PORTADA DE MAÑANA
Ver
La Audiencia Nacional avala la batalla de Sanidad para impedir que se conozca el precio real de los fármacos

corrupción en el PP

Rajoy asegura no sentirse amenazado por el ingreso en prisión de Bárcenas

Mariano Rajoy.

infolibre

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado que no se siente amenazado ni preocupado por las consecuencias que pueda tener para él el ingreso en prisión del exgerente y extesorero de su partido, Luis Bárcenas. "Ni ahora ni en ningún otro momento esto se ha producido".

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Europa en Bruselas, Rajoy ha recibido varias preguntas sobre este asunto. Ha pedido "celeridad" a la Justicia, a la que le ha asegurado además la colaboración de su partido con el proceso "en todo lo que pida la Justicia".

"No voy a entrar más en este tema y me remito a lo dicho por mi partido", ha añadido el presidente, que también ha asegurado, en respuesta a otra pregunta, que garantiza la estabilidad del Gobierno y del partido. "Desde luego, nadie la ha puesto en tela de juicio nunca", ha sido su respuesta.

Silencio desde vicepresidencia

Una diputada del PP se hace un lío: dice que el Gobierno encarceló a Bárcenas y luego lo niega

Una diputada del PP se hace un lío: dice que el Gobierno encarceló a Bárcenas y luego lo niega

Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se mantuvo fiel este viernes a su costumbre de no comentar asuntos de partido desde la mesa del Consejo de Ministros. "Desde esta mesa no podemos dar ninguna opinión, sólo mostrar el respeto del Gobierno a cualquier decisión judicial", dijo cuando se le preguntó si existía algún miedo en el Gobierno a las acciones o revelaciones de Luis Bárcenas ahora que el exterorero ha ingresado en prisión.

Más tarde se le preguntó si temen que el encarcelamiento del extesorero del PP pueda generar inestabilidad en el Gobierno. Pero su respuesta fue la misma: "Los tribunales investigan, el resto colaboramos con la justicia y el Gobierno colabora con esa justicia", sostuvo. Además, mostró su deseo de que la investigación sea ágil.

Pese a este silencio oficial, son dos las posiciones mayoritarias que definen el sentir de los dirigentes conservadores. Un grupo, celebra que el extesorero esté en la cárcel porque su situación era insostenible; otro grupo manifiesta su "temor" a que Bárcenas, enfadado por su ingreso en prisión, airee nuevos datos que perjudiquen al partido, a sus dirigentes e, incluso, al presidente del Gobierno.

Más sobre este tema
stats