LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Un año del 23J: Sánchez se ve fuerte para aguantar y fía su hoja de ruta a Cataluña y los Presupuestos

Energía

Los técnicos siembran dudas sobre la seguridad de Castor y callan acerca de su futuro

Los técnicos siembran dudas sobre la seguridad de Castor y callan acerca de su futuro

Ibon Uría

Los técnicos del Ministerio de Industria callan sobre la seguridad del proyecto Castor y sobre su relación con la secuencia de pequeños terremotos ocurridos desde el pasado 10 de septiembre. Fuentes del ministerio ni siquiera dan por confirmada la relación causa efecto entre las inyecciones de gas colchón en el antiguo yacimiento petrolífero y los movimientos sísmicos. Señalan que, por el momento, sólo se tiene constancia de la existencia de una "relación temporal" y otra "relación espacial", y piden esperar a futuros informes técnicos para confirmar la hipótesis avanzada por el ministro José Manuel Soria: la "correlación directa" entre ambos eventos.

Lo que sí admiten los expertos es que no será posible establecer al 100% que no habrá nuevos terremotos, tanto si la actividad continúa detenida como si se determina que la situación es lo suficientemente segura para retomar el proyecto. En cualquier caso, Industria apuesta ahora por esperar, ver cómo se desarrollan los acontecimientos a lo largo de los próximos días y escuchar a los expertos. Estas mismas fuentes del Ministerio restan importancia a lo ocurrido y concluyen que las iniciativas como Castor frecuentemente llevan aparejado un incremento de la actividad sísmica que no debe ser considerado extraordinario.

Por el momento, aseguran, la comunicación entre empresa, ministerio y expertos es fluída, y este mismo fin de semana se instalará un nuevo sismógrafo cerca de la planta del proyeto Castor, en las Islas Columbretes. Y es que uno de los problemas al que los técnicos se han tenido que enfrentar hasta ahora, explican, es la imposibilidad de determinar con exactitud qué fallas son las que se han movido y las que, en consecuencia, han originado los terremotos. La relativa lejanía de los sismógrafos ya instalados con respecto a la instalación de Castor imposibilita a los expertos ubicar ese punto. Una vez se instale el nuevo medidor, previsiblemente este fin de semana, podrán determinar el epicentro de los terremotos y será más fácil comprender lo que está ocurriendo.

Estas mismas fuentes restan importancia a la existencia de varias fallas en la zona: "Fallas hay en todas partes", insisten, y añaden que incluso la falla Amposta actúa de límite natural del almacén, algo favorable y no perjudicial para el proyecto. Las expectativas de los responsables de Industria apuntan a que la situación se calmará en los próximos días, toda vez que el detenimiento de las actividades permitirá que el terreno se acomode y los seísmos vayan desapareciendo. "Es lo lógico", señalan. Además, aseguran que la empresa ha seguido en todo momento los procedimientos establecidos y que Castor ha contado con todas las garantías exigibles en su ejecución.

Una cadena humana de 1.500 personas rodea las instalaciones del Castor en Castellón

Una cadena humana de 1.500 personas rodea las instalaciones del Castor en Castellón

Por su parte, José Santamarta, exasesor de la ministra de Medio Ambiente Cristina Narbona entre 2004 y 2008, estima que los almacenes de este tipo siempre provocan problemas que deberían ser previstos en estudios geológicos más extensos que los que se encargaron en su momento. "Había prisa por parte de Industria para la implantación del gas natural y por las necesidades de las centrales de ciclo combinado, y no se hicieron los informes con la profundidad que se debería", denuncia. Santamarta añade que el origen del problema es que Castor se ubica sobre una falla sística, y que "probablemente es arriesgado almacenar gas tal y como estaba previsto". "Deberían buscarse otras ubicaciones", concluye.

En las conversaciones con Industria, fuentes del ministerio han evitado pronunciarse sobre si los incidentes con el proyecto Castor llevarán al replanteamiento de otras técnicas, como el fracking. Según Santamarta, debería abrirse un debate que contemple los riesgos de esta técnica, más allá de la habitual denuncia de contaminación de los acuíferos. "Se sabe que también el fracking induce microterremotos, en lugares como EEUU ha pasado", sentencia.

El Ministerio de Industria tampoco ha querido aclarar quién asumirá el posible coste de detener el proyecto Castor si finalmente los técnicos determinan que no cumple todos los requisitos de seguridad exigibles: "Ese no es el tema ahora", responden.

Más sobre este tema
stats