PORTADA DE MAÑANA
Ver
La bolsa o la vida: las negociaciones secretas que imponen en Europa las farmacéuticas

Cultura

Fallece la cantante y actriz María Dolores Pradera a los 93 años

Fotografía de archivo del 5 de diciembre de 2012 de la cantante y actriz María Dolores Pradera.

infoLibre

La cantante y actriz española María Dolores Pradera ha fallecido este lunes en Madrid a los 93 años, según informa el diarioEl País, que cita fuentes familiares.

Maria Dolores Pradera nació en 1924 en Madrid, pero a los seis años de edad se marchó a Chile con su familia regresando poco después a España. En su adolescencia vivió la Guerra Civil española y a su término inició estudios de bachillerato que no terminó para dedicarse al mundo de la interpretación y la música. En la década de los 40, Pradera comenzó su andadura como intérprete en películas como Yo no me caso (1944) o Los habitantes de la casa deshabitada (1946), pero fueron sus papeles en Altar Mayor (1943) y Inés de Castro, donde representaba a Doña Blanca de Navarra, los que le proporcionaron prestigio y popularidad.

La fecha de 1947 fue clave en la vida personal de la cantante y actriz, ya que contrajo matrimonio con el actor y escritor Fernando Fernán Gómez, del que se separó diez años después. Fruto de esta relación fueron los dos hijos de la pareja, Fernando y Helena.

Pradera también exploró la representación teatral en diversos teatros de España y México y participando en la compañía teatral de Carmen Carbonell y Antonio Vico. Especialmente destacables son sus interpretaciones en obras de Madre, el drama padre (1942) de Enrique Jardiel Poncela, y su participación en representaciones de textos claves de dramaturgos como Federico García Lorca y José Zorrilla.

Posteriormente, Pradera se convirtió en la actriz principal del Teatro Eslava de Madrid con la versión de La Celestina, una obra con la que acudió al Festival de Teatro de las Naciones en París.

En 1954 pasó a forma parte del Teatro Nacional María Guerrero durante tres temporadas, donde representó comedias como El Rinoceronte, El Jardín de los cerezos y Soledad. Mientras, en el Teatro Lara representó Las tres perfectas casadas de Alejandro Cassona y en 1968 interpretó Mariana Pineda de García Lorca, en el Teatro Marquina de Madrid.

Sus últimos trabajos en el cine fueron la película Fortunata y Jacinta (1960) y La Orilla (1970), donde la actriz culminaría una progresiva retirada de los escenarios y las pantallas para centrarse en el mundo de la canción. Sin embargo, Maria Dolores Pradera sufrió una grave enfermedad en 1984, por la que tuvo que ser hospitalizada, y que le obligó a dejar los escenarios, reapareciendo en 1987 tras superar la dolencia.

 

La música fue la otra gran actividad de María Dolores Pradera, debutando en 1952 como cantante en la boite de Alazán, y ya en esta fecha se decantaría por un estilo que sería su seña de identidad musical, el género lírico y folclórico. Prueba de ello son los cerca de 30 discos de oro recibidos a lo largo de su carrera.

Algunos de los temas que la encumbraron como interprete musical de referencia en el estilo folclólico son Fina estampa, Toda una vida, Quisiera amarte menos, El tiempo que te quede libre, Amarraditos, En un rincón del alma, Dos amores, Limeña, Amanecí en tus brazos, Son de la loma, Carino malo y Tú que puedes vuélvete.

Pradera dotó a su música de un sesgo internacional, como demuestran la multitud de giras musicales que realizó por Latinoamérica, como en el caso 20 Años México (1993) que le proporcionó un gran éxito en este país.

Maria Dolores Pradera obtuvo numerosas distinciones en reconocimiento a su labor artística, como prueba la concesión de la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo otorgada por el l Consejo de Ministros en abril de 2001. También recibió ese mismo año el Premio Homenaje de la industria discográfica de los Premios Amigo. Además, la cantante y actriz recibió el Premio Nacional de Teatro, la Medalla de Bellas Artes, así como el Premio Lara (1992), la Medalla de Oro de Madrid al Mérito Artístico (1987) o el Premio Orquídea en (1993).

El mundo de la música la recuerda por su humor "ácido", "irónico" y "destructivo": "Era una genia"

Rostros del mundo de la música y la cultura y amigos han coincidido en destacar este martes a la actriz y cantante María Dolores Pradera por su sentido del humor, al que han calificado de "ácido", "irónico" e incluso "destructivo", entre otros. "Era muy sabia, podía tener un humor muy ácido, eso demostraba que era muy inteligente, y era porque tenía un destructivo y tremendo sentido del humor, sin perder la sonrisa", ha destacado Massiel a su llegada al tanatorio de la M30 en Madrid, donde se ha instalado la capilla ardiente.

Según ha indicado, ha intuido el fallecimiento de la madrileña a primera hora de la mañana. "Hoy a las 8.00 he puesto la radio, me he puesto la mano aquí [en la cabeza], que es una cosa intuitiva, y yo decía... se ha muerto la Praderita, porque ya llevaba seis meses que no nos llamaba para cantarnos, y eso quería decir algo", ha relatado visiblemente emocionada Massiel, que ha destacado de ella su sabiduría, su razón, su entendimiento y su "retranca". "A mí me enamoró como ser humano", ha añadido.

También la cantante y productora Rosa León, ha recordado la faceta humorística de la artista. "Tenía un sentido del humor genial", ha dicho, pues se reía "como se ha reído [Fernando] Fernán Gómez, Rafael Azcona, porque era de una generación de sobrevivientes que pasaron la posguerra con sentido del humor, el humor del absurdo". "Era una genia", ha apuntado.

También el periodista Iñaki Gabilondo se ha acercado hasta el tanatorio para despedirse de la artista, de la que también ha resaltado su "fabuloso" sentido del humor, "el rasgo más desconocido de esta mujer". "Era una sorpresa para quien la conocía, era un sentido del humor irónico, incluso cáustico, encantadora, absolutamente fascinante y adorable", ha alabado Gabilondo, que ha añadido que era "una referencia luminosa".

La presentadora y también periodista María Teresa Campos, ha recordado de Pradera su amistad. "Era una grandísima artista y tuve el lujo de que fuera mi amiga, y la recordaré siempre y le agradeceré siempre cómo fue conmigo", ha expresado. Para Campos, su amistad con Pradera ha supuesto un "lujo" en su vida, y su figura también lo ha sido para la música española. "Recordad siempre que fue la primera que cantó rancheras y fue lo más famoso en México, con un estilo único y personalísimo, se llamó María Dolores Pradera, y fue mi amiga", ha concluido.

La cantante Rosana también ha querido dar su último adiós a la cantante y actriz. "Humanamente era única, y además era irreversible porque era grande y mágica por dentro y por fuera". Según ha señalado, tanto a nivel profesional como musical, "se ha ido una de las más grandiosas". "Alguien tan grande que el cielo se le va a quedar chiquitito", ha dicho ligeramente emocionada antes de entrar al tanatorio.

 

Más sobre este tema
stats