Investigación

La secretaria de Rato propuso a Bankia una campaña de 8,3 millones para dos empresas acusadas de pagarle comisiones

Imagen de televisión de Teresa Arellano, la secretaria personal del exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato.

La dirección de Comunicación y Marca de Bankia, que dependía de Teresa Arellano Carpintero, la mujer de confianza de Rodrigo Rato que fue detenida el pasado viernes por la la Guardia Civil, fue la encargada de proponer en enero de 2012 la adjudicación de una campaña publicitaria de la entidad financiera a las empresas Zenith Media y Publicis Comunicación España de 8,3 millones de euros. Estas dos empresas están siendo investigadas por su presunta participación en el cobro de comisiones por parte del propio Rato en relación a las campañas publicitarias de Bankia.

Arellano Carpintero, que durante tres décadas fue la secretaria personal del exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato en sus empresas familiares, fue aupada por el ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) como máxima responsable de las áreas de publicidad y comunicación en enero de 2012, en sustitución de la anterior jefa del área, Pilar Trucios, según confirman a infoLibre hasta cuatro testigos que ejercieron cargos de importancia en Caja Madrid y Bankia en esa época.

La secretaria de Rato, que tras ser detenida está obligada a comparecer todos los meses ante el titular del Juzgado de Instrucción número 31 de Madrid, Antonio Serrano-Arnal, fue nombrada en diciembre de 2010 coordinadora de Presidencia de Banco Financiero y de Ahorros (BFA), la matriz de Bankia. Pero en enero de 2012 protagonizó un importante ascenso en el banco.

Arellano Carpintero, que siguió a Rato en todo su periplo profesional desde que coincidieron en el Partido Popular de Fraga, (excepto en su etapa al frente del FMI, en la que durante un tiempo trabajó en la Comunidad de Madrid), vio premiada su fidelidad a RatoRato

Todos los integrantes del gabinete de Rato en Bankia, incluido el jefe del mismo, estaban obligados a despachar con ArellanoArellano, que según las fuentes consultadas siempre ejerció "con puño de hierro" su labor de secretaria del ex director gerente del FMI.

Publicidad y patrocinios

De la noche a la mañana, tras la salida el 16 de enero de 2012 de Pilar Trucios, que apenas había permanecido un año en el cargo, Arellano Carpintero se convirtió en la persona clave de una cartera de la que dependían los jugosos contratos de publicidad y los patrocinios de eventos. Aunque fuentes de Bankia aseguran a infoLibre que incluso meses antes de la salida de Trucios, Arellano ya acudía a las reuniones relacionadas con la comunicación del banco.

Precisamente, el departamento de comunicación, ya con Arellano Carpintero al frente, fue la responsable de la propuesta enviada al comité de Medios de Bankia, que el 25 de enero propuso al consejo de administración que Zenith Media y Publicis Comunicación España fueran las empresas encargadas de gestionar "una campaña, de ámbito nacional, que tenía como objetivo dar a conocer los valores sobre los que se asienta la marca Bankia en los meses de febrero y marzo de 2012", especifica el acta del consejo de administración de Bankia del 24 de febrero de 2012, al que ha tenido acceso este diario.

Un total de 8,5 millones

El importe total de la campaña era de 8,5 millones de euros, y según fuentes del propio consejo 7,4 fueron destinadas a Zenith y 900.000 a Publicis. Las mismas fuentes explican a infoLibre que los 7,4 millones de euros de Zenith, que es una central de medios intermediaria, constituían el montante que esta firma gestionaba para publicidad en televisiones, radios y periódicos. De esta suma, Zenith se embolsó una comisión del 1,58%. A este beneficio habría que añadir el porcentaje de rebaja que hubiera conseguido en sus negociaciones de inserción de publicidad con las empresas periodísticas. Ese porcentaje pudo ser alto porque ya se había producido la crisis publicitaria que ha afectado a todos los medios.

La adjudicación del contrato se produjo en la reunión del consejo de administración de Bankia celebrada el 24 de febrero de 2012, apenas tres meses antes de que Rato dimitiera de su cargo de presidente de la entidad financiera, que desde su salida ha necesitado 22.424 millones de euros para evitar su quiebra, según los datos suministrados por el Tribunal de Cuentas.

Cuatro directivos imputados

El juez Serrano-Arnal ha imputado a cuatro directivos de las empresas de publicidad Zenith Media y Publicis. En concreto, interrogó este jueves a la directora general de Zenith, Candi Rodríguez, y al consejero delegado de Publicis, Xabier Olazábal, así como a otros dos directivos de ambas sociedades, cuya identidad no ha trascendido.

Según la investigación del juez Serrano-Arnal, que mantiene la causa secreta y que este martes interrogará a Rato en calidad de imputado, la empresa Albisa Inversiones y Asesoramiento, a nombre de Alberto Portuondo Coll, uno de los tres presuntos testaferros con los que el ex director gerente del FMI ocultó 6,5 millones de euros al fisco, facturó a Zenith Media y Publicis 1.244.000 euros y 778.000 euros, respectivamente.

A su vez Portuondo, en prisión provisional desde el 16 de agosto, abonó a Rato una media de 40.000 euros mensuales hasta un total de 800.000 euros. Según constata el propio magistrado que instruye el caso en un auto del pasado 30 de septiembre, Albisa pagó 450.000 euros a una empresa alemana, propiedad al 50% de Rato, y cuya única actividad es la explotación de un hotel en Berlín.

La decena de casos que empujan a Rato hacia el banquillo

La decena de casos que empujan a Rato hacia el banquillo

Más sobre este tema
stats