Manifestaciones

Cuando el PP sí iba detrás de las pancartas

Cuando el PP sí iba detrás de las pancartas

A tan solo unas horas de que el centro de Madrid se inunde de globos rojos y pancartas contra la retirada de la reforma de la ley del aborto, el Gobierno intentó este viernes hacer una llamada a la calma comprometiéndose a trasladar, con la mayor brevedad posible, al Congreso de los Diputados la prometida ley de protección de la infancia. El texto, en manos del departamento de la ministra Ana Mato, incluye la obligación de que las menores de 18 años que quieran abortar cuenten con el consentimiento paterno.

El Partido Popular y el Gobierno viven con intranquilidad las horas previas a la marcha que, convocada por más de 150 asociaciones contra el derecho al aborto, recorrerá este sábado algunas calles de Madrid protestando por la marcha atrás del Ejecutivo en un tema que llevaban en su programa electoral y que se vio obligado a rectificar. En todo este proceso cayó el entonces ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón.

Al menos una decena de parlamentarios del PP y la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ya han anunciado su asistencia. El proceso de la frustrada ley Gallardón causó, por aquel entonces, muchas fisuras en el partido conservador y ahora, cuando la crisis con Cataluña se encuentra en su punto álgido y los diferentes escándalos de corrupción suponen un azote continuo contra el PP, el Ejecutivo no quiere más frentes abiertos.

Durante el Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, los diferentes líderes de la formación conservadora, por aquel entonces en la oposición, eran habituales tras las pancartas en este tipo de concentraciones. Entre los años 2004 y 2010, el Partido Popular convocó, apoyó o participó en trece manifestaciones en las que se clamaba duramente contra la posición del Ejecutivo socialista. La política antiterrorista, el matrimonio homosexual y la decisión del Gobierno del PSOE de reformar la ley del aborto fueron los temas principales contra los que salieron a protestar a la calle diferentes altos cargos de la cúpula del PP.

A pesar de que las marchas no eran convocadas por la formación conservadora, el PP cumplía la función de movilizador social. En una entrevista concedida a la cadena Cope, el actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, reconoció que su partido era el que movilizaba “todas las manifestaciones”. “Lo tengo muy pensado, lo que no he pensado es si es bueno o malo decirlo. Mi partido es el que moviliza todas las manifestaciones. Es el que respalda, moviliza y las llena”, aseguraba al entrevistador. Ahora gobernando, la formación conservadora no se muestra partidaria de acudir a este tipo de marchas.

Víctimas del terrorismo

Las concentraciones contra la política antiterrorista impulsada desde el Ejecutivo de Zapatero se convirtieron en los actos predilectos a los que acudían los dirigentes conservadores. Aunque la mayor parte de ellas fueron convocadas por la Asociación de Víctimas contra el Terrorismo (AVT), pesos pesados del PP marcharon, hasta en diez ocasiones durante las dos legislaturas socialistas, tras las pancartas reivindicativas.

La primera manifestación convocada por la "organización apolítica", según se definen ellos mismos, durante el Gobierno socialista recorrió las calles de Madrid el 22 de enero de 2005 para protestar, según la AVT, “ante la probable salida a la calle de algunos de los más brutales pistoleros de ETA” –como consecuencia del anuncio relativo a la excarcelación del miembro de ETA Iñaki de Juana Chaos después de haber cumplido 18 años de cárcel–.

Desde el Partido Popular se movilizó a su militancia vía mensaje telefónico. El entonces secretario general del PP en Madrid, Francisco Granados, ahora imputado en el marco de la operación Púnica, ordenó difundir mensajes SMS a los presidentes del partido en los distritos de la capital y en todos los pueblos de la Comunidad de Madrid.

Bajo el lema “Memoria, dignidad y justicia con las víctimas”, la marcha finalizó con el intento de agresión perpetrado por algunos de los manifestantes contra el entonces ministro de Defensa, José Bono.

Unos meses más tarde, en junio de ese mismo año, la AVT volvió a convocar una nueva manifestación en la capital en contra de la posible política de diálogo del Gobierno con la banda terrorista. Bajo el lema “Por ellos, por todos. Negociación en mi nombre ¡NO!”, alrededor de 240.000 personas recorrieron algunas calles de Madrid.

La marcha, de nuevo, estuvo respaldada por la cúpula del Partido Popular. El presidente de la formación conservadora, Mariano Rajoy, el exjefe del Ejecutivo José María Aznar, Eduardo Zaplana, Pío García-Escudero, Rita Barberá, Miguel Arias Cañete, María San Gil, Alberto Ruiz-Gallardón o Esperanza Aguirre acudieron a una manifestación en la que las consignas contra Zapatero y Peces-Barba fueron las más proclamadas.

Con un lema similar, la organización antiterrorista convocó una nueva marcha en febrero de 2006. La mayor parte de los gritos fueron destinados contra el presidente del Gobierno: “¡Zapatero, embustero!” o “¡Zapatero vete con tu abuelo!”. A la manifestación acudieron más de 100.000 personas.

De nuevo apoyada desde el Partido Popular, la AVT repitió teloneros. Mariano Rajoy, Ángel Acebes, Eduardo Zaplana, Esperanza Aguirre, Alberto Ruiz-Gallardón y José María Aznar fueron algunos de los personajes que acompañaron la marcha.

En junio de ese mismo año, bajo los lemas “Negociación en mi nombre ¡No!” y “Queremos saber la verdad”, la Asociación de Víctimas contra el Terrorismo volvió a reunir a cerca de 200.000 personas en la madrileña Plaza de Colón para protestar contra la política antiterrorista impulsada desde el Ejecutivo y para exigir “toda la verdad” sobre los atentados del 11-M.

Se trataba de la cuarta manifestación en menos de año y medio. Mariano Rajoy, Ana Pastor, Francisco Camps, Arias Cañete y Eduardo Zaplana fueron algunos de los asistentes de la cúpula del Partido Popular que acudieron al acto, en el que también se abucheó a Ruiz-Gallardón.

El 1 de octubre de 2006, en Sevilla, y el 25 de noviembre en Madrid, fueron las siguientes citas previstas por la AVT. La primera marcha estuvo encabezada por el entonces secretario general del PP, Ángel Acebes, y el presidente regional, Javier Arenas. En la segunda manifestación se pudo ver a un emocionado Rajoy, que repetía “me siento orgulloso de ser español” acompañado de Esperanza Aguirre, María San Gil y Alberto Ruiz-Gallardón entre otros.

Pero la constante participación del actual presidente del Gobierno en las manifestaciones de esta índole comenzó a decaer. La última vez que Mariano Rajoy acudió a una marcha relacionada con el terrorismo fue el 10 de marzo de 2007, primera convocada por el PP. Bajo el lema “España por la libertad. No más cesiones a ETA”, la marcha fue convocada por el PP tras la excarcelación, el 1 de marzo, del etarra Iñaki de Juana Chaos, cuando tras su prolongada huelga de hambre se le concedió el segundo grado y se le trasladó al hospital Donostia de San Sebastián. Detrás de Rajoy estaba la entonces líder del PP vasco, María San Gil, y entre el público, José Antonio Ortega Lara, funcionario de prisiones que estuvo 532 días secuestrado por la banda terrorista. Hoy, ambos se encuentran alejados del Partido Popular.

Matrimonio homosexual

A pesar de las rencillas existentes a día de hoy entre el Gobierno del Partido Popular y el Foro de la Familia –organización que convoca la manifestación de este sábado, a la que acudirá una buena parte del electorado de la formación conservadora–, ambos grupos compartieron intereses y una estrecha relación durante la legislatura socialista.

Unidos contra la decisión del Ejecutivo de reconocer el derecho a contraer matrimonio entre personas del mismo sexo, el Partido Popular apoyó férreamente la marcha organizada por el Foro de la Familia en junio de 2005.

La dirección de la formación conservadora estuvo representada por Ángel Acebes, Eduardo Zaplana, Ana Pastor, Miguel Arias Cañete, Jaime Mayor Oreja, Ana Botella y Federico Trillo, entre otros, que encabezaron la manifestación sosteniendo la pancarta con el lema "Por la libertad y la familia". Entre la lona que abría la manifestación, sostenida por miembros de la organización convocante, y la que portaban los miembros del PP, marcharon cerca de 20 obispos.

Reforma de la ley del aborto

A mediados del mes de octubre de 2009, y con motivo de la decisión del Ejecutivo socialista de reformar la ley del aborto, el Foro de la Familia y el Partido Popular volvieron a marchar de la mano en una multitudinaria manifestación celebrada en Madrid. Aunque los conservadores, en un primer momento, se resistieron a participar activamente en la manifestación, la presencia en el acto de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, aunque fuese a título personal, evidenció un respaldo político explícito.

Por su parte, el actual presidente del Gobierno decidió no acudir para no politizar la marcha, pero animó a los ciudadanos a que se concentrasen.

Entre los más de 265.000 manifestantes que recorrieron algunas calles de la capital, se encontraban algunos de los pesos pesados en la cúpula del PP. El expresidente Aznar, Esperanza Aguirre, Jaime Mayor Oreja, Ana Mato, Ana Pastor y varias decenas más de parlamentarios del partido marcharon bajo las consignas coreadas “España unida lucha por la vida” o “Vida sí, aborto no”.

Este sábado será el Gobierno del Partido Popular la diana a la que irán dirigidos los gritos y cánticos de los miles de manifestantes que se estima que acudirán a la marcha "Cada vida importa" y cuyo principal organizador es, de nuevo, el Foro por la Familia. Algunos políticos del Partido Popular, fragmentado desde la retirada del proyecto de Gallardón, se han mostrado partidarios de acudir, aunque sea a título personal. Una marcha distinta a las anteriores.

Las juntas de distrito del PP en Madrid retiran las pancartas contra la violencia machista y a favor de los refugiados de los edificios institucionales

Más sobre este tema
stats