LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
El cóctel del populismo: un tercio de descontento económico, dos de “amenaza a la nación y los valores”

Libros

Barón: “Los políticos escriben pocas memorias por pudor”

Enrique Barón

Exministro del primer Gobierno socialista de Felipe González y expresidente del Parlamento Europeo, Enrique Barón (Madrid, 1944) acaba de publicar sus memorias y no tiene dudas de que “los políticos españoles escriben pocas memorias por un cierto pudor malentendido”. “Siglos de Inquisición, largos periodos de dictaduras y un país bastante ágrafo explican que el género memorialístico, tan extendido en el mundo anglosajón y en otros países europeos, no haya prosperado en España”, ha señalado Barón que ha presentado en Madrid su libro Más Europa ¡unida!, editado por RBA y que ganó el premio Gaziel de Biografías y Memorias.

A juicio del político socialista, pocos dirigentes españoles han escrito diarios o memorias interesantes y esa tendencia no ha cambiado en los últimos tiempos. La gran excepción a esa norma, en opinión de los estudiosos, se refiere a los Diarios del que fuera primer ministro y presidente de la República, Manuel Azaña.

El libro de Barón repasa, a partir de su trayectoria, las últimas décadas de la historia de España y de Europa. Entre la visión personal y el ensayo político el autor confiesa sus dos grandes amores públicos: la democracia española y la construcción europea. Añora Barón el espíritu de consenso que presidió la transición española, a pesar de las crecientes críticas que recibe aquel periodo histórico y lamenta que el actual Gobierno conservador del PP no se haya abierto a la posibilidad de pactos con la oposición.

Por otra parte, Barón se muestra partidario de reformar la Constitución de 1978. “La Constitución no debe ser considerada como si fueran las tablas de la ley y urge una reforma, por ejemplo, en el papel asignado al Senado que habría de ser una Cámara realmente federal”. No obstante, apuesta por mantener una visión optimista del camino recorrido. “Está claro que resulta necesario cambiar muchas cosas para mejorar nuestro sistema democrático, pero no conviene perder de vista todos los objetivos que hemos alcanzado”, resume Barón.

El que fuera presidente del Parlamento Europeo entre 1989 y 1992 se manifiesta muy crítico con la gestión de la crisis económica por parte de los gobernantes de la UE y lanza sus dardos contra el eje que formaron la canciller alemana, Angela Merkel, y el ex jefe del Estado francés, Nicolas Sarkozy, conocido como Merkozy. “Desde los primeros compases de la crisis”, argumenta Barón, “desde el hundimiento económico de Grecia, los dos mandatarios optaron por una política de castigo para los países que no cumplían con los objetivos. Ahora bien, se ha demostrado que esa política de austeridad pura y dura no ha dado resultado, ha sido un fracaso”.

Según Barón, que sigue muy de cerca la política europea, “una dieta eterna no es, en absoluto, la solución porque conduce a la anorexia económica”. Al mismo tiempo, el autor de Más Europa ¡unida! Memorias de un socialista europeo aclara que la unión monetaria no ha sido completada en los últimos años con la coordinación de las políticas fiscales y de presupuestos de tal modo que los Estados miembros han conservado todas sus prerrogativas económicas.

Más sobre este tema
stats