Librepensadores

El futuro de Sánchez

Cesar Moya Villasante

Es necesario analizar bien lo que le espera a Pedro Sánchez al mando de este país, por poco tiempo o por largo. Todo depende de muchos temas difíciles de realizar.

España ha pasado un momento nulo con Rajoy. Por mucho que quiera explicar su partido, no se ha hecho nada. El país está parado en muchos aspectos: Cataluña en una fase dificilísima; la economía con unas incógnitas enormes de futuro porque hoy es universal y se adapta a los intereses puramente de las grandes empresas que son las que manejan todo... No es verdad que Rajoy haya salvado una economía hundida, que eso era verdad. Si no se rescató es porque Mariano era un ser obediente y en eso sí hemos tenido suerte porque Europa nos ha ayudado por ello. Nunca se ha criticado la deuda pública -impagable hasta nuestros bisnietos- y él la ha aumentado sin problema ninguno. Nunca le han puesto problemas de financiación porque es el truco del sistema para hacer imposible que la izquierda se haga con el poder.  Grecia sabe mucho de eso. Tampoco hizo nada este hombre para abortar la corrupción nacida con Aznar con la llegada de dinero europeo. Porque se robaba desde mucho tiempo atrás pero entonces no había dinero y casi ni se notaba. Cuando surgieron los primeros sospechosos se tendría que haber hecho algo, pero nada se hizo, quizá porque él mismo podía no tener las cosas muy claras. Pero no sigo con algo que nadie puede negar en su comportamiento porque lo que quiero es dar una opinión sobre el futuro del PSOE en el poder.

Creo que vamos a vivir un tiempo terrible de oposición. Un PP y Ciudadanos , ambos  rabiosos contra Pedro. Y su rabia la expondrán cada día haciendo casi imposible gobernar. Teniendo incluso el Senado para frenar cualquier intento de mejoras sociales y urgentes para hacer lo que nunca se ha hecho en mas de seis años. Aquí se verá bien que el patriotismo no existe realmente y lo único que se mira por la derecha es estar sentados en el gran sillón. Ellos saben que en la política solo se puede hacer lo que le indican las grandes empresas y si a eso le añadimos que se han metido en esos partidos gentes sin ninguna formación, solo para sobrevivir, tenemos las respuestas. No existe ética ni comportamiento educado entre ellos. Se tiran a matar porque su ansia de supervivencia lo requiere. Y estando en el gobierno se cobra más y se tienen más ventajas. Y yo fijo la formación, no en sus formaciones académicas que poco explican. Hablo de personas con educación, con formación en culturas de buen comportamiento, en ética o moral y que, en su fondo eso se traduce en ser buenas personas. Un calificativo que explica bien la empatía y el trato entre personas. Eso falta en muchos de aquellos que se insertan en la política de la derecha, que acoge simplemente a una persona obediente y dispuesta a aplaudir que es para lo que se le da un carné. Lo hemos visto bien con Rajoy, un hombre de poca valía aplaudido de forma enorme por todos los que estaban detrás. Simplemente porque es el que repartía los puestos.

Pero dicho esto, hay que contar con que el PSOE se haya preparado para esto. Se que han estado en silencio mucho tiempo y supongo que es con la ilusión de volver para lo que deberían saber con lo que se encuentran. De momento lo tienen fácil para empezar a hablar con Cataluña y con todos los que nunca han podido opinar. Pero después de eso viene la oposición a cualquier medida que se tome. Y aquí nos encontramos con el mayor problema que tiene este país desde demasiados años ya. El nacionalismo español. Así de claro. Porque el español acérrimo, el de himno y bandera, no contempla que existan otras comunidades que piensen de otra forma, que tengan su idioma, y que deseen más libertad de decisión, esa que parece ser exclusiva de unos pocos.  Y esa falta de comprensión hace que cualquier cosa que se conceda por la izquierda será castigada con dolor. Ahí sale la palabra España a relucir de forma insistente y nombra a aquellos que se la quieren cargar. O sea, lo mismo que el año 39 al fin de aquella Guerra Civil. Los salvadores de entonces siguen ahí, aunque sean los hijos o nietos. Y ese es el gran problema.

Cataluña y Euskadi son quizá las regiones más ricas de este país y más productivas. Porque Madrid, que se considera como tal, no produce. En la capital están la mayoría de las empresas representadas, pero más como parte comercial o de la propia representación ante otros países. Aquí se hacen esas buenas comidas de acuerdos, pero la producción no es tanta como en esas otras dos regiones donde existen fábricas de casi todo. Y ahí se contempla la diferencia que siempre ha habido. El porque de esas diferencias es largo de explicar porque también han estado apoyados por gentes que llegaban de otras provincias y que se afincaron allí. Ahora les llegan de otros países porque es el mundo globalizado al que hay que adaptarse. Pero en Madrid nunca se ha querido entender esa diferencia existente. Y, conociendo bien lo que pasa en Euskadi, ahí se están haciendo las cosas muy bien, potenciando el I+D al tener la facilidad de distribuir la riqueza de otra forma. Porque en esa tarea está el futuro del único empleo posible de aumentar y con futuro ante otros países competitivos. Puede que Ciudadanos se quiera cargar ese comportamiento pero se equivocaría profundamente. En Cataluña se esta perdiendo un tiempo en alardes independentistas que no van a ningún lugar pues hoy la independencia no existe porque el único que decide es el dinero y ya he dicho como lo hace. Por eso quizá hay que convencerles que con una nueva cara y otro tipo de empatía es fácil llegar a acuerdos si no te empeñas es ese alarde absurdo aquí y en Europa que no creo redundara en beneficio hacia nadie.

Con ello todos sabemos de la terrible imposibilidad de gobernar con unos partidos de la derecha que lo que menos les importa es España. Solo desean gobernar haciendo la oposición más salvaje que puedan, que todos conocemos de tiempos pasados y amparados por casi todos los medios de comunicación a su favor por haber estado soportados económicamente por ellos, en muchos casos y en otros por una ideología nacionalista exagerada. Pero siendo así, el PSOE tiene un arma esencial en este corto tiempo. Exponer a la ciudadanía sus proyectos y explicando cada día el porqué no se pueden poner en práctica por culpa de una oposición antisocial y salvaje, pero con firmeza de resolver algunos temas sociales obligados, para no dejar colgada a una gran parte de la sociedad. Con ello ya podría presentarse a esas elecciones próximas en las mismas condiciones que los otros partidos. Creo que los ciudadanos de buena voluntad entenderíamos hasta una subida de impuestos si ésta se explica con datos convincentes. Y culpando a aquellos que no te dejan hacerlo de otra forma. Pero sobre todo explicando a través de los medios de comunicación este modo de actuar, algo que no se ha hecho en ya muchos años. La comunicación es básica en el modo de gobernar en este tiempo tan difícil. _____________

César Moya Villasante es socio de infoLibre

Envejecer y rejuvenecer en política

Más sobre este tema
stats