El relevo de Griñán

Zapatero intervendrá en el congreso del PSOE andaluz pero González no acudirá

Susana Díaz y José Luis Rodríguez Zapatero, el pasado 15 de noviembre en un acto en Pozoblanco (Córdoba).

Con una ojeada rápida al programa del congreso extraordinario del PSOE de Andalucía, que comienza oficialmente mañana sábado en Granada, llama la atención una presencia y una ausencia. Presencia, la de José Luis Rodríguez Zapatero. Y ausencia, la de Felipe González. El primero dirigirá un saludo al plenario en la apertura. Y el segundo faltará por encontrarse de viaje. Pero tanto en el partido, como en los círculos de Susana Díaz y de González se pide que no se vean terceras intenciones, que la relación entre la jefa de la Junta y el inquilino de la Moncloa durante 14 años es "fluida" y óptima. 

Zapatero intervendrá sobre las doce del mediodía, después del vicesecretario general del PSOE-A saliente, Mario Jiménez, y de la número dos de Alfredo Pérez Rubalcaba, Elena Valenciano. El expresidente ha estado presente en los últimos actos señalados de la meteórica carrera de Díaz. La acompañó en su toma de posesión, el pasado 7 de septiembre en Sevilla, un momento en el que la nueva presidenta se declaró "heredera" de la lucha por la igualdad de Zapatero, algo que el tiempo le "reconocerá". El exlíder socialista también acudió a la Conferencia Política –como González– donde el partido pudo comprobar el poderío de Andalucía y de su baronesa. Y coincidió con ella el pasado 15 de noviembre en Pozoblanco (Córdoba) las Jornadas de Otoño de la Fundación Ricardo Delgado Vizcaíno, acto tras el cual cenaron juntos con otros invitados. 

González no asistió a la toma de posesión de Díaz y, finalmente, faltará al cónclave andaluz. Pero sí ha remitido un mensaje que se leerá en el plenario, según confirmaron distintas fuentes consultadas por infoLibre. "Hay que tener en cuenta que el congreso se convocó a principios de octubre, y las invitaciones se cursaron hace como un mes. Y se ha excusado porque tiene un viaje fuera de España. Pero si hubiera venido, le habríamos previsto un saludo a los delegados igual que a Zapatero. Las relaciones de Felipe con Susana y Pepe [Griñán] son fluidas", apuntaban ayer fuentes del aparato regional. Sin embargo, en julio, cuando la heredera de Griñán había sido nominada candidata única en las primarias, González la despreció: "Soy muy mayor para saber quién es Susana Díaz". 

Los colaboradores del expresidente, mientras, no quisieron precisar el motivo del viaje de González e insistieron en que la relación con la presidenta es normal. "En la Conferencia Política se vieron y hablaron y no hay ningún problema. Felipe, simplemente, no puede estar y no va a estar. No hay más explicaciones". En la cumbre, el ex secretario general reconoció que Díaz había ilusionado con su discurso

"Ella cuida mucho la relación con ambos, con Felipe y con José Luis. De hecho, hace poco tuvo una comida con Felipe en Andalucía. Y con José Luis estuvo en Pozoblanco y cenaron posteriormente. Con los dos, el trato es bastante bueno", aseguró un secretario provincial muy cercano a Díaz. "Ella tiene don de gentes y no hace distingos entre los dos expresidentes. Y Felipe, por descontado, es una institución en Andalucía", abundó un cargo muy próximo a la jefa de la Junta. 

Al congreso acudirán unas 2.500 personas, entre delegados (800) e invitados. Entre ellos, todos los barones territoriales –incluido Pere Navarro, primer secretario del PSC–, buena parte de la cúpula federal y algunos de los posibles candidatos a las primarias: Patxi López, Eduardo Madina, Carme Chacón y Emiliano García-Page, también secretario general de Castilla-La Mancha. 

Mario Jiménez, el "mejor" portavoz parlamentario

Ayer, por otro lado, se despejó definitivamente otra de las incógnitas orgánicas importantes: quién ocupará el cargo de la presidencia del PSOE-A. Será, como ya se barruntaba y como había informado este diario, Micaela Navarro, la actual presidenta de los socialistas jiennenses y exconsejera de Igualdad y Bienestar Social (2004-2012) de los Ejecutivos de Manuel Chaves y José Antonio Griñán, como así adelantó la Ser y confirmaron fuentes muy próximas a la jefa del Ejecutivo autonómico. El ascenso de Navarro a la presidencia simboliza la paz y la reconciliación de Díaz con Jaén y, por extensión, con el antiguo sector crítico del partido, que en el anterior congreso pesó un 30%. 

Pero estaba cantada la integración de Jaén, porque así lo pactó la hoy presidenta, en el proceso de primarias, con el hombre fuerte de la provincia y número dos de Chaves, Gaspar Zarrías. Se corresponde además con el ingreso en el Gobierno autonómico de otra jiennense, Elena Víboras. La entrada de la exconsejera tiene otra derivada: ella respaldó a Rubalcaba como secretario general en el cónclave de Sevilla en 2012, en el que la dirección andaluza, con Díaz a la cabeza, movilizó apoyos a favor de Chacón. 

Navarro sustituirá en el cargo a Amparo Rubiales, mujer de dilatadísima trayectoria en el PSOE, amiga personal de Griñán y de la total confianza de Díaz. La propia Rubiales felicitó en su cuenta de Twitter a su sucesora y dejó claro que no se jubilará de la política: 

Díaz, en una entrevista ayer por la mañana en Telecinco, en El programa de Ana Rosa, confirmó asimismo que no habrá vicesecretaría general, y que su actual responsable, el onubense Mario Jiménez, pasará a ser el portavoz en el Parlamento andaluz, el "mejor" posible para ese cargo. La presidenta anunció una ejecutiva "potente" que combine a jóvenes y veteranos de "todos los rincones de Andalucía", que sea "cercana" con los ciudadanos, reconozca errores y ofrezca "esperanza". 

"Aún no está decidida" otra importante cartera, la de la Secretaría de Organización. Las quinielas apuntaban a la continuidad del gaditano Juan Cornejo, pero como prevenían anoche fieles susanistas, nada hay que dar por cerrado, porque es un puesto de la absoluta confianza de la próxima baronesa y que no responde a las cuotas territoriales. El siguiente puesto en el staff andaluz es la Secretaría de Política Institucional, que ahora está en manos de la diputada Verónica Pérez, una mujer de 35 años a quien muchos sitúan en la Secretaría General del PSOE sevillano, la silla que la propia Díaz dejará vacante. Es previsible que algo se afine esta noche, en el cóctel que celebre en el Palacio de Congresos de Granada, sede del cónclave, la ejecutiva saliente, a la que pertenece Díaz.

Díaz, en Telecinco, también dio otro mensaje en clave nacional: quiere que las primarias en el PSOE para elegir al candidato a la Moncloa se celebren "inmediatamente después" de las elecciones europeas de mayo de 2014. No precisó fecha, aunque en su equipo detallaron que la presidenta prefiere principios de otoño, aunque no pondrá pegas si son en verano y sus compañeros del Comité Federal así lo desean. La opinión de Andalucía, dado el enorme peso de la federación, es más que relevante. Si Díaz descarta ya definitivamente el escenario de 2015, en los meses previos a las generales –esa era la primera opinión de Griñán–, se puede dar por bastante seguro que serán finalmente en 2014. 

En realidad, la presidenta no hizo sino oficializar lo que ya se palpaba en las últimas semanas y quedó claro en la Conferencia Política. Es más, Díaz se reunió con los barones críticos que pedían pactar el calendario en la misma cumbre para demandarles que aparcasen ese tema, y ella les garantizó que haría que el siguiente Comité Federal tomara sí o sí la decisión de la hoja de ruta completa. Les dijo también que no le gustaba que las primarias fueran antes de europeas, pero sí admitió que se celebraran "inmediatamente después", que fue lo que ayer dijo en El programa de Ana Rosa.

Díaz, como siempre, descartó que vaya a pujar por la cabeza de cartel a la Moncloa, porque su "compromiso" es con Andalucía. Y rechazó mostrar su apoyo a alguno de los posibles aspirantes. Lo dirá cuando llegue la hora.  

Valenciano recuerda al PSC que las fronteras son cada vez “más antiguas”

Valenciano recuerda al PSC que las fronteras son cada vez “más antiguas”

Más sobre este tema
stats