LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
El PP hace bandera de la investigación parlamentaria por contratos del covid tras bloquearla donde gobierna

Librepensadores

Evitar la ordinaria excepción

Jesús Pichel Martín

Es excepcional lo que se aparta de lo ordinario, de la regla común. Y la regla común y lo ordinario durante 37 años ha sido un bipartidismo imperfecto en el que PSOE y PP se alternaban en el gobierno, a veces apoyados sobre todo por los nacionalismos catalán y vasco. En 2015 esa regla ordinaria se rompió: ningún partido logró ser definitivamente hegemónico y no fue posible formar gobierno. El resultado de aquello lo conocemos: excepcional convocatoria de elecciones en 2016 e investidura a duras penas de Rajoy con la abstención técnica y forzada del PSOE.

La situación actual tras las elecciones de 2019 es, si cabe, aún más compleja por la mayor fragmentación y, sobre todo, por los vetos cruzados; aquel no es no de Sánchez de alguna forma ha calado en todos los partidos. Parece que, de nuevo, gana peso la excepcionalidad de convocar elecciones, quizá en noviembre.

La Constitución prevé en su artículo 99.5 que si pasados dos meses desde la primera votación de investidura ningún candidato hubiera obtenido la confianza del Congreso, el Rey disolverá las cámaras y convocará nuevas elecciones. Así establecido, en condicional, parece que efectivamente es una medida excepcional: lo ordinario es que no ocurra la no investidura, pero si ocurre este es el procedimiento ordinario.

Algo similar a lo que ocurre con la aplicación del famoso artículo 155 de la Constitución Española: lo ordinario es que las Comunidades Autónomas cumplan con las obligaciones que imponen la Constitución y las leyes, pero si no ocurre tal cosa el procedimiento ordinario es el previsto en el artículo.

Fue excepcional que se convocaran nuevas elecciones en 2015, como excepcional fue la aplicación del artículo 155 en 2017, pero nada impide, si se dieran los condicionales previstos, que se convocaran nuevas elecciones o que se aplicara de nuevo el 155.

Parece obvio que lo que hay que evitar es que lo excepcional deje de serlo y se convierta en la norma ordinaria. O sea, evitar que se dé el condicional que pone en marcha la ordinaria excepción. _____________

Jesús Pichel Martín es socio de infoLibre

Más sobre este tema
stats