Movimientos en la extrema derecha

Olona se ofrece ya como plan b si Vox fracasa en mayo y presume de tener financiación garantizada

Macarena Olona y Mario Conde en la conferencia de este lunes en Sevilla.

Es difícil hacer más cesto con menos mimbres. Macarena Olona, tras su sonado fracaso andaluz del 19 de junio, logra foco político presentándose a sí misma... como una alternativa para las elecciones generales en caso de que Vox fracase. Y todo ello mientras presume de tener dinero asegurado para un proyecto político propio y comparte plano con el exbanquero y exconvicto Mario Conde, que se deshace en elogios hacia ella.

Nadie sabe explicar muy bien cómo lo ha conseguido ni cuenta con pronósticos fiables. Cosas de la política volátil. Tras defraudar las previsiones de Vox en Andalucía –dejando el partido en la irrelevancia parlamentaria tras alentar la idea de un sorpasso al PP–, tras dimitir dos semanas después de jurar el cargo –incumpliendo su compromiso con los electores–, tras convertirse en el rostro del mayor palo electoral sufrido por el partido de Santiago Abascal desde su irrupción en 2018, Olona se ha reinventado con un nuevo personaje capaz de auparse a cabeceras de periódicos y telediarios.

Primero se fue labrando un protagonismo mediático a base de peregrinajes religiosos, un viaje a Latinoamérica, conferencias tumultuosas y un hiperactivo perfil de Twitter. Ahora, ya oficialmente rechazada por su antiguo partido, la exdiputada se presenta como víctima de una expulsión injusta y juega a ser el plan B para los electores de Vox, su "familia", si el partido de Abascal no logra unos buenos resultados en las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2023.

Dar "un paso al frente"

Antes de un acto en Sevilla en el que fue presentada con elogios por Conde, banquero condenado y encarcelado por el caso Banesto, Olona siguió tratando de poner de los nervios a su antiguo partido. Hizo varios movimientos. Primero, publicó un artículo en El Independiente, ilustrado con una fotografía suya abrazada con su "amiga" Giorgia Meloni, para subrayar su sintonía con la líder de Hermanos de Italia. Luego lanzó varios mensajes, repartidos entre una entrevista con Canal Sur Radio, un canutazo ante una veintena de medios antes de su conferencia y un corrillo. Y en esos mensajes están todas las claves de su posicionamiento en el agitado tablero político.

¿Qué mensajes dejó? Olona afirmó que está dispuesta a dar "un paso al frente" si Vox "deja de ser alternativa" tras las municipales y autonómicas, que tendrán lugar en mayo de 2023 y son a priori las elecciones más complicadas para el partido, tanto por perspectiva de voto como por los potenciales líos internos. Ahora no dará ese paso al frente, dice, porque sería una "irresponsabilidad" provocar más "fragmentación" en el tablero político. Pero en el futuro no lo descarta. "Si Vox dejara de ser alternativa, alguien tiene que alzar esas banderas", dijo. Es decir, en caso de que a Vox le vayan mal las cosas o surjan voces de descontento, Olona se sitúa así como la persona a la que podría dirigirse la atención. Sobre su proyecto, no da detalles. Convoca a los "españoles a los que les duela España", un país que afronta una "noche muy oscura" y un "frío muy helado". Y se presenta como una católica guiada en política por su fe.

Financiación garantizada y una propuesta en la Comunidad Valenciana

Olona también afirmó que, llegado el caso, tiene garantizada en España la financiación para su proyecto, aunque no aclaró de dónde saldría y dijo que todavía no ha aceptado ningún dinero. Le llegan ofertas, asegura. Ante la petición de detalle, no ofreció respuesta.

Además, contó que había recibido una propuesta para ser candidata a las autonómicas de la Comunidad Valenciana, aunque había rechazado. Tampoco dio el menor detalle.

Finalmente deslizó una advertencia para sus excompañeros: mantendrá un "leal silencio" sobre las interioridades de Vox, salvo en "situación de necesidad", es decir, salvo que el partido continúe lo que considera juego sucio contra ella.

De todo aquello con lo que dice contar no pone pruebas en la mesa. Ni de la financiación, ni de la oferta en la Comunidad Valenciana, ni de sus posibilidades de hacer daño a Vox llegado el caso. Pero Olona sabe que la expectativa funciona como un imán para la atención. Y se muestra dispuesta a aprovechar este tirón.

De momento, ya es ella la que se permite no responder a Vox. El dirigente del partido Jorge Buxadé dio a entender este lunes que Olona está siendo utilizada contra el partido por los defensores del bipartidismo. Ella no se dio por aludida. Vox es su "familia", dijo.

Olona junto a Conde

Luego, llegó el acto en sí, el motivo que la traía a Sevilla. Se trataba de una conferencia-almuerzo de Olona en el Hotel Alfonso XIII, emblema de lujo y solera en Sevilla, titulada La defensa de los derechos y libertades a través del Tribunal Constitucional: La inconstitucionalidad de los estados de alarma. Se entraba por invitación, a 60 euros el cubierto. Organizaba el Rotary Club Sevilla, una delegación local del Rotary Internacional, los llamados a sí mismos "rotarios", una de red internacional que se dedica a poner en contacto a empresarios y profesionales para proyectos filantrópicos. En la práctica, el Rotary puede considerarse en Sevilla un pequeño lobby de empresarios y profesionales, un punto de encuentro con su puntito elitista. "Es un Club Bildeberg versión miarma", bromeaba un periodista a la espera del comienzo de la conferencia, mezclando el elitista club internacional con la típica expresión sevillana.

Hubo unos 150 invitados, según la organización. Parte de la miga del evento la ponía el presentador de Olona: Mario Conde, "rotario", exbanquero y expresidiario. El expresidente del Banesto se mostró, en su introducción ante los comensales, escandalizado por la repercusión de su relación con Olona, a la que dijo conocer hace "un mes y medio". Negó vehementemente que vaya a montar un partido con ella. Si después de haber entrado "cuatro veces en la cárcel", dijo, hiciera algo así sería prueba de que tiene una "demencia senil". De la exdiputada dijo que es "brillante" y criticó que la prensa afirmara de ella que suelta "exabruptos". "A veces a decir la verdad lo llaman exabrutos", dijo.

Olona estuvo amable pero algo más fría con Conde que él con ella. Le agradeció su presentación y destacó que ambos son "compañeros" en calidad de abogados del Estado. Pero evitó pasarse con las carantoñas. Antes de la conferencia ya había marcado distancias. "Mario Conde y yo no tenemos ningún tipo de relación política", afirmó. Se conocen, explicó, a raíz de que ella contactara con él para agradecerle un artículo publicado en julio titulado Gracias, señora Olona.

Conde no es un cualquiera. Fue condenado por el Tribunal Supremo a 20 años de cárcel por apropiación indebida, falsedad y estafa en el conocido como caso Banesto, un escándalo empresarial que estalló en 1993 por un millonario agujero contable en la entidad, que fue intervenida por el Banco de España. Conde, presidente de Banesto durante seis años, vio truncada una fulgurante carrera financiera que había desarrollado con la vista puesta en la política.

Durante su fase de ascenso fue emblema del éxito empresarial y ambición política. A raíz de su caída, supo reelaborar su imagen, en su caso como la de un supuesto outisder que fue reprimido por desafiar a las élites intocables. Conde, autor de El sistema. Mi experiencia en el poder y Memorias de un preso, ha sabido explotar ese aura. Ha protagonizado alguna intentona política. En 2000 llegó a ser candidato en las generales por el CDS y en 2011 fundó un partido, Sociedad Civil y Democracia, con el que se presentó en 2012 a las gallegas con el lema "Juntos podemos". No logró representación ni en un caso ni en el otro. Su nombre ha aparecido en la lista morosos de la Agencia Tributaria: 7,82 millones de euros de deuda.

Es la segunda vez que Olona se deja ver con Conde en septiembre. La anterior fue también en el Hotel Alfonso XIII de Sevilla, el día 12, cuando la exdiputada de Vox colgó una fotografía junto al exbanquero con el mensaje "la moral del éxito y la moral del fracaso", título de la conferencia que este acababa de pronunciar y a la que ella había asistido. También organizaba entonces el Rotary Club Sevilla.

Los críticos con Abascal salidos de Vox han montado ya cinco partidos, pero sólo uno quiere a Olona

Los críticos con Abascal salidos de Vox han montado ya cinco partidos, pero sólo uno quiere a Olona

Más sobre este tema
stats