LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
El 55% de los españoles rechaza las bajadas de impuestos si suponen menos gasto público o más deuda

CRISIS ECONÓMICA

Declive imparable de la industria: la producción y el empleo caen un 4,6% en el último año

La facturación de la industria y los servicios ahonda su desplome

Mientras el Gobierno saluda la bajada del paro por el tradicional tirón turístico del verano, la industria languidece. El Índice de Producción Industrial que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha caído un 4,6% en el último año, el peor dato desde marzo. Si la cifra se limpia del efecto calendario –la diferencia en en el número de días hábiles que tiene un mes en los distintos años–, la tasa disminuye un 1,9%, el peor dato desde febrero. La industria lleva acumulando descensos de producción desde marzo de 2011.

Y el que peor lo pasa es el sector manufacturero, precisamente el que agrupa el 95% del empleo industrial y que ha reducido su actividad un 1,8% en junio. Según los últimos datos facilitados por el Ministerio de Empleo, la afiliación a la Seguridad Social en la industria manufacturera ha caído un 4,6% en el último año, prácticamente el mismo porcentaje de descenso de la producción –4,5%– que registra el INE para este subsector. La caída del consumo explica buena parte de esta debilidad: la fabricación de prendas de vestir se ha desplomado un 17,7% y la de calzado, un 13%. La de productos informáticos y electrónicos, un 15,98%. La subida de los impuestos del tabaco está detrás del acusado 25% que ha bajado la producción de este sector y la agonía de la construcción, detrás del descenso del 15,2% con que ha terminado junio la fabricación de muebles. La construcción naval, que arrastra por culpa del conflicto del tax lease, años de parálisis, ha caído un 22,8%.

El único dato que permite apuntar un cierto optimismo es el 1,5% que ha crecido el índice de producción de los bienes de equipo, aquéllos que se utilizan para la fabricación de otros. Entre ellos destaca el motor, alimentado por las ayudas públicas del Plan PIVE, que experimenta un alza en su nivel de producción del 11,4%. “Aunque ya no se producen las caídas tremendas de 2012 [con descensos de hasta el 8,4% en abril], los argumentos a favor de la recuperación son muy débiles en lo que a la industria se refiere”, explica Miguel Puente, de Economistas frente a la Crisis. A su juicio, la mejora de las exportaciones no es de envergadura tal que haya llegado aún al sector secundario y pueda tirar de su producción. Por el contrario, el aumento de las ventas al exterior se ha producido más bien en servicios –ingeniería, arquitectura–.

Además, la producción industrial española es de bajo contenido tecnológico, no puede competir con la de países como Alemania. España exporta calzado; los alemanes, maquinaria, aparatos eléctricos o productos farmacéuticos.

Los contratos temporales y a tiempo parcial del verano reducen el paro en julio

Los contratos temporales y a tiempo parcial del verano reducen el paro en julio

600.000 empleos perdidos

Otro factor que no debe olvidarse es la dependencia energética de la producción industrial. Fruto del aumento de sus precios, el suministro de electricidad, gas, vapor y aire acondicionado ha experimentado un descenso del 7,6% en el último año, un 6,2% desde enero.

Desde enero de 2005 los afiliados de la industria a la Seguridad Social han pasado de 2,63 millones a los actuales 2,03 millones, aunque en enero de 2008 llegaron a ser 2,73 millones. Es decir, se han perdido 600.000 puestos de trabajo en menos de una década. Por el contrario, los cotizantes del sector servicios han pasado de 11,27 millones en enero de 2005 a 12,30 millones el pasado julio –aunque alcanzaron los 12,88 millones en diciembre de 2008–. Un millón más pese a la crisis. Una buena muestra de la terciarización de la economía española y de su continuado declive industrial.

Más sobre este tema
stats