Librepensadores

Ayuso a la caza de Casado

Librepensadores nueva.

Ángel Lozano Heras

Es verdad que el PP de Casado está desesperado. Le va la vida en recuperar el Gobierno. Uno de los principales motivos de esta gran premura es la congoja vital porque se les escabulle la ocasión de utilizar a su manera pepera esos 140.000 millones de euros de los Fondos de recuperación europeos. Otro argumento importante son todas las cuestiones judiciales derivadas de los casos Kitchen, Gürtel,  Púnica, Caja b Bárcenas-PP, y demás (unas 12) empanadas de corrupción institucional que emponzoñan a la formación popular.

Pero, una vez más, Casado es torpe moviendo ficha para lograrlo. Se muestra desleal para las cuestiones de Estado, con una bisoñez política de becario fracasado. La beca se le está acabando; le quedan tres telediarios.

Casado y Teo G-Egea se subieron inmediatamente al carro del subidón Ayuso en Madrid –victoria fantasía o realidad– para no descolgarse de su ya insignificante papel en las autonomías del PP.

¿Será Ayuso –con su ultraliberalismo alocado y sin tapujos– la que coja las riendas del PP nacional, algo más animado por su aciertos y memes tras el 4M?

Escuchando su discurso de investidura y el apoyo insoslayable que Vox le ha prestado, a cuenta de sus votos, parece que va a ser así. Aupada por la ultradercha madrileña y nacional, Ayuso camina exultante y veloz tras el liderato de Casado.

Además vimos cómo se despachó la presidenta Madrid en la plaza de Colón en la manifestación patriótica, metiendo al rey y a Casado en muchos apuros, y amplificando el “trifachito de Colón” con ella como lideresa.

Ayuso comienza su legislatura blanqueando a Vox –callando– ante "el discurso más segregacionista y xenófobo que se ha escuchado en la cámara madrileña en los últimos 20 años". La ultra R. Monasterio, de Vox, no se cortó ni un pelo en insultos racistas.

La presidenta revalida el mandato para dos años más al frente de la Comunidad de Madrid con una dependencia absoluta de la extrema derecha que exige derogar las leyes LGTBI, el cierre de Telemadrid y mano dura contra la inmigración y cuyas proclamas ya están incorporadas a su plan de ayudas a la natalidad.

Las promesas de Ayuso son un revoltijo, un reciclaje de saldo de disposiciones ya prometidas en 2019. Claro, por supuesto, no cumplidas ni en un 25%. Otras, no están presupuestadas ni son realizables, ni ella las quiere, o ya fueron aprobadas antes por el Ministerio de Sanidad y Educación. Son medidas tramposas, palabras huecas, ocultando la verdad de los datos de sus propuestas económicas para los ciudadanos madrileños. Y como siempre, Ayuso, made in neoliberalismo salvaje, favoreciendo a las clases altas y al empresariado, hablando de cara a la galería y atrayendo a un electorado entregado a su concepto de libertad mutilada y a la tabernalia.

El PP dice que el Gobierno autonómico es el "espejo" del que presidirá Casado en la Moncloa. Por eso, Ayuso pregunta: “Espejito, espejito mío, ¿quién es la presidenta autonómica más maja y guay de España?” Y ya puesta a interpelar a su espejo mágico, le indaga sobre quién sucederá a Pablo Casado en el PP. Y de paso, le pregunta en cuánto tiempo será esa sucesión.

Todos sabemos que Ayuso –y su efecto ayusización–, dentro de poco tiempo provocará más desprecio que simpatía. La política es así; el “éxito no dura para siempre”. IDA será un juguete político roto y el PP la tirará al cuarto de la basura de Génova 13 o donde se hayan ido los peperos.

Pero hasta entonces, esta IDA, Ayuso, en estado puro, populista y ultra, apoteósica, sin freno lingüístico e ideológico, marioneta manejada por los titiriteros M.A.R., F. Lasquetty, el juez motero Enrique López, y A. Serrano, está que se sale embriagada por su exceso de triunfalismo.

Ayuso, va a la caza de Pablo Casado. Y después de fra-Casado, a por P. Sánchez.

¡Criatura, qué engreimiento el tuyo; ser alternativa al actual Gobierno de España!

Ángel Lozano Heras es socio de infoLibre

¿Quo vadis Ayuso?

¿Quo vadis Ayuso?

Más sobre este tema
stats