Cultura

Las distribuidoras independientes asumen el 93% de los estrenos desde la reapertura: "No queremos abandonar a los cines"

La directora Pilar Palomero en el rodaje de la película 'Las niñas'.

Desde su reapertura el pasado verano, las salas de cine han tenido dos pesadillas recurrentes. Primero, que con el aumento de casos las autoridades decidieran cancelar las actividades culturales. Segundo, que las distribuidoras —las empresas que sirven de enlace entre productoras y salas— pospusieran las fechas de estreno indefinidamente. Por esto han optado la mayor parte de las grandes compañías estadounidenses, las majors, siguendo el ritmo marcado por las malas cifras de la pandemia en Norteamérica. Las que han optado por mantener sus películas en salas han sido justamente las pequeñas, las distribuidoras independientes. Ellas son responsables del 93% de los estrenos celebrados desde junio, como reivindicaba Adicine —asociación que reúne a 14 de estas compañías— en una rueda de prensa celebrada el miércoles. 

En un año normal, esa cifra abría sido impensable. Normalmente, son grandes distribuidoras como Universal, Warner o Sony quienes copan la cartelera. Y, de hecho, incluso con este panorama, siguen bien arriba en la lista de películas más vistas, con filmes como Los Croods (Universal) o Wonder Woman 1984 (Warner). Pero el paso atrás de las majors, temerosas de que las condiciones no permitan recuperar en taquilla el dinero invertido, ha dado cancha a las independientes. Además, según los datos de Adicine, y ante la dificultad añadida para los estrenos internacionales, las pequeñas distribuidoras han dado más peso a los nacionales. Entre los estrenos más destacados de las empresas que forman Adicine está La boda de Rosa (Filmax) o Las niñas (BTeam), y la asociación asegura que sus miembros han lanzado un 50% más de títulos españoles. Si los ingresos de estas 14 empresas han bajado de media un 40% con respecto a 2019, la recaudación de sus películas españolas ha aumentado un 30%. 

Pero la rueda de prensa servía también para tener una visión general del estado de la industria, y particularmente el de la distribución, atrapada entre la necesidad de asegurarse una buena recaudación en salas con unos datos de taquilla bajo mínimos —razón por la que muchas han preferido posponer sus estrenos— y el apoyo a los cines. Las socias de Adicine aseguran haber apostado por lo segundo: "Hemos hecho un esfuerzo por no abandonar a los cines, por que tuvieran producto, y cuando pase la pandemia esperamos que lo tengan en cuanta", decía Miguel Morales, presidente de la asociación y parte de Wanda Visión. Junto a ella, forman parte de Adicine Avalon, Bteam, Caramel, DeAPlaneta, Festival Films, Filmax, Golem, Karma Films, La Aventura Audiovisual, SelectaVisión, Syldavia, Tripictures y Vértigo. 

Esta es una de las preocupaciones de la distribución independiente: ellas han apoyado a las salas que se mantienen abiertas proporcionándoles títulos que proyectar, pero saben que su campo de acción volverá a menguar cuando regresen las majors y vuelvan a copar el mercado. Creen que, cuando vuelva a ponerse en marcha la dinámica comercial habitual, "habrá un embotellamiento de películas americanas salvaje", ya que se unirán las que han retrasado su estreno con las que lo tienen aún pendiente. En ese sentido, el mensaje de las independientes es también una peticiónd e solidaridad a los cines. O incluso una advertencia amigable. "Los exhibidores se han dado cuenta de que la dependencia que tenían de los estrenos internacionales les ha llevado a situaciones muy difíciles", dice Morales. "Creo que esto hará que sean más sensibles a nuestro producto. Esa posición que han tenido durante muchos años de que el 75% u 80% de la taquilla dependan de grandes distribuidoras internacionales no es sostenible". 

Del mismo modo que la rueda de prensa transmitía una mano tendida a las salas, quedaba también patente un desencuentro con las grandes distribuidoras. Los asociados contaban que desde marzo a junio hubo reuniones semanales con las otras dos agrupaciones de distribuidoras, Fedicine (que incluye a las majorsmajors Paramount, Warner, Sony, Universal, Disney y Enterainment One, además de a la independiente A Contracorriente) y Próxima (formada por 15 distribuidoras independientes). Uno de los objetivos primordiales de estas charlas era el de fijar una fecha común para la reapertura de las salas y un calendario de estrenos. No fue posible. "Para nosotros fue muy frustrante, porque lo veíamos esencial", se quejaba el presidente de Adicine.

Pero la principal denuncia de las independientes es la "presión" ejercida por las majors majorspara que la empresa de distribución no cuente en las subvenciones a la producción. Hoy por hoy, en el baremo de méritos por el las producciones compiten por las ayudas del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA), que la película sea distribuida por una empresa independiente solo otorga 1 punto sobre 100. Las distribuidoras independientes querían que el ICAA, dependiente del Ministerio de Cultura, les otorgara 4 puntos. "[En el Gobierno] es muy sensible a este tema y está a favor del apoyo en puntos, pero tiene mucha presión de las multinacionales, incluso para la concesión de un punto", asegura Miguel Morales. 

Hay un problema más urgente, claro, que será la supervivencia de distribuidoras y exhibidoras, en un momento en el que los cines vuelven a cerrar por el empeoramiento de las cifras de contagios. "Perder estamos perdiendo todos", dicen desde la asociación, "y la supervivencia dependerá de si hay ayudas directas o no, de los ERTE...". Miguel Morales daba por sentado que algunas empresas, "como en todos los sectores", echarán el cierre: "Habrá cines que no volverán a abrir, y habrá distribuidoras que quebrarán". La pregunta es cuándo y cuántas. 

Competencia alerta de que sólo dispone de 15 personas para vigilar a 'youtubers' e 'influencers'

Competencia alerta de que sólo dispone de 15 personas para vigilar a 'youtubers' e 'influencers'

Más sobre este tema
stats