La portada de mañana
Ver
El Gobierno sacará adelante el plan de reparación para víctimas de abusos con o sin la Iglesia

'Operación Lezo'

Unidos Podemos confía en que su presión haga al PSOE cambiar de idea y apoyar la moción

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, este jueves.

Unidos Podemos asegura que no da por fracasada su moción de censura contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Pese al rechazo frontal a la medida que anunció el portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, la coalición y sus confluencias dicen confiar en que los socialistas cambien en los próximos días de parecer y se avengan a negociar para evitar ofrecer la imagen de ser el partido que mantiene a Rajoy en el Ejecutivo. Toda vez que Ciudadanos parece un apoyo descartado, la moción necesitaría ser secundada por el PDeCat, ERC y el PNV, una mayoría que la izquierda no pudo reunir el año pasado para hacer presidente a Pedro Sánchez y que parece muy complicado que pueda ponerse de acuerdo en esta ocasión.

Este jueves, la moción parecía haber tenido un recorrido cortísimo: Unidos Podemos planteó públicamente su intención de llevarla a cabo en torno a las 11.30 de la mañana, y escasos minutos después de que terminase la rueda de prensa de la coalición, Hernando comparecía ante los periodistas para acusar de "mala fe" y "falta de rigor" a la formación liderada por Pablo Iglesias, a la que acusó de intentar "engañar" a los socialistas y a quienes insistió en que "no hay una mayoría alternativa a la del PP". "Hace un año nos engañó y ahora no nos va a engañar. La respuesta es no", zanjó Hernando. Ciudadanos fue igualmente taxativo en su negativa a la moción, que tachó de "número de circo": los problemas, afirmó el partido por boca de su secretario general, José Manuel Villegas, no se solucionan "haciendo presidente, vicepresidente o ministro del Interior a Pablo Iglesias".

Pero el discurso que mantienen Unidos Podemos y las confluencias es el de que este "no" dista de ser definitivo. "ERC y el PDeCat han reaccionado de manera mucho más suave, en comparación con las declaraciones tan contundentes del PSOE, y veremos si eso no les obliga a cambiar de idea, porque no sé cuanto tiempo podrán aguantar haciendo políticas contrarias a sus votantes", sostiene un diputado de En Comú Podem. "Creemos que es posible intentar al menos una negociación, y además pasan tantas cosas cada semana que nunca sabemos lo que puede ocurrir en las próximas", afirma por su parte un dirigente de Podemos, mientras otro de IU valora, en la misma línea, que el PSOE "se ha precipitado" planteando una negativa tan tajante" y muestra sus dudas de que pueda "sostener su posición".

No obstante, ERC ha afirmado que sólo apoyaría una moción sustentada en un programa que defendiese la celebración del referéndum de independencia en Cataluña, mientras el PDeCat se ha mostrado cauto a la espera de que Unidos Podemos concrete sus planes. Pero la negativa del PSOE a la celebración de la consulta es total, por lo que parece muy complicado conjugar el apoyo de los socialistas y los nacionalistas catalanes a la medida. Sin embargo, las fuentes consultadas dicen confiar en que haya movimientos en los próximos días y defienden que, dada la situación, no podían hacer otra cosa: "¿Cuál es la alternativa, seguir pidiendo en balde la dimisión de Rajoy pleno tras pleno? Que el PSOE piense que hacemos esto sólo para presionarles es no entender nada, porque la única alternativa que tenemos en el plano parlamentario para una situación tan delicada como esta es la moción de censura", aseguran.

El ejemplo de la Región de Murcia

De igual forma, Unidos Podemos rechaza la acusación del PSOE de que su actuación tiene más de golpe de efecto que de intención real de derribar al Gobierno de Rajoy, una interpretación que los socialistas apoyan en el argumento de que Iglesias y los suyos no han negociado previamente con ellos. Varias de las fuentes consultadas a este respecto aseguran que se trata de una "milonga" del PSOE para ocultar una supuesta falta de voluntad política, y ponen como ejemplo la moción de censura presentada por los socialistas en la Región de Murcia hace unas semanas, que al final terminó siendo retirada tras constatar el entonces presidente, Pedro Antonio Sánchez, que la medida contaba con el apoyo de Podemos y Ciudadanos para salir adelante.

PP, PSOE y Ciudadanos impiden que Rajoy pueda ser citado ante el Pleno del Congreso por la corrupción

PP, PSOE y Ciudadanos impiden que Rajoy pueda ser citado ante el Pleno del Congreso por la corrupción

"Ellos en Murcia tampoco nos avisaron de que iban a presentar la moción con mucha antelación, nos pasaron un documento un día por la noche y al día siguiente por la mañana la presentaron. Ni acordaron nada ni nos dieron opción de acordar algo, y sin embargo hicimos lo que había que hacer", critica un dirigente próximo a Iglesias. El discurso de Unidos Podemos es unánime: "Hoy sólo hemos anunciado la moción, ahora toca negociar", y la pelota, aseguran, está en el tejado del PSOE. "Si quieres negociar, negocias. Hay tiempo, hay margen, hay disposición, hay números y es posible. Si no quieren, es que no quieren. Lo demás, excusas", zanja un dirigente de Podemos.

Así las cosas, si –como parece– la negativa del PSOE se mantiene, Unidos Podemos aprovechará para insistir en su mensaje de que es la única oposición. Pero antes de eso, las fuentes de la coalición afirman que, si el PSOE se aviene a negociar, no pondrán líneas rojas. "Tenemos que ser generosos e intentar que la moción de censura sea lo más amplia posible, y personalmente creo que si finalmente hay candidato debería ser alguien de la sociedad civil o del PSOE", sostiene Ignasi Candela, diputado de Compromís, el único grupo que ya se ha mostrado dispuesto a adherirse a la moción. "No nos gusta la opción de poner un candidato técnico, pero no nos cerramos, lo que queremos es sentarnos a negociar con el PSOE", plantea igualmente un diputado de En Comú Podem, que afirma que "hay pocas situaciones que podrían llevarnos a apoyar un Gobierno junto a Ciudadanos, y esta es una de ellas".

¿Y si no hay apoyo por parte de ninguna otra fuerza? Las fuentes de Unidos Podemos consultadas afirman que se quedarán solos defendiendo su posición y señalan que eso servirá para que el PSOE quede retratado. "Aunque se pierda, quedará claro que existen dos bloques enfrentados en esta legislatura: por un lado la triple alianza, por otro lado la oposición", señala un dirigente de Podemos, que afirma que "nosotros tenemos el deber de presentar la moción, y los demás pues verán si prefieren apoyarla o permitir que el señor Rajoy, al que ya invistieron, siga en el Gobierno". Otro diputado, por su parte, afirma que "si Rajoy sale victorioso, no creo que quede reforzado" –una posibilidad de la que ha alertado el PNV–, e insiste en la misma tesis: "Si la moción fracasa, la responsabilidad será de quien la ha vetado, no de quien la presenta".

Más sobre este tema
stats