De series

'Years and years', "una suerte de ciencia ficción de proximidad" para Íñigo Errejón

El líder de Más Madrid, Íñigo Errejón.

Rafa Campaña

Íñigo Errejón (Madrid, 1983) es doctor en Ciencias Políticas, cofundador de Podemos y actualmente diputado en la Asamblea por la plataforma Más Madrid. Quien hasta febrero de 2017 fue el número dos de la formación morada participa en De series, dentro de la revista Verano libre, en la que a lo largo de agosto políticos, politólogos y periodistas comentan las producciones que más y que menos les han gustado. Esta temporada, ha disfrutado mucho de una serie que casi, sólo casi, le ha gustado tanto como Chernobyl, pero con sus peros: Years and years.

Esta producción conjunta de la BBC y HBO muestra la evolución en quince años de una familia británica sometida a los cambios económicos, sociales y políticos del momento, pero con una especial atención sobre la tecnología. Con sólo seis capítulos, su argumento apunta en muchas direcciones: el ascenso de la extrema derecha y los populismos, los riesgos de la tecnología o el cambio climático. Además, lo hace de la mano de actrices de la talla de Emma Thompson, que interpreta a Vivienne Rook, una política independiente que asciende poco a poco, con un discurso populista y demagógico, hasta el cargo de primera ministra. Frenética y a veces emotiva, Years and years responde a muchos de los retos que hoy copan las portadas de periódicos y medios.

El líder de Más Madrid cree que la serie acierta “como una suerte de ciencia ficción de proximidad, que nos dice más sobre la sociedad que somos que sobre futuros lejanos”. Hay quien insiste en compararla con Black mirror, pero, más allá del componente tecnológico y de los aires distópicos, estas dos producciones británicas tienen poco en común. Aunque para Errejón Years and years “apuntaba francamente bien”, la serie decae justo al final, porque, cree el político, se sirve de “una escapada facilona que apenas resuelve nada y lo encomienda todo a la tecnología”.

Aun así, su serie favorita de la temporada no podía ser otra que Chernobyl. Esta miniserie de Sky y HBO de sólo cinco capítulos parece poner de acuerdo a muchos de los participantes de esta sección. “Siendo una serie sobre el famoso accidente nuclear es también una serie sobre el Estado y la política, especialmente en contextos autoritarios”, afirma el politólogo, que cree que Chernobyl es útil porque da cuenta de la omnipresencia de la política, sobre todo de su transversalidad en muchos de los asuntos que aborda la serie, como el medioambiente o los autoritarismos. Para Errejón, la política en Chernobyl muestra tanto su peor como su mejor cara, “tiene como ingredientes mezclados las miserias, los miedos y la aquiescencia, al mismo tiempo que la decisión, el sacrificio por una causa o la empatía”.

Entre las decepciones televisivas del líder de Más Madrid se encuentra Treme. Esta producción de HBO, estrenada en 2010 y creada por David Simon —de su mano también nacen otras aplaudidas ficciones de la plataforma, como The Deuce, The wire o Show me a hero—, hace una crónica de cómo los vecinos de Treme, un barrio bohemio de Nueva Orleans, reconstruyen sus vidas tras el desastre del huracán Katrina, en 2005. Lo poco que vio —la serie tiene cuatro temporadas y 36 capítulos—, Errejón lo disfrutó tan sólo en un plano estético, porque al cabo de “dos o tres” capítulos empezó a echar en falta una misión narrativa mayor: “Me pareció una serie bellísima, pero que casi en exclusiva se dedicaba a regodearse en esa belleza, como si solo tuviese una voluntad estética”.

El cuento de la criada, la ficción distópica en la que las mujeres se reducen a meros objetos, tampoco terminó de convencer al diputado regional. Para Errejón, esta producción de Hulu, emitida también por HBO, pierde fuerza en su mensaje político a medida que avanza, haciéndose “facilona y previsibile”. “En el empeño de dibujar el mal absoluto, lleva a una caricatura a la que se le ven demasiado las costuras”, critica el cofundador de Podemos, que cree que Gilead, la nación ficticia sobre la que crece la serie, es “inverosímil”, sobre todo porque es difícil de imaginar “cómo una dominación así consigue una mínima estabilidad y gestión de la obediencia”. La serie, basada en la novela homónima de Margaret Atwood, se encuentra ahora mismo en emisión de su tercera temporada, y aunque en televisión a veces es difícil mantener las expectativas tras un gran éxito, como lo fue su primera temporada, El cuento de la criada sigue dando que hablar.

Por último, la serie favorita de la historia de Íñigo Errejón sólo podía ser otra ficción de HBO: Big little lies. “Esta sí es una serie feminista creíble, arrolladora, con personajes con contradicciones, que evolucionan, que sufren tensiones que casi parece que se pueden tocar”, dice el político, en contraste a El cuento de la criadaEl cuento de la criada. Para él, son muchas las bondades de esta ficción que, aunque nació como miniserie, dado su éxito renovó por una segunda temporada: “Es una serie cuidadísima, que despliega una fuerza que atrapa. Demuestra que las mejores historias se pueden desarrollar en los escenarios más sorprendentes o más cotidianos. Como en los mejores libros, la forma de contarlo es casi todo”.

Además, Big little lies llama la atención del público por su elenco, que da el salto de Hollywood a la pequeña pantalla: protagonizan la serie las oscarizadas Nicole Kidman y Reese Witherspoon, a quienes se suman las también muy conocidas Shailene Woodley, Laura Dern y Zoë Kravitz, sin contar con la más que celebrada incorporación de Meryl Streep en su segunda temporada. Las interpretaciones, que Errejón considera “sensacionales”, son sin duda el principal reclamo de la serie.

"Decidida y comprometida": así es 'Fariña', la serie favorita de Sofía Castañón

"Decidida y comprometida": así es 'Fariña', la serie favorita de Sofía Castañón

Más sobre este tema
stats