Pilar Velasco: "Cuanto más habla Pablo Iglesias, menos se escucha a Ione Belarra"

Pilar Velasco (Madrid, 1978) ha trabajado durante más de una década en las áreas de investigación y tribunales de los servicios informativos de la Cadena Ser. Actualmente colabora en infoLibre con una columna semanal y también en programas de actualidad en radio y televisión. La periodista confiesa que el ataque machista de Vox a Irene Montero le pilló escribiendo su artículo de opinión y tiene claro que fue una muestra más de "violencia política" contra la ministra de Igualdad. También considera que la reacción de todo el Gobierno ante este ataque ha unido a una coalición que "va a llegar hasta el final" de la legislatura. Velasco habla así mismo de otros temas que han marcado la actualidad política esta semana: desde los cara a cara entre Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo hasta las críticas de Pablo Iglesias a Yolanda Díaz.

Ataque machista a Irene Montero

"Lo mejor de los ataques verbales que ha sufrido Irene Montero en los últimos días y el que recibió en el Congreso, en la sede de la soberanía popular, es que los hemos definido tal cual son: es violencia política y es violencia verbal contra la ministra. Es absolutamente condenable. Ha sido un punto de inflexión porque los ataques ya venían de atrás, desde hace mucho tiempo se insulta a Irene Montero. Lo único bueno de todo esto es que por fin ha salido todo el Gobierno a decir que esto es violencia política y que, quien la silencia, está colaborando con ella. Bien que el PP lo haya criticado a posteriori, pero no se levantó en el Congreso y la reacción tiene que ser inmediata porque la violencia política contra las mujeres, y contra Irene Montero en particular, no se puede tolerar".

Ley del solo sí es sí

"Las leyes del Ministerio de Igualdad siempre han sido muy atacadas, ya pasó antes con Bibiana Aído y Leire Pajín, desde que esta cartera existe, y existe sólo con gobiernos progresistas. Pero, por ser objetivos, la ley del sólo sí es sí generaba una alarma social, ya que afecta a agresores sexuales y a violadores. La polémica es absolutamente comprensible. Había, llamémosla, una grieta, pero ya se ha reconducido en parte la situación: el fiscal general del Estado, con su dictamen, ha establecido que la revisión de las penas ya no va a ser automática. El debate ha sido interesantísimo, pero también se ha exagerado: hubo un momento en el que parecía que había autobuses de violadores saliendo de las cárceles por todo el país. Y no, había una cuestión jurídica que había que corregir, que se está corrigiendo y que tiene que terminar de corregir el Supremo".

Machismo en la Justicia

"Irene Montero se equivocó cuando salió diciendo que los jueces eran machistas, o que algunos lo eran, y que las resoluciones también eran machistas. Cuando hay una alarma social, como la que se generó el día que se empezaron a conocer las revisiones de agresores sexuales y de violadores, su responsabilidad como ministra era explicar a la sociedad qué estaba pasando. Y hubo antes una acusación que una explicación, que es lo que corresponde a las políticas. Erró al no explicar jurídicamente qué estaba pasando y por qué estaban saliendo algunos violadores de la cárcel, por mucho que sean once revisiones y cuatro o cinco excarcelaciones. No importaba el número: había alarma social y Montero tenía que dar una respuesta y una explicación".

La estabilidad de la coalición

"El Gobierno no corre el peligro de romperse y va a llegar hasta el final. Pedro Sánchez ya ha anunciado que no va a haber un adelanto electoral. Pero la tensión política dentro del seno de la coalición es evidente. Hay un tripartito de facto y la incógnita está en ver cómo aguanta Yolanda Díaz y Podemos. Además, la legislatura tiene leyes pendientes, muy ideológicas, como la de vivienda o la trans. Son leyes en las que Podemos va a presionar mucho y habrá que ver si aguanta hasta el final o si acaba saliéndose del Ejecutivo. Creo que ese es el escenario que genera alguna incógnita. Pero, por el resto, no parece que la coalición esté débil y, mucho menos, que el Gobierno esté débil".

Los Presupuestos

"Los Presupuestos de 2023 y su aprobación son una de las mejores noticias porque venimos de un contexto de crisis y son la imagen de que el Gobierno llega muy fuerte a esta última recta final antes de las elecciones generales. En julio, dudamos de estas cuentas, y ahora han logrado más apoyos que nunca. Rajoy no llegó a sacar los últimos Presupuestos y Sánchez, con una coyuntura multipartidista, lo ha logrado con apoyos de sobra. Eso es un buen síntoma para el Gobierno y más porque no ha habido ni mucha pelea ni demasiada tensión en el seno de la coalición por su aprobación".

Sánchez vs Feijóo

"Este último cara a cara en el Senado beneficia a Sánchez porque Alberto Núñez Feijóo no consigue dibujarse como líder de un PP con un programa económico definido. Atacar el secesionismo y los pactos con Bildu no creo que tenga demasiado recorrido electoral ni refuerza el perfil político del presidente de los conservadores. Feijóo, en cada cara a cara, ha estado cada vez más duro, más bronco y más agresivo contra el Gobierno. Si esta es la estrategia de campaña del PP de cara a las generales, me parece que le desdibuja y le deja más débil, en comparación a lo que habían vendido de que era un líder de pactos de Estado, y mucho más parecido a Pablo Casado".

El efecto Feijóo

"Si consideramos el efecto Feijóo como el reflejo de las encuestas, habría que decir que ha desaparecido. En las encuestas, no sólo baja un poco el PP, sino que se ha frenado el drenaje de votos desde Vox al PP, y también desde el PSOE al PP. Elías Bendodo, el secretario de Organización del PP, decía hace unos días que 'las casualidades, no existen'. Hay dos portadas de El Mundo que, con fuentes anónimas del Partido Popular, señalaban a Feijóo el camino por el que tenía que ir. Uno era el de romper el pacto del Poder Judicial y el pacto se rompió: fueron poquísimas las horas que Feijóo aguantó la tensión. Ese pacto estaba cerrado, estaban elegidos hasta los suplentes del Poder Judicial, y decidió dejar la Justicia empantanada, incumplir un mandato constitucional y estar alineado con esas fuentes anónimas. Desde entonces, ese es el pecado capital de Feijóo, porque no se ha recuperado ni se ha dibujado. Y esto responde a un Feijóo que, como le señalan esas fuentes anónimas, le llevan a una derecha muy dura contra el presidente. Ese mensaje de "con Pedro Sánchez, no" es antipolítico y responde más a la dialéctica que tenía Pablo Casado".

La influencia de Ayuso

"Si Isabel Díaz Ayuso no está condicionando a Feijóo, lo parece y, en política, las apariencias lo son casi todo. A mí me parece que sí, que le está condicionando, que hay un efecto de arrastre y que Feijóo no ha sabido mantener el pulso en decisiones clave. Cuando él prometió que iba a llegar a un pacto con el Poder Judicial y después lo incumplió, lo que parece es que efectivamente Ayuso, o su corriente, está arrastrando a Feijóo".

Iglesias vs Díaz

"La ruptura que hay entre el espacio de Yolanda Díaz y Podemos es preocupante. Pero es más preocupante la figura de Pablo Iglesias para la representación de este espacio, porque no tiene un cargo orgánico en Podemos y es quien está repitiendo los mensajes más duros contra Díaz. Siempre es Iglesias quien ataca frontalmente o quien está intentando reivindicar el espacio de Podemos desde el enfrentamiento. Es muy perjudicial, sobre todo porque borra la autoridad de la secretaria general de Podemos, que es Ione Belarra. Cuanto más habla Pablo Iglesias, menos se escucha a Ione Belarra. No sé si lo calificaría de machista, pero lo fundamental es que no le deja su espacio político. Los periodistas sabemos que entre Belarra y Díaz sigue habiendo comunicación y lo que parece cada vez que habla Iglesias es que esta relación está absolutamente destruida. Me parece perjudicial porque su dialéctica se está construyendo desde el enfrentamiento, y si quiere reivindicar el espacio de Podemos, que tiene toda la legitimidad, me parece que no es el camino porque afecta también a los electores que están mirando el espacio atónitos con una batalla campal y dialéctica. Y, como bien sabe Pablo Iglesias porque lo ha dicho muchas veces, esto divide y genera abstención en la izquierda".

Sumar

"El espacio de Sumar tiene mucho trabajo por hacer todavía. No es fácil unir candidaturas ni marcas políticas, y no lo fue tampoco para Pablo Iglesias. Y de que lo consiga dependerá la reelección del Gobierno. La pregunta es cuánta tensión puede aguantar ese espacio sin que se rompa y sin que ponga en riesgo la reelección de la coalición de Gobierno. Y en esa pregunta está el reto de Sumar. Que no llegue a las autonómicas y a las municipales es un anuncio de Yolanda Díaz, ya que va a seguir construyendo la candidatura de cara a las generales, que es lo más importante. Su papel en las municipales y autonómicas es arropar a todas las marcas a la izquierda del PSOE, y eso es otro reto. Arropar a todas las marcas es a todas, desde Izquierda Unida a Podemos, y si se tiene la percepción de que la líder no está cuidando a una formación respecto de otra, eso debilita el espacio. Eso sí, Yolanda Díaz sigue siendo la lideresa mejor valorada en las encuestas y ese es el activo más fuerte del espacio".

Juan Soto Ivars: “El peor enemigo de la gente de izquierdas es la gente de izquierdas”

Juan Soto Ivars: “El peor enemigo de la gente de izquierdas es la gente de izquierdas”

Más sobre este tema
stats