Accidentes de ferrocarril

El silencio de Renfe y Adif sobre el accidente del Alvia clausura la subcomisión del ferrocarril de Congreso

Protesta de víctimas del Alvia.

Un año y cuatro meses después de su constitución, la subcomisión sobre el ferrocarril creada en el Congreso para estudiar el sistema ferroviario español echa el cierre. Y lo hace dejando profundamente insatisfechas a las organizaciones que representan a las víctimas y que siguen exigiendo responsabilidades políticas porque, aunque nació del accidente del Alvia que unos meses antes costó al vida a 79 personas en Santiago de Compostela, no fue creada para investigarlo. PP y PSOE, responsables de las administraciones políticamente responsables de la construcción y gestión de la línea Ourense-Santiago, no lo consintieron. 

Para la sesión final de la subcomisión, este miércoles compareció, entre otros, el nuevo presidente de Renfe, Pablo Vázquez, que no quiso responder a muchas de las preguntas de los grupos parlamentarios, especialmente las del BNG y el PSOE, con la excusa de que está en curso la investigación judicial.

Su antecesor, Julio Gómez-Pomar, el que era responsable de la compañía estatal cuando el tren, desprovisto de sistema de frenado automático, descarriló en la curva de Angrois, fue ascendido hace unos meses a secretario de Estado de Infraestructuras y ni siquiera ha sido citado por la subcomisión. Y Gonzalo Ferre, el presidente de Adif, la agencia estatal responsable de las vías y a la que varios peritajes judiciales consideran responsable de las condiciones que hicieron posible la tragedia, también se negó, el pasado 11 de febrero, a responder  a ninguna de las numerosas preguntas que le fueron formuladas sobre el accidente de Santiago.

El silencio de los responsables de Renfe y Adif confirma, en opinión de las víctimas, la inutilidad de la subcomisión y la necesidad de replantear la creación de una verdadera comisión de investigación que, al margen de los trámites judiciales, depure responsabilidades políticas.

"Aún quedan muchas preguntas sin responder; por eso una comisión de investigación es tan importante", sostienen. Uno de sus portavoces, Jesús Domínguez, en declaraciones a Europa Press, ha denunciado que "cuando se pedía la comisión de investigación se hablaba a las víctimas de esta subcomisión". con el único objetivo de "despistar la atención mediática". "Cuando nos dijeron que podríamos participar, pero descubrimos que no era verdad", criticó Domínguez. La subcomisión fue "un engaño para ganar tiempo" enmarcado dentro de toda una "estrategia clara de intentar cansar" a las víctimas. "Se ha demostrado que no ha servido de nada. No se han depurado responsabilidades políticas" .

Y, aunque tienen escasas esperanzas de conseguir una investigación parlamentaria, no se rinden. Especialmente ahora que la presión electoral puede influir en los partidos mayoritarios. Por eso, el próximo martes la Plataforma Víctimas Alvia 04155 entregará en el Congreso de los Diputados las más 100.000 firmas que ha recogido a través de la página change.org para reclamar su apertura.

Antes y durante la entrega de las rúbricas, la plataforma ha convocado una concentración a las puertas de la Cámara baja que, por razones legales, se desarrollará en la Plaza de Neptuno –entre la calle Cervantes y la de las Cortes–, desde las 11:00 horas.

La subcomisión del Congreso, que ahora dedicará varios meses a tratar de redactar conclusiones, ha escuchado la opinión de responsables de las principales empresas de sector y a numerosos expertos del mundo del ferrocarril, muchos de los cuales han puesto en evidencia los puntos flacos de la seguridad del sistema. Sin embargo, los responsables de las dos empresas públicas directamente implicadas en el siniestro, Renfe y Adif, no sólo se han negado a responder a las preguntas de los diputados sobre el accidente sino que, sobre todo en el caso del presidente del administrador de las vías, ni siquiera ha respondido a las dudas de los parlamentarios sobre elementos cruciales de la seguridad del conjunto del sistema ferroviario.

Gonzalo Ferre (Adif), fue tajante al respecto: "No voy a responder a nada relacionado con el accidente de Angrois", declaró a puerta cerrada en la subcomisión. ¿Los motivos? "Porque todo lo que tenía que decir en relación con el accidente de Angrois lo dije en esta sede en agosto del año 2013 [apenas dos semanas después del accidente] cuando comparecí, y lo expliqué todo. Cualquier cosa que ustedes quieran váyanse al libro de sesiones. (...) Ninguna de las preguntas que me han hecho en relación con ese tema la voy a contestar", zanjó.

Eso sí, pese a las evidencias que demuestran lo contrario (entre ellas la propia página web de Adif), volvió a afirmar que la línea Santiago-Ourense no es de alta velocidad: "Santiago-Ourense estaba dentro de Adif y no estaba dentro de Adif Alta Velocidad porque no es una línea de alta velocidad. Es así y no hay más que decir", sentenció dejando a los diputados, especialmente a las portavoces de BNG y PSOE, Rosana Pérez y Laura Seara, sin respuesta a la mayoría de sus preguntas.

Algo parecido hizo el presidente de Renfe, Pablo Vázquez, en la sesión de este miércoles, según fuentes de la comisión citadas por Europa Press. Lo único que ha aceptado responder, a instancias del BNG, es la pregunta que le hicieron acerca de la demora en la entrega del certificado de aptitud de maquinista que el juez que investiga el accidente le reclama desde junio de 2014. Según sus explicaciones, se produjo una serie de contratiempos y alguna información fue traspapelada.

Del resto, nada de nada. Ni siquiera de la investigación interna que la empresa pública se comprometió a realizar días después del descarrilamiento. "No ha querido entrar en más datos al estar el caso siendo investigado por vía judicial", ha comentado, en declaraciones a Europa Press, el portavoz socialista en la subcomisión, Manuel Pezzi.

Fomento decidirá en mayo el operador privado del AVE Madrid-Levante

Fomento decidirá en mayo el operador privado del AVE Madrid-Levante

Más sobre este tema
stats