LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Las farmacéuticas se resisten a crear nuevos antibióticos mientras Ucrania dispara el temor a una crisis sanitaria

Librepensadores

Sin voz no voto al Senado

Domingo Sanz

Los abajo firmantes, ante la eventualidad de que deban celebrarse nuevas elecciones generales, manifiestan que el sistema mayoritario que rige para atribuir los escaños en el Senado hace necesario que la confrontación electoral en esa urna se limite, en lo posible, a dos grandes candidaturas, una de las cuales, al menos, debería ser en forma de coalición.

A partir de esta evidencia, durante el pasado año electoral se llevó a cabo una iniciativa política independiente, de la que ahora informamos, en parte motivados por el comportamiento del señor Rajoy al amenazar con los senadores del PP el bloqueo de cualquier reforma, si no le dejan gobernar a él.

Desde el día 17 de junio de 2015 y hasta el cierre del plazo legal para formar coaliciones electorales, los firmantes y otras personas nos dirigimos a los principales partidos políticos de ámbito estatal que habían incluido en sus programas la necesidad de modificar la Constitución y de aprobar otras reformas. Lo que en general se entendía como “el cambio”.

Tales contactos con los partidos se llevaron a cabo mediante el envío de mensajes de correo electrónico o a través de las páginas de que disponen en Internet para recibir opiniones de los ciudadanos. Se canalizaron principalmente a través de un blog creado para ese fin, Sin voz no voto al Senado, aún accesible. Durante poco más de cuatro meses, el blog recibió más de 2.900 visitas y los partidos fueron destinatarios de decenas de mensajes enviados por personas perfectamente identificadas y conteniendo una misma propuesta.

Los mensajes que se enviaron solicitaban a los partidos que concurrieran en coalición a la urna del Senado pues, de lo contrario, y en virtud de la normativa electoral, el PP conseguiría la mayoría absoluta y su composición se convertiría en un obstáculo insalvable para la aprobación de las reformas. De hecho, eso fue lo que ocurrió: como es sobradamente conocido, mientras al Congreso el PP logró únicamente el 35% de los diputados, en el Senado alcanzó el 61% de los escaños. A pesar de que los porcentajes que consiguió en ambas urnas se quedaron muy lejos de la mayoría de los votos emitidos.

Esto ha significado que los programas del resto de partidos a favor del cambio político no sirvan ahora para nada, al no aplicar quienes los defendían la única estrategia posible para conseguir la victoria.

Hoy, más de mes y medio después del 20D, nos queda la satisfacción de haberlo intentado y, a la vista de que la legalidad sigue siendo la misma, la convicción de que solo una vez conseguido el triunfo en la urna del Senado serán posibles las reformas.

Domingo Sanz, socio de infoLibre, y 30 firmas más 

Más sobre este tema
stats