Defensa

El PP quiere enviar más militares a Irak en cuanto haya Gobierno y la oposición no precisa si lo apoyará

Pedro Morenés, ministro de Defensa en funciones, este jueves en la reunión de la coalición contra el EI en Washington.

Ibon Uría

La coalición internacional contra el Estado Islámico, que se reunió este miércoles y jueves en Washington, quiere que España se implique más en la lucha contra los terroristas en Irak. Según detalló el ministro de Defensa en funciones, Pedro Morenés, la coalición que integran 26 estados ha pedido a nuestro país "un salto cualitativo" para que, además de "formar a las brigadas" iraquíes, las apoye "en las acciones que llevan a cabo". A España también se le ha pedido mayor asistencia en tareas de formación y "sanidad militar".

En la actualidad hay unos 300 militares españoles en Irak destinados al entrenamiento de los soldados iraquíes. Esos efectivos se desplegaron en enero de 2015 y desde entonces han instruido a unos 5.000 soldados iraquíes. Morenés admitió que aceptar la petición de la coalición internacional implicaría un cambio en "la naturaleza" de la misión, pero advirtió de que "España no puede regatear esfuerzos en algo que afecta directísimamente a su seguridad", por lo que reclamó "consenso" entre las fuerzas políticas para aprobar ese envío habida cuenta de "la amenaza a la que nos estamos enfrentando".

Aunque el Ministerio de Defensa asegura que por ahora no hay "ninguna información oficial al respecto de la posibilidad de que España aporte nuevos efectivos a Irak", según el plan que contempla el Estado Mayor de la Defensa la nueva aportación consistiría en sumar a seis miembros de la Brigada de Sanidad para formar a médicos militares y a unos 25 guardias civiles para entrenar a las fuerzas de seguridad del país árabe. Como también haría falta más personal para tareas de seguridad y apoyo, de manera que el número total de efectivos enviados estaría en torno al centenar.

En un comunicado, el Ministerio de Asuntos Exteriores resaltó este viernes que, durante la reunión de la coalición internacional, el ministro Morenés "aseguró el mantenimiento del firme compromiso de las fuerzas armadas españoles contra Daesh [el nombre que las autoridades de occidente utilizan para citar al Estado Islámico]" y que, en esa misma línea, prometió que esas capacidades "se potenciarán tan pronto como esté constituido el nuevo Gobierno español". Apenas 48 horas antes, el titular de Defensa en funciones había demandado que se forme "un Gobierno sólido" cuanto antes.

Aprobación del Congreso

Claro que, para que puedan enviarse nuevas tropas al exterior, el Gobierno deberá contar con la autorización del Congreso de los Diputados, como admitió el propio Morenés. "Toda operación militar en el exterior" tiene que contar con ese visto bueno, reconoció el miércoles. Es lo mismo que señalan fuentes de Defensa, que establecen algunas excepciones: por ejemplo, para enviar personal de apoyo a una misión ya autorizada previamente por la Cámara baja no es siempre necesario aprobar una nueva autorización. Lo mismo sucede cuando se envían técnicos a efectuar reparaciones, agregan.

En concreto, la Ley de Defensa Nacional aprobada durante el primer mandato del presidente Zapatero, establece que al Congreso le corresponde "autorizar, con carácter previo, la participación de las Fuerzas Armadas en misiones fuera del territorio nacional", salvo que estén "drectamente relacionadas con la defensa de España o del interés nacional". El Ejecutivo sólo puede saltarse este trámite si concurren "razones de máxima urgencia", y en todo caso debe someter a la "ratificación" de los diputados la decisión que haya adoptado "lo antes posible".

Así se procedió, por ejemplo, para autorizar el envío de los 300 militares españoles actualmente desplegados en Irak: el 10 de octubre de 2014, el Consejo de Ministros acordó solicitar esa autorización al Congreso de los Diputados, y la Cámara baja, apenas 12 día después, dio el visto bueno a esa operación con una amplísima mayoría: votaron a favor 314 diputados –PP, PSOE, CiU, PNV y UPyD–, 11 se pronunciaron en contra –Izquierda Plural, BNG y Compromís– y hubo además cuatro abstenciones –ERC, Coalición Canaria y Geroa Bai–. Amaiur, la izquierda abertzale, se ausentó de la votación.

La oposición calla

En cualquier caso, para aquel envío habría bastado con el apoyo del PP, ya que los conservadores disfrutaban entonces de una amplia mayoría absoluta en el hemiciclo. No ocurre lo mismo tras las elecciones del pasado 26J, de modo que el voto de los grupos que previsiblemente estarán en la oposición –fundamentalmente PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos– resulta clave para saber si el partido de Mariano Rajoy podrá sacar adelante sus planes de enviar más militares españoles a Irak. Y, sin embargo, ninguno de estos tres grupos sabe precisar qué votará.

A preguntas de infoLibre, fuentes del grupo parlamentario socialista se limitaron a indicar que "cuando llegue la petición oficial se estudiará". "De momento es todo lo que podemos decir", agregó el PSOE.

Por parte de Unidos Podemos tampoco hubo una respuesta concreta a la pregunta de qué votarán sus 71 diputados. "Es una evidencia que la vía militar no está funcionando para combatir al terrorismo y exigiremos información exhaustiva antes de enviar un solo soldado español a ese avispero. Creemos que el Estado Islámico es hijo de las guerras ilegales a las que nos llevaron Aznar, Bush y Blair, y que su derrota requiere de otras acciones que seguir insistiendo en la misma lógica equivocada. Acabar con la guerra en Siria, por ejemplo, sería la mejor manera de aislar y asfixiar al EI", señalaron fuentes del grupo.

"Antes de enviar soldados, por tanto, el Gobierno debería considerar medidas para abordar la lucha internacional contra el tráfico ilegal de armas, capitales, recursos naturales y personas, pues de ellos obtienen principalmente sus recursos los terroristas. Tenemos que redoblar el empeño en desarrollar estrategias de desradicalización y prevención en las sociedades europeas para neutralizar el fanatismo y desarticular las redes de captación y adoctrinamiento de los terroristas", agregó un portavoz de Unidos Podemos que, repreguntado sobre qué votarán sus diputados al envío de tropas a Irak, se remitió a sus declaraciones anteriores.

Finalmente, Miguel Gutiérrez, portavoz de Exteriores de Ciudadanos, respondió: "No vamos a mostrarnos en contra de apoyar a los aliados en todo lo que esté dentro del nuestros acuerdos firmados. Seguramente es una decisión técnica de necesidades de perfiles para adiestramientos. Sabemos que no se adoptará esta decisión hasta que se forme Gobierno y que además debe ser autorizada por el Congreso de los Diputados". Cuestionado sobre si la posición del partido naranja sería un voto a favor o una abstención, Gutiérrez no precisó la posición final de sus 32 parlamentarios.

El Gobierno prevé para 2017 un gasto récord en las veinte misiones militares de España en el extranjero

El Gobierno prevé para 2017 un gasto récord en las veinte misiones militares de España en el extranjero

Más sobre este tema
stats