El caminar hipócrita y mezquino de la derecha española

Ximo Estal

La derecha retrógrada que tenemos actualmente en nuestro país, al igual que algunos medios informativos, que son sus “palmeros oficiales” han estado haciendo un balance de lo acontecido durante este año, y cómo no, lo hacen con unos argumentos mezquinos apoyados en falacias, bulos e hipocresías, que demuestran el cariz infantil e inmaduro de sus nulas propuestas políticas y lo peor, el canallesco y ruin estatus de su hacer político y de respeto a las instituciones y a la propia constitución.

Estas últimas semanas, la mezquindad está siendo eje vertebrador de cualquier discurso de la derecha más retrograda y de la ultraderecha fascista y, lo peor, de cierta izquierda derechista que cae en su mezquina actuación de querer derribar lo que ellos no han han aceptado nunca: el Gobierno de coalición.

Pero si eso fuera poco, la mezquindad, la hipocresía también ha sido el caminar de la Justicia y por desgracia de la más alta institución del estado: la Casa Real. Es hipócrita, y por consiguiente mezquino, volver a hablar de víctimas de primera y segunda, y considerar que solo las víctimas de ETA merecen dignidad y honorabilidad y que los familiares de estas merezcan homenajes y respeto. Mientras las miles de personas que hoy en día todavía existen en cunetas y fosas, asesinadas de manera genocida por la dictadura, solo sean “huesos a los que hay que olvidar” y los familiares tengan que escuchar que hay que reescribir la historia y perdonar.

Es triste observar como todavía la derecha y el rey utilizan a ETA y sin embargo hacen el vacío a la dictadura y sus asesinatos después del golpe de estado de manera despiadada, humillante y canallesca e incluso como callan, ellos, y los medios informativos palmeros, cuando se vandalizan monumentos que recuerdan ese genocidio o se eliminan versos o no se hacen homenajes a personas que lucharon, o han luchado para que esa memoria histórica se recupere y que la verdad, la justicia y la reparación sea una realidad y no una utopía que la derecha y esas instituciones quieren hacer olvidad con el apoyo, también de una Iglesia Católica que les apoyo y de forma mezquina ayudo a expropiar y enriquecerse muy típico de lo que se hizo durante la reconquista y el genocidio conocido “descubrimiento de América”.

Ver al  alcalde de Madrid denigrar a Almudena Grandes y mientras tanto permitir las proclamas de Vox, es mezquino e hipócrita. Ver a Ayuso pactar una y otra vez con la ultra derecha, atacar los servicios públicos y exigir que se le de mas ayuda es mezquino e hipócrita. Observar como en Castilla y León el señor Mañueco “el rey de la macrogranjas” las utilice para atacar a Garzón, cuando la ley de Castilla León, Castilla la Mancha y el propio gobierno, pese que por las elecciones, se de arrebato y se diga lo contrario en el PSOE, está escrito y dice lo mismo que el señor Garzón ha dicho, es mezquino e hipócrita. Y lo peor y más mezquino es poner un bulo como la biblia a cumplir. Es triste observar como la mezquindad de un bulo supera a la realidad y la racionalidad. Pero para mí, ver cómo se intenta defender a unas instituciones que prevarican, se cargan de ideología para no impartir justicia real e igualitaria. Ver cómo se puede justificar que un rey emérito viva en un país que no respeta los derechos humanos y que ha defraudado, sea una de las personas más destacadas de una transición, es mezquino e hipócrita, puesto que todas aquellas personas e instituciones y medios de comunicación que deberían dar ejemplo de honorabilidad, racionalidad, actuando así, lo que hacen es poner odio, crispación y, lo peor, irracionalidad e insensatez.

Ximo Estal es socio de infoLibre

Más sobre este tema
stats