Libros

'Ni feo, ni católico, ni sentimental', la biografía definitiva de Javier Krahe, un talento musical que "no se merecía este país"

Federico Haro, junto a Joaquín Sabina y  Javier López de Guereña

Mauro Tortosa

Casi sesenta personas a través de entrevistas han ayudado a Federico de Haro a reunir la suficiente información para escribir su último libro: Javier Krahe. Ni feo, ni católico, ni sentimentalJavier Krahe. Ni feo, ni católico, ni sentimental. Agradeciendo la participación del hermano de Krahe para la elaboración de esta biografía, Enrique Krahe, empezaba este martes Haro presentando su libro en el auditorio del Espacio Fundación Telefónica junto a Joaquín Sabina y Javier López de Guereña.

“Mi terror inicial era que toneladas de información acabasen sepultando la genialidad de Javier Krahe, que era lo que yo quería captar”, decía Haro al principio de la presentación, además de explicar que las anécdotas han sido el hilo conductor que le ha permitido construir el perfil del cantautor. A su izquierda estaba sentado Javier López de Guereña, guitarrista y productor de Krahe, que ironizaba que era la segunda vez que su amigo le interrumpía las vacaciones. La primera vez, un 12 de julio de 2015 para despedirse de él tras su muerte en Zahara de los Atunes y esta vez para estar en la presentación de la biografía de su vida.

Definido por Haro como el “hijo predilecto de Javier Krahe”, Guereña recordó cómo eran los veranos del cantautor en la localidad gaditana con todo detalle. “Se levantaba sobre las once, se iba a desayunar con el periódico, comía, igual algún día se echaba la siesta y después se tomaba un cafecito descafeinado”, matizó su amigo. En ese momento le interrumpía Sabina para bromear con lo del “café descafeinado” a lo que añadía “se me acaba de hundir Krahe”, entre risas del público.

Sabina, que compartió anécdotas de cuando los dos cantaban en el sótano de la mítica sala madrileña La Mandrágora, dedicó al principio de su intervención unas palabras a la publicación: “En realidad este libro no solo me parece divertidísimo, sino que me parece necesario e imprescindible y creo que con él se empieza a saldar una deuda impagable que tiene este país con Krahe. Yo siempre me he endemoniado cuando se le ninguneaba en determinados sectores y siempre pensé que este país no se merecía un talento tan fino y exquisito como el de Javier”, ha añadido el cantautor.

El libro cuenta con un prólogo de Julio Llamazares, dos autorretratos realizados por el propio cantante, muchas fotografías inéditas, además de cinco canciones de la primera época de Krahe, entre ellas Obseso sexual.El acto terminó con un soneto dedicado por Sabina a su amigo fallecido:"Lo quise tanto que lo odiaba a veces / porque era tan mejor que me borraba, / multiplicó mis panes y mis peces / y temprano acabó lo que se daba. / Me quedé con el ruido, / él con las nueces, / yo con el mal menor, / él con las bravas, / ambos contra la gola de los jueces, / hasta en el diccionario cuecen habas. / Ejercí de escudero de su arte, / él me trataba como el Pijoaparte, / amaba ser Caín si yo era Abel, / cada cual a su forma y a su modo, / compartimos buñueles contra nodos, / nunca tendré un compadre como él".

Un libro en asturiano, seleccionado por primera vez por el Ministerio de Cultura entre los mejores editados en el 2020

Un libro en asturiano, seleccionado por primera vez por el Ministerio de Cultura entre los mejores editados en el 2020

Más sobre este tema
stats