismo en Madrid. Y que no cuajó, cuando en septiembre de 2012 Esperanza Aguirre dejó la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Por entonces, los planes de la dirección nacional del partido eran los de intentar forzar a la presidenta que renunciase a su cargo en el partido. El recambio era claro: Ana Mato. Cuentan fuentes conocedoras de este proceso que fue la número dos del PP, María Dolores de Cospedal, la encargada de trasladar a Aguirre la idea de que dejase el partido. Su negativa fue rotunda. Y ahí continúa.

Independientemente de los planes de Rajoy respecto al PP de Madrid, las fuentes consultadas coinciden en que este escándalo supone una buena oportunidad para que el presidente de los conservadores dé un golpe sobre la mesa y tome el control del partido regional, uno de los que más quebraderos de cabeza le han generado desde que llegó a la presidencia. 

De ser así, uno de los nombres que suena con más fuerza para la Alcaldía es el de la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes. El PP ha incluido también en las encuestas nombres como el de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría,para comprobar si un perfil político como el suyo tendría más tirón entre los madrileños. "Aguirre sigue ganado de calle", defiende uno de sus defensores.

Más sobre este tema
stats