La portada de mañana
Ver
La resistencia femenina al fascismo: “Los militares hicieron el golpe, nosotras lo transformamos en revolución”

Caso Gürtel

Qué hacía Rajoy en el PP cuando Correa trabajaba “25 horas al día” para el partido

Qué hacía Rajoy en el PP cuando Correa trabajaba “25 horas al día” para el partido

Al Partido Popular le pilló el estallido del caso Gürtel en un momento delicado: la campaña de las elecciones autonómicas gallegas y vascas de 2009. Más de siete años después, el caso llega a los juzgados en un momento todavía más delicado para Mariano Rajoy. El presidente de los conservadores tiene quince días para conseguir que el Partido Socialista vire del "no es no" de Pedro Sánchez a una abstención que le permita seguir en La Moncloa. Esto explica que en Génova sigan con la respiración contenida la declaración de Francisco Correa, el presunto cabecilla de la trama, y que celebren cada día en el que éste no señale de forma directa a Rajoy.

El PP y el Gobierno hacen ahora esfuerzos para ubicar a Correa en el "pasado" y levantar un muro entre él y Rajoy. "Estamos hablando de dar estabilidad a los españoles, de darle gobernabilidad y creo que eso está por encima de los procesos que distintos partidos políticos tienen abiertos en distintos tribunales en nuestro país", dijo este mismo viernes la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, preguntada sobre si lo que se estaba juzgando en la Audiencia Nacional podría tener algún efecto en la formación de Gobierno. La mano derecha de Rajoy se mostró partidaria de no mezclar lo que pasó hace años con el "futuro", con la necesidad de que España deje de tener un Gobierno en funciones.

Argumentarios aparte y por mucho que algunos de los dirigentes actuales del PP se empeñen en desvincularse de Correa esgrimiendo que por aquellas fechas ellos o eran muy jóvenes o no estaban en el partido, la formación no puede borrar el pasado de Rajoy. En los años en los que Correa aseguró pasar "el día entero" en Génova, el presidente del Gobierno no era un militante de base sin poder en la estructura interna. Era un alto cargo del PP y, además, tuvo poder institucional como ministro del Gobierno de Aznar, además de dirigir sus campañas electorales.

No es pues difícil que en esas "25 horas" al día que el empresario dice haber pasado en Génova en el pasado se cruzara con Rajoy, máxime cuando este tuvo competencias en materia electoral.

Según el relato de Correa en la Audiencia Nacional, en el año 1993 tras "una crisis empresarial" un amigo le presentó a Luis Bárcenas, extesorero del Partido Popular y por aquellas fechas gerente. Al principio, confesó, pensó que no iba a tener nada de éxito en el partido porque estuvo un año sin trabajar para ellos. Pero su suerte cambió cuando Bárcenas le llamó para ver si a través de la agencia de viajes podía encontrar solución a un problema de falta de habitaciones para un congreso de la Democracia Cristiana.  Era la época de Francisco Álvarez-Cascos como secretario general.

¿Qué era de Rajoy por estos años? En el currículum que acompaña a su página de presidente del Gobierno dentro de la página web de La Moncloa, figura que entre 1990 y 2003 era vicesecretario general del Partido Popular, un cargo que implica la pertenencia al núcleo duro de poder del partido y, por tanto, un despacho a su disposición en el cuartel general de los conservadores. Es lo que les ocurre ahora, por ejemplo, a los vicesecretarios de Organización (Fernando Martínez-Maillo), Comunicación (Pablo Casado), Estudios y Programas (Andrea Levy) y Sectorial (Javier Maroto). Con todos ellos se reúne Rajoy semanalmente y comparte su estrategia y agenda.

En el núcleo de decisiones del partido desde 1990

Tras casi una década ocupando varios cargos institucionales en Galicia, Rajoy llegaba a Madrid por la puerta grande. Tardó poco en tener un cargo en Génova. Precisamente por su labor de vicesecretario general, Rajoy pertenecía al Comité Ejecutivo Nacional del partido, otro de los órganos de poder de la formación conservadora. Ya en 1993, cuando Correa intentaba hacerse un hueco en el PP, el expresidente del Gobierno José María Aznar le escogió como jefe de campaña.

A partir de ahí, de este primer contacto para la búsqueda de hotel para el citado congreso de la Democracia Cristiana Correa comienza a trabar una relación empresarial con el PP. Según su relato de la relación con el PP, un día le vuelve a llamar Bárcenas y le pregunta si sabe hacer un mitin político. Admitió que no tenía ni idea, pero que ofertó un buen precio y que le contaron con sus servicios. Es en ese momento en el que hizo la confesión de que se pasaba el día en Génova. 

"Yo me pasaba el día en Génova, eh. Yo estaba más tiempo que en mi propio despacho. Porque era tanta la actividad... Acabábamos una campaña y empezábamos otra y cuando no estábamos con Europa, y cuando no estábamos con un congreso...", sostuvo.

Hasta que Correa dejó de pisar Génova, momento que ubicó "en 2004 o 2005", Rajoy fue también director de campaña de Aznar en 1996 y en el año 2000. Pese a ello, el presunto cabecilla de la trama, no le citó. Dijo que su "contacto" era con Jesús Sepúlveda, exmarido de Ana Mato y por aquellas fechas secretario electoral, y el propio Luis Bárcenas.

Del partido a los ministerios

En su primer día de declaraciones Correa reconoció haber abonado comisiones de entre el 2 y el 3 por ciento a Luis Bárcenas derivadas de su mediación en adjudicaciones de obra pública. Esto tuvo que ocurrir a partir de 1996, cuando Aznar llegó al Gobierno. De hecho, en un momento de su declaración, sostuvo que en ese año habló con el exgerente y este le comentó que iba a intentar hacer gestiones para intentar favorecer a empresarios con concursos públicos para que después estos colaborasen con el partido.

"Eran carreteras, autopistas, obras del AVE, de Medio Ambiente, diferentes...", dijo Correa, según informó Europa Press. Un día después, este viernes, Correa metió al ministerio de Fomento también en el saco y apuntó a OHL, ACS y Dragados.

Rajoy no pasó por ninguno de estos ministerios. Pero integró el Consejo de Ministros de los Gobiernos de Aznar entre 1996 y 2003. Arrancó como ministro de Administraciones Públicas (1996-1999), Educación y Cultura (1999-2000), vicepresidente Primero del Gobierno y ministro del Interior (2001-2002) y ministro Portavoz y ministro de la Presidencia (2002-2003).

El 4 de septiembre de 2003, Rajoy dejó sus cargos en el Ejecutivo para preparar la campaña electoral de las generales de marzo de 2004, en las que ganó el socialista José Luis Rodríguez Zapatero. Precisamente desde esa fecha hasta octubre de 2004 fue número dos del PP.

Dos versiones sobre el fin de la relación... y la versión de Rajoy

Este jueves, Correa sostuvo que la relación con el PP termina en 2004 o 2005. Subrayó que había trabajado con todo el equipo de Aznar. Pero que al ser nombrado presidente Rajoy, como su socio Pablo Crespo –ex secretario general del PP gallego– no tenía buena relación en este ya desde su etapa en Galicia no había "química".

Este viernes varió esa versión inicial en la Audiencia. El jefe Gürtel declaró que cuando Aznar dejó Moncloa, su yerno, Alejandro Agag, le dijo: "Al presidente le gustaría que Antonio Cámara [que había sido secretario de Aznar] trabajara para tu empresa". El acusado añadió que era Cámara, "no Pablo Crespo", quien tenía "problemas graves" con Rajoy y con "otras muchas personas del PP". Su contratación, aseguró, le costó la pérdida del cliente.

Rajoy dio su versión al respecto en una entrevista concedida a RNE en marzo de 2009. Uno de los titulares que dio fue el siguiente: "Yo fui el que decidió que Correa saliera de Génova".

ACS y OHL anuncian una querella criminal contra Correa por involucrarlas en el pago de comisiones

ACS y OHL anuncian una querella criminal contra Correa por involucrarlas en el pago de comisiones

En la entrevista, dijo no tener claro que conociese a Correa. Aunque admitió que era "probable". Y aseguró que después de que el extesorero del PP Álvaro Lapuerta le comentase que el empresario estaba usando el nombre de la formación para la adjudicación de contratos decidió que saliera de Génova.

Rajoy, que fue responsable de varias campañas electorales de Aznar señaló que el presunto cabecilla de la trama organizaba los "viajes" que contrataba el PP. Pero añadió que no conocía cuál era la agencia porque no era su cometido.

En esa entrevista, Rajoy sí admitió conocer a Pablo Crespo.

Más sobre este tema
stats