LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Así camuflan los diputados los datos sobre sus intereses económicos y esconden su agenda de reuniones

MERCADO LABORAL

El Estado dedica a prestaciones por parado un 20% menos que en 2010

El Estado gasta en prestaciones sólo 524,34 euros por parado, un 20% menos que en 2010

Más allá del aumento o reducción del desempleo cada mes, hay una tendencia constante en las cifras que publica el Gobierno desde el comienzo de la crisis: cada vez menos parados cobran una prestación. La llamada tasa de cobertura se ha desplomado desde el 79,1% de agosto de 2010 hasta el 64,6% de agosto de este año. En cifras absolutas, de los 4,69 millones de desempleados registrados en las oficinas del SEPE, el antiguo Inem, 1,84 millones no perciben un euro del Estado. 700.000 más que hace tres años.

Es más, el SEPE cada vez gasta menos en estas prestaciones. El pasado agosto desembolsó 2.463 millones de euros, un 7% menos que en el mismo mes de 2012. Si entonces el Estado pagaba una media de 845,2 euros mensuales a quienes cobraban una prestación, este año la cuantía ha bajado a 821,8 euros. Pero si la cuenta se hace dividiendo el número total de parados registrados por el gasto en prestaciones, resulta que el Estado ha reducido un 20% el dinero que destina a los desempleados desde agosto de 2010. De los 656,7 euros de entonces –cuando había 3,9 millones de parados– a sólo 524,3 euros ahora –4,7 millones de parados–. Y la cuenta no ha dejado de bajar: en agosto de 2011 eran 594,6 euros por parado; en 2012 se quedaron en 577,9.

La caída, en cualquier caso, es fruto de una política premeditada. Ciertamente, el aumento del paro de larga duración, otra constante de la crisis, reduce la factura del desempleo: al agotar la prestación contributiva, de mayor cuantía, comienza a cobrarse el subsidio –426 euros–. Después sólo quedan la Renta Activa de Inserción, otros 426 euros, o el Plan Prepara, en la misma cantidad. Con seis millones de parados, según la EPA, y una economía en recesión, son cada vez más quienes agotan todas estas ayudas sin haber encontrado antes un trabajo. En el proyecto de Presupuestos de 2014, el Gobierno reconoce que el "trasvase de beneficiarios al subsidio por desempleo" ha recortado la nómina de las prestaciones. 

Una buena muestra de la cronificación del desempleo es el aumento continuado de quienes cobran la Renta Activa de Inserción –426 euros–. La perciben durante 11 meses los parados mayores de 45 años que hayan agotado el subsidio y no posean otras rentas. En agosto de 2010 eran 128.462 personas, en agosto de este año son casi el doble: 240.510.

Más difícil conseguir una ayuda

Pero es que, además, el Ejecutivo adoptó en el último año toda una batería de medidas cuyo único objeto es encoger el gasto en prestaciones por desempleo, que el año próximo está presupuestado en 29.429,3 millones de euros.

En 2012 el Estado desembolsó 31.678 millones por este concepto, un 7% más que en 2011. “En el actual contexto de consolidación fiscal, el ineludible cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria asumidos ante la Unión Europea ha motivado la adopción por parte del Gobierno de medidas de ajuste en el ámbito de las prestaciones por desempleo”, se justifica en los Presupuestos de 2014. Así que, para ahorrar, el Ejecutivo redujo en julio de 2012 del 60% al 50% de la base reguladora la cuantía de la prestación que perciben los parados a partir del séptimo mes que permanecen en el desempleo. También endureció los requisitos para cobrar tanto las ayudas del Plan Prepara como la Renta Activa de Inserción. Y suprimió el subsidio especial para mayores de 45 años, además de elevar a 55 años la edad necesaria para percibir la ayuda destinada antes a los mayores de 52.

Sin embargo, el resultado no ha sido el esperado. Según destaca CCOO, el Gobierno preveía en sus presupuestos para el ejercicio aún en curso que el número de beneficiarios de prestaciones por desempleo disminuyera un 9% al mes. Sin embargo, la reducción no superó el 0,77%.

Menos dinero para cursos de formación, más para bonificaciones

Para 2014, al menos ésa es la intención del Gobierno, manifestada en los Presupuestos, el SEPE reducirá en un 56% su inversión por parado el año próximo respecto a 2011, denuncia CCOO. De 1.550 euros a 682. El sindicato achaca el bajón a la acción combinada de dos elementos: el recorte en las políticas de empleo, que ya acumula una caída del 43% desde 2011, y el aumento del paro.

Sobre la promoción del empleo, el tijeretazo a las transferencias que recibirán las comunidades autónomas para orientación profesional alcanza el 51%. No es la única partida que lo sufrirá. CCOO critica que se recorten hasta un 98,8% las destinadas al autoempleo y creación de empresas, un 48,6% las de desarrollo local, un 35% las de fomento de la movilidad geográfica y sectorial, un 4,6% las de formación de desempleados, un 0,24% las de formación a ocupados…

Por el contrario, las cantidades que sí aumentan son las bonificaciones a los contratos, un 21,6%. Así, los descuentos en cuotas a las empresas supondrán el 36% de las políticas activas de empleo, tres puntos más que este año. Expertos y sindicatos son muy críticos con la eficacia real de estos instrumentos para estimular la contratación. De hecho, aseguran que sólo dan resultados si se reducen a colectivos muy específicos.

Rajoy prevé crear 1.600 empleos al mes en un país con 5,8 millones de parados

Rajoy prevé crear 1.600 empleos al mes en un país con 5,8 millones de parados

Menos dinero para mejorar el SEPE

Otra partida que sufre un recorte del 50% es la destinada a "modernizar" el SEPE, que se queda en 15 millones de euros para 2014. Es exactamente el mismo porcentaje en que crece la cantidad consignada para pagar a las agencias privadas de colocación, 30 millones de euros. Las ETT comenzarán el año próximo a competir con los servicios públicos de empleo a la hora de encontrar trabajo a los parados. También baja el gasto en personal: un 2%. “Cada vez es más evidente”, se queja CCOO, “la opción del Ejecutivo por la privatización”.

Para UGT, en cambio, lo preocupante es que el SEPE pretenda reducir el gasto en prestaciones quitándoselas a los 400.000 parados a quienes prevé sancionar por fraude fraudeel próximo año. Según aparece en el Presupuesto del Estado, la intención del Ministerio de Empleo es, por tanto, triplicar las 122.350 bajas en prestaciones registradas hasta el 31 de julio porque el desempleado no estaba disponible cuando se le hizo una oferta laboral. “Eso supondría quitárselas al 14% de los perceptores actuales”, denuncia el sindicato. Sólo 3.309 bajas, destaca UGT, corresponden a personas que rehusaron participar en los cursos de formación que se les ofrecieron.

Más sobre este tema
stats