Siria

PP y PSOE rehúyen el debate sobre Siria en el Parlamento

Los partidos mayoritarios rehúyen el debate sobre Siria en el Parlamento

Ibon Uría

El Gobierno y los dos grandes partidos, PP y PSOE, aún no han definido su postura en torno al conflicto sirio, a la posible intervención militar liderada por Estados Unidos y sobre el papel que España debería jugar en tal caso. Este martes, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, trató de esquivar el tema en la Comisión de Exteriores del Congreso de los Diputados, a donde acudió para hablar de Gibraltar. Tras eludir la cuestión en sus dos primeras intervenciones, la insistencia de Irene Lozano (UPyD), forzó a García-Margallo a pronunciarse.

El titular de Exteriores explicó entonces que la apuesta del Ejecutivo pasa por dar margen a que concluya la misión de Naciones Unidas, que investiga el uso de armas químicas en Siria, antes de un hipotético inicio de acciones militares. Además, insistió en la conveniencia de un debate en el Consejo de Seguridad de la ONU, donde el derecho a veto de países como China y Rusia hacen poco viable una resolución que dé cobertura a las acciones contra el régmien de El Asad.

Preguntado sobre si acudirá a la Cámara baja a explicar cuál va a ser la posición de España, Margallo dijo que lo haría "encantado", pero inmediatamente añadió que a nivel internacional se están produciendo debates en aquellos países que "han decidido intervenir" y que "no se ha producido ningún debate en ningún país que no haya tomado ninguna decisión sobre una intervención", como es el caso de España. Finalmente, ha indicado que el Gobierno prefiere "una solución poítica y negociada" en Siria.

El PSOE mantiene el silencio

En la oposición, el PSOE sigue sin marcar su posición en torno a la cuestión siria, y da la callada por respuesta al ser preguntado por si reclamará la presencia de García-Margallo en la Cámara baja o si planteará alguna otra iniciativa parlamentaria. Los socialistas tampoco aclararon la semana pasada si apoyarían la participación española en un ataque a Siria, y se limitaron a indicar que el uso de armas químicas es inaceptable, una línea roja, y que cruzarla "podría constituir" una base para "medidas de presión diplomática y de otro tipo".

En el lado contrario se sitúan las fuerzas que sí exigen explicaciones del Gobierno en sede parlamentaria: Izquierda Unida y BNG han pedido por escrito la comparecencia de García-Margallo para que responda a las preguntas de los diputados sobre Siria. IU considera, además, que una hipotética participación española en acciones contra el régimen de El Asad debería contar con el visto bueno de la Cámara baja. Su responsable de Exteriores, Joan Josep Nuet, ha señalado que "la ley de defensa nacional, que entró en vigor durante la pasada legislatura, obliga a que la Cámara apruebe cualquier tipo de colaboración" y ha recalcado que, si bien el PP podría con su mayoría absoluta obtener luz verde sin dificultades, el trámite parlamentario obligaría a los diferentes grupos a retratarse y permitiría abordar un debate serio sobre el fondo de la cuestión.

Y es que, aunque España no participase directamente en una acción liderada por EEUU, hay otra cuestión de relevancia sobre la que, antes o después, el Gobierno tendrá que decidir: la de permitir o no que Estados Unidos haga uso de las bases de uso conjunto que existen en suelo español, que se convertirían en puntos estratégicos clave en una operación contra Siria. Nuet considera que, a partir de ahora, el calendario del Congreso norteamericano marcará la agenda de la Cámara baja: el 9 de septiembre se abrirá el debate en EEUU e IU exigirá entonces al Gobierno que convoque una votación sobre si España debe o no colaborar con el hipotético ataque liderado por Obama.

En la misma línea del PSOE, nacionalistas vascos (PNV) y catalanes (CiU), que la semana pasada evitaron desvelar si apoyarían una hipotética colaboración de España en acciones militares lideradas por EEUU, han vuelto a esquivar una respuesta clara esta vez. Así, el PNV se ha referido a unas palabras de Aitor Esteban, su portavoz en la Comisión de Exteriores, que señaló que su grupo "siempre estará con la democracia". El partido descarta presentar iniciativas propias pero, de nuevo citando a su portavoz, advierte: "La voluntad parlamentaria siempre debe atar al Gobierno". Desde las filas de CiU, el silencio en torno a Siria es la respuesta: no se esperan peticiones de comparecencia ni otro tipo de acciones parlamentarias, si bien se insite en la petición de "pruebas fehacientes" sobre la autoría del uso del armamento químico.

Mientras tanto, UPyD no descarta pedir una comparecencia específica sobre Siria, aunque de momento no ha presentado la correspondiente solicitud. Otros partidos del arco parlamentario, como Amaiur, ERC y Compromís-Equo tampoco han decidido aún si reclamarán que Margallo acuda a la Cámara baja.

UPyD se suma a IU y BNG y pide a Margallo que explique la posición de España sobre Siria

UPyD se suma a IU y BNG y pide a Margallo que explique la posición de España sobre Siria

Más sobre este tema
stats