La portada de mañana
Ver
Diez años de la caída del bipartidismo: PSOE y PP se recuperan pero la cultura de la coalición se asienta

El nuevo gobierno

Sánchez se toma una semana para cerrar la estructura y la composición del nuevo Gobierno

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, felicita a Pedro Sánchez.

Se acabaron las prisas. Apenas unas horas después de recibir la investidura del Congreso, Pedro Sánchez echó el freno y aplazó el nombramiento del primer gobierno de coalición de la restauración democrática española a la semana que viene, lo que significa que se tomará al menos una semana para cerrar tanto la estructura como la composición del ejecutivo.

Los plazos del presidente contrastan con la vehemencia con la que, durante meses, ha subrayado la urgencia de que España cuente de una vez con un gobierno con completas capacidades. Una necesidad en la que el PSOE se apoyó para convocar la sesión de investidura en pleno fin de semana y justo antes de la festividad de reyes.

La demora no tiene precedentes. Lo habitual es que los presidentes electos anuncien inmediatamente la composición de sus gobiernos y que estos tomen posesión un día después que el jefe del ejecutivo. Y Sánchez lo hará este miércoles a las 11 de la mañana en el Palacio de la Zarzuela después de que la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, comunicase a Felipe de Borbón el resultado de la sesión de investidura.

Así ocurrió con los dos gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero (2004 y 2008), en el segundo de José María Aznar (2000) y en el primero de Mariano Rajoy (2011) por citar los antecedentes de los últimos 25 años. En todos estos casos el anuncio del gobierno se produjo el mismo día de la toma de posesión del presidente. Los que más tardaron de las últimas décadas fueron el primer ejecutivo de Aznar (1996), que se demoró dos días desde la toma de posesión del presidente, y el segundo de Rajoy (2016), por el que hubo que esperar cuatro jornadas. Si Sánchez anuncia el ejecutivo el lunes la incertidumbre se habrá prolongado durante cinco días.

A pesar de ello y de que muchos medios llevan días publicando que el anuncio se produciría este mismo miércoles, fuentes del Gobierno consultadas por este periódico aseguran que la demora estaba prevista y subrayaron que “todos los presidentes se toman sus días” porque, entre otras cosas, deben hablar con los que van a entrar por primera vez en el Gobierno y con los que van a salir. Será, en todo caso, “cuanto antes”, indicaron.

Fuentes de la dirección de Podemos explicaron que Sánchez no ha compartido con iglesias “ni nombres ni tiempos”, pero que la espera a ellos no les “va mal” porque les permite avanzar en el diseño de sus respectivos departamentos.

A pesar de las llamadas a la tranquilidad y a la normalidad, otras fuentes consultadas por infoLibre atribuyen el retraso a la necesidad hacer “cambios de última hora”.

Una de las medidas más relevantes que tendrá que afrontar el nuevo Gobierno cuando por fin se constituya es la elaboración del proyecto de Presupuestos Generales para 2020. “La previsión del armazón presupuestario se ha venido trabajando”, según confirmó la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, en declaraciones a TVE, al menos desde el punto de vista de la previsión de recaudación. Una tarea de carácter técnico que anticipa la política, que es la que comenzará en los próximos días y que afecta a la determinación de “todo aquello que tiene que ver con las prioridades que hemos marcado en el acuerdo programático” y en los pactos suscritos con las formaciones que apoyaron la investidura. Así como con “el ineludible cumplimiento de las reglas fiscales que nos marca europa”, subrayó Montero.

Los ministros de Podemos sí se conocen

Paradójicamente, y mientras el presidente se daba tiempo para decidir, fuentes de Unidas Podemos y de sus confluencias filtraban la identidad de sus ministros y de algunos altos cargos de los departamentos bajo responsabilidad de la formación morada. En el primer nivel se encuentran Pablo Iglesias, en calidad de vicepresidente segundo de Derechos Sociales, así como Irene Montero, ministra de Igualdad, Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, Alberto Garzón, ministro de Consumo, y Manuel Castells, ministro de Universidades.

En las últimas horas trascendió que Iglesias nombrará al secretario de Economía de su partido, Nacho Álvarez, y a la portavoz parlamentaria adjunta, Ione Belarra, secretarios de Estado de Derechos Sociales —con competencias en materia de Dependencia, Infancia y Juventud— y de Agenda 2030, respectivamente, y al ex Jefe del Estado Mayor de la Defensa Julio Rodríguez, como jefe de gabinete.

La vicepresidencia de Iglesias, además de las mencionadas Secretarías de Estado de Derechos Sociales y Agenda 2030, tendrá a su cargo el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso) y el Instituto de la Juventud de España (Injuve), así como una dirección general de Bienestar Animal. Al frente del Injuve Iglesias ya ha filtrado que situará a la periodista alicantina de 26 años María Teresa Pérez, que fue diputada en la breve legislatura tras las elecciones de abril y que no consiguió escaño en los comicios de noviembre.

Una de las consecuencias de la entrada en el gobierno de cuatro diputados de Unidas Podemos será la reordenación de funciones en el grupo morado. A partir de ahora el secretario de Acción de Gobierno de Podemos, Pablo Echenique, será el nuevo portavoz, en sustitución de Irene Montero.

Sánchez rodea a Iglesias de tres vicepresidentas y hace portavoz a Montero

Del lado socialista la única confirmada —lo hizo el propio Sánchez durante la campaña— es Nadia Calviño, cuyo departamento de Economía subirá de rango para convertirse en una Vicepresidencia. Se da por segura la continuidad de la titular de Hacienda, María Jesús Montero, que además está llamada a hacerse cargo de las competencias de función pública y de la portavocía del Gobierno. Entre los que tiene más posibilidades de continuar suenan también la vicepresidenta Carmen Calvo, que asumiría las tareas de administración territorial, y los actuales titulares de Fomento (José Luis Ábalos), Transición Ecológica (Teresa Ribera) y Defensa (Margarita Robles).

El expresidente del Senado, Manuel Cruz, es citado como posible ministro de Educación en lugar de Isabel Celaá, y el responsable de política internacional de la Moncloa, José Manuel Albares, como nuevo titular de Exteriores.

Entre los departamentos de nueva creación, fuentes consultadas por infoLibre citan un Ministerio de Seguridad Social y Migraciones llamado a asumir la compleja reforma de las pensiones, y otro con responsabilidad sobre la despoblación y el medio rural.

Más sobre este tema
stats