Atentados terroristas

Las propuestas de la izquierda para derrotar al Estado Islámico

El Estado Islámico secuestra a 200 personas en una manifestación contra el terrorismo en Anbar

Los atentados perpetrados por el grupo terrorista Estado Islámico han abierto una fractura entre la izquierda española con respecto a cómo hay que actuar para hacer frente al yihadismo: mientras el PSOE apoyaría bombardear Siria, Podemos e IU rechazan los ataques sobre el territorio y aseguran que la solución no radica en intervenir en el país. Las diferencias se han hecho públicas estos días en las declaraciones de sus líderes, pero sin embargo las tres formaciones comparten algunas ideas sobre la necesidad de ahogar económicamente a la organización o acerca de la necesidad de aumentar la coordinación de los servicios de inteligencia.

A nivel mediático se han producido varios desencuentros estos días entre Podemos y el PSOE. Mientras el secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, ha pedido "rectificar" al líder de Podemos, Pablo Iglesias, su posición contraria al pacto antiyihadista suscrito por el PSOE y el Gobierno, el propio Iglesias aseguró este miércoles no compartir "la idea que el PSOE llevó a su pacto con el PP de renunciar a las garantías en nuestro derecho penal". Pero, más allá de ofrecer consignas sobre lo que no hay que hacer, los partidos han presentado con distinto nivel de detalle las medidas concretas que sí creen que se deben tomar, aunque algunos de sus planteamientos están bastante más cerca de lo que indican sus declaraciones.

De entre los tres principales partidos de izquierdas, quien más concreto se ha mostrado en sus propuestas contra el yihadismo es Podemos, que ha publicado una relación de siete planteamientos "para la paz y por la derrota del terrorismo" del autodenominado Estado Islámico. Entre estas claves se encuentran algunas compartidas con IU y el PSOE, como son cortar las vías de financiación del grupo terrorista o aumentar la ayuda a los refugiados que huyen de la guerra en Siria.

Asfixia económica al EI y embargo de armas

En este sentido, los tres partidos coinciden en la necesidad imperiosa de ahogar económicamente al Estado Islámico, que según explica Podemos en su documento, "se financia especialmente con donaciones privadas provenientes de países como Arabia Saudí, Qatar o Kuwait [...], por medio de la extorsión y los secuestros no mediáticos, la venta de objetos de arte de las zonas que controla, la recaudación de impuestos a la población y los comerciantes y, sobre todo, con el contrabando de petróleo". Para ello, el secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, abogó el pasado martes por "acabar con las vías de financiación" y el "tráfico de armas" que nutren a la organización, aunque no especificó más.

Más concretos son Podemos e IU a este respecto. El partido de Pablo Iglesias plantea "implementar un embargo de armas efectivo e inmediato, no sólo para el Estado Islámico, sino también para quienes le ayudan y promueven el sectarismo en Oriente Medio" –un punto que comparte con la federación de izquierdas pero sobre el que el PSOE no se ha pronunciado–, y exige "investigar y acabar con las donaciones privadas que recibe el Estado Islámico, en muchos casos desde países del Golfo, a través de un control más estricto entre los flujos bancarios desde esa zona y Europa".

IU, por boca del eurodiputado Javier Couso, es de la misma opinión: "Hay que ejercer una presión clara a nuestros socios de Arabia Saudí para que dejen de financiar a grupos terroristas", sostiene el parlamentario, que además hace hincapié en la necesidad de evitar que el Estado Islámico siga enriqueciéndose a través del contrabando de petróleo –se estima que obtienen unos dos millones de dólares diarios a través de esta vía–. Y eso, según afirman Couso y el responsable del área de Internacional de Podemos, Pablo Bustinduy, pasa por presionar a Turquía, cuya extensa frontera con Siria es porosa al paso del crudo.

"El Estado Islámico está traficando por Turquía con barriles de petróleo, y la UE tiene que tener capacidad de controlar eso", denuncia Bustinduy. Couso ofrece detalles sobre cómo podría acabarse con este tráfico ilegal de recursos: "Puedes presionarles a través de la OTAN, pero sobre todo a través de las negociaciones bilaterales que hay para que Turquía se incorpore a la UE", explica el eurodiputado, que recuerda que la organización establece como requisito para el acceso de un nuevo miembro la "estabilidad" de sus instituciones democráticas y señala que su grupo es favorable a endurecer la posición de la UE en estas conversaciones para obligar a Turquía a vigilar su frontera. "Lo que está claro es que en la UE no puede entrar un país que permite, por activa o por pasiva, que grupos terroristas trafiquen con petróleo en su territorio", zanja.

La educación, clave para evitar el yihadismo

El PSOE, por su parte, ha hecho durante estos días hincapié en que su apuesta para luchar contra el terrorismo islamista gira en torno al pacto antiyihadista que suscribió el pasado mes de febrero con el PP. Este acuerdo, básicamente, consistía en un endurecimiento de las penas por terrorismo, así como la tipificación de nuevos delitos relativos al adiestramiento y la captación de personas para atentar. El pacto dejaba claro el consenso entre ambos partidos a la hora de aplicar a los "delitos de terrorismo con resultado de muerte" la "máxima pena privativa de libertad recogida en el Código Penal" que, actualmente, es la prisión permanente revisable.

Podemos e IU no comparten el diagnóstico de que unas penas más altas vayan a disuadir a los terroristas de actuar. "Cuando alguien está dispuesto a inmolarse, las medidas judiciales no tienen ningún efecto", asegura a este respecto el partido de Pablo Iglesias, que plantea para acabar con las redes de reclutamiento del Estado Islámico "cultivar las oportunidades económicas y sociales en las comunidades vulnerables, tanto en Europa como en los países que sufren este fenómeno" a través de la educación y también favoreciendo "a aquellos religiosos que predican la moderación, investigando la financiación de quienes no lo hacen".

"La mayor parte de los terroristas son de nacionalidad europea, en muchos casos son inmigrantes de segunda y tercera generación", explica Bustinduy, que admite que "lo inmediatamente necesario es la acción policial", pero plantea que "a medio plazo" es necesario "un estudio sociológico pormenorizado de las condiciones en las que se da esta radicalización". "En 2005 hubo revueltas en París y algunos jóvenes quemaron coches, pero era un fenómeno que surgía de la exclusión social y no tenía mensaje político. Sin embargo, la operación que ha llevado a cabo este miércoles la policía francesa ha tenido lugar en uno de los barrios donde ocurrieron esas protestas", ejemplifica Bustinduy, que relata que "muchos jóvenes viven en entornos donde la integración es muy difícil, las escuelas no funcionan y están aislados".

"Poder actuar desde la escuela y también con programas de empleo es la estrategia más efectiva para evitar que los jovenes caigan en estas redes de radicalización", remacha el dirigente de Podemos, que coincide con el PSOE en esta propuesta: de hecho, el propio Pedro Sánchez señaló el lunes la necesidad de plantear "una batería de medidas educativas y de integración que prevengan la radicalización de jóvenes y dificulten su captación por las redes yihadistas".

El PSOE avala la intervención y Podemos e IU, negociar

Asimismo, los socialistas piden "crear una verdadera comunidad de inteligencia europea que garantice el intercambio y puesta en común de la información de todos servicio nacional en esta materia y que complete la cooperación judicial y policial que debe ser más estrecha y reforzada que nunca", según sostuvo Sánchez. Su posición es compartida por IU, que no obstante hace una puntualización importante: los servicios de inteligencia y la policía tienen que estar siempre bajo el control de la Justicia, ya que si se les da libertad de acción, según Couso, "sólo se están consiguiendo los objetivos del terrorismo". "La seguridad de los europeos no se consigue a través del autoritarismo, sino utilizando la policía y la inteligencia para defender nuestras libertades", sostiene el eurodiputado.

En consecuencia, ni IU ni Podemos son favorables a bombardear Siria, algo que sí se plantea el PSOE, que aboga por "una respuesta de fuerza" contra el Estado Islámico avalada por la legalidad internacional. "La guerra sólo engendra más guerra", argumenta por contra Podemos, mientras que la federación de izquierdas asegura por boca de Couso que la respuesta de Francia –que en los últimos días ha bombardeado la ciudad de Al Raqa, feudo principal del Estado Islámico– es "inútil" y no tiene "ninguna incidencia" en la lucha contra el grupo terrorista. El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, planteó en este sentido este miércoles que una eventual intervención de España en Siria fuese decidida por referéndum.

Las propuestas de IU y Podemos son prácticamente idénticas: para luchar contra el Estado Islámico es necesario, en primer lugar, acabar con la guerra en Siria. Y eso "pasa por una acción europea decidida que se involucre a fondo, cuanto antes, en un diálogo político con todos los actores implicados: EEUU y Rusia, Arabia Saudí, Irán, Turquía y el resto de países sumidos en la guerra regional que se libra ahora mismo", sostiene Podemos, mientras Couso plantea además la necesidad de armar "una agenda que incluya a la oposición democrática no terrorista, pero también al Gobierno sirio".

"La única solución posible es que, bajo el mandato de la ONU, se establezca una mesa de diálogo con Rusia, EEUU, Arabia Saudí, Irán y Turquía que siente las bases de un proceso de paz", abunda en este sentido Pablo Bustinduy, que señala que deberían establecerse "corredores humanitarios" para los civiles y una negociación que desembocase, finalmente, en "un Gobierno transicional con elementos del régimen de Al Asad y figuras clave de la oposición", tal y como señala el documento hecho público por Podemos. "Ahora mismo hay once países bombardeando Siria, y sólo deteniendo todas esas guerras paralelas se podrá aislar el frente del Estado Islámico para organizar una operación conjunta con las fuerzas locales y una coalición internacional respaldada por la ONU", sostiene Bustinduy.

Podemos quiere reforzar a las milicias locales

A este respecto, Couso se felicita por el hecho de que las últimas negociaciones para acabar con el conflicto en Siria, que finalizaron hace unos días en Viena, caminen en esta dirección, ya que se acordó que el Gobierno de Al Asad y los rebeldes iniciarán negociaciones como tarde el próximo enero para, en un máximo de seis meses, conformar un Ejecutivo conjunto que celebre elecciones democráticas en un máximo de 18 meses. "Únicamente ahogando su financiación, el Estado Islámico perdería mucha capacidad, pero la comunidad internacional debería posteriormente apoyar al Gobierno sobre la base de una agenda democratizadora", opina el eurodiputado.

No obstante, entre las medidas planteadas por IU y las que promueve Podemos existe una diferencia fundamental: mientras el partido de Pablo Iglesias propone "reforzar a la sociedad civil en Siria e Irak" y "apoyar a las fuerzas democráticas en el mundo árabe", incluso a través de las armas –"en el corto plazo hay que reforzar y asesorar a las fuerzas locales para enfrentar al Estado Islámico por tierra", sostiene Podemos–, la federación rechaza las "injerencias" extranjeras en estos países.

"Estamos totalmente en contra de agendas injerencistas basadas en supuestas agendas de derechos humanos", asegura Couso, que apunta que IU únicamente apoyaría "el uso de cascos azules a modo de interposición, siempre con el acuerdo de los actores internos y regionales en el marco del derecho internacional de la Asamblea General de la ONU". Una postura contraria a la de Podemos, que plantea "apoyar los procesos democráticos en la región", aunque estos deben "estar encabezados por las reivindicaciones de la sociedad civil siria, tanto del interior como en el exilio, la labor de los Comités Locales de Coordinación y otros movimientos de base en Irak y otros países, que buscan soluciones basadas en la democracia, los derechos humanos y la no intervención".

El ‘No a la guerra’ vuelve a las calles, esta vez sin el apoyo del PSOE

El ‘No a la guerra’ vuelve a las calles, esta vez sin el apoyo del PSOE

Más sobre este tema
stats