Libros

Juanjo Sáez: “Detrás de cada número hay un drama humano”

Una viñeta de 'Crisis de ansiedad'.

Un hombre yace en el suelo. Se desangra y exhala su último suspiro: “Estoy PSOE”. El monigote es, en realidad, el protagonista de una de las incisivas e hilarantes viñetas del ilustrador Juanjo Sáez, que acaba de sacar el libro Crisis de ansiedad(Reservoir Books), un compendio de los dibujos que ha publicado en los últimos dos años y medio, que se acompañan de textos inéditos relacionados con una crisis personal, superpuesta a la que vivimos todos.

Hijo de un pastelero y un ama de casa, Sáez (Barcelona, 1972) vio cómo, tras una larga enfermedad de su madre, los dueños de la empresa donde trabajaba su padre le despedían sin mayores contemplaciones. De hecho, él lo explica en el libro, el negocio podría haber seguido adelante sin mayores complicaciones, pero la familia que lo poseía, “unos seres deleznables y oscuros”, simplemente no quisieron tener en cuenta la dura situación que atravesaba quien había sido su empleado durante toda su vida.

Al dibujante, que ha publicado las viñetas –a excepción de algún material inédito- en el diario catalán Ara, la dura experiencia personal se le junta con la crisis general. De ese estado surgen las mordaces críticas sociales que plasma en sus ilustraciones. “Vivimos en una realidad que provoca ansiedad”, explica el autor. “Una realidad en la que no puedes decidir nada en tu vida, porque todo el poder de decisión está en la macroeconomía, en los mercados”.

Ese sentimiento de insatisfacción y frustración, de querer y no poder, a él le llevo a frecuentar el despacho de un terapeuta. Pero tampoco fue una solución. “Te dan una pastillita que te ayuda a soportar sin que cambie nada”. Así que se refugió en su trabajo y en lo que a través de él podía aportar: una mirada penetrante sobre la realidad. “A pesar de que pueda parecer pesimista intento acabar diciendo que la vida se impone, que las cosas avanzarán por otro lado. Tengo fe y creo en las personas”.

A través de sus ilustraciones, Sáez no sólo plantea comentarios sobre el extraño caso de la crisis o nuestros gobernantes. También expone teorías propias, como la que dice que estamos sumidos en nuevo tipo de guerra, la económica. “Es una guerra más civilizada, porque no nos mandan a las trincheras. Y creo que estamos ante un cataclismo, pero esto desembocará en algo mejor. Ahora nos duchamos con agua potable cuando la mitad del planeta no tiene agua, y esto son cosas que cuando las sepan nuestros hijos o nuestros nietos dirán que si estábamos zumbados”.

Con un Gobierno de “derecha recalcitrante”, la cosa está por el momento complicada. Sobre todo porque con su concepción de la familia, con su posición ante el aborto o con el papel que otorgan a la Iglesia, la sociedad está avanzando por el camino de vuelta, hacia el pasado, una idea que Sáez plasma en varias de sus viñetas. Estas se definen por un estilo sencillo y extremadamente directo, ingenioso a la vez que evidente. “Me gusta jugar con el lenguaje”, explica él. “Lo que digo son cosas que hasta un niño entiende, porque de hecho los niños son capaces de explicarte las cosas mejor que los periódicos”.

Ante la “ansiedad” y el “miedo” que se han apropiado de la sociedad en los últimos años, el artista aboga por, cada cual con sus medios, enfocarse en las personas y dejar de lado los datos y los números. Sus viñetas se convierten así en “una forma de humanizar las cifras, como las de los parados, porque detrás de cada número hay un drama humano, y sus efectos son cosas como que no puedes dormir. Ese es el problema real: no que la banca pierde dinero, sino la persona que sufre las consecuencias”.

Viñetas satíricas contra la crisis

Viñetas satíricas contra la crisis

Más sobre este tema
stats