La salida de la crisis

El exiguo crecimiento de la exportación revela que no hay cambio de modelo económico

¿Qué fue de… la supresión de los puentes festivos?

Primero el árbol. Las exportaciones crecieron en 2014 un 2,5% y superaron por primera vez la cifra de los 240.035 millones de euros. Ahora el bosque. El crecimiento de las ventas al exterior –fundamentales para superar la crisis, crecer y aumentar salarios– fue modesto, se basó en los sectores tradicionales –automóvil, textil y calzado– y estuvo acompañado de un fuerte aumento de las importaciones (5,7%). La diferencia entre ventas e importaciones situó el déficit comercial en 24.500 millones, lo que supone un aumento del 53% respecto al año anterior. La marcha de las exportaciones evidencia que, en contra del mensaje que lanza el Gobierno, no ha habido un cambio de modelo productivo en la economía.

El modesto crecimiento de las ventas al exterior (2,5%) fue el menor de los últimos cinco años. En el otro lado, el de las compras de mercancías, desde 2006 no superaban a las ventas. Se repite algo característico de la economía española: en cuanto crece, las importaciones superan a las exportaciones y el déficit comercial aumenta. Este año, con previsiones de crecimiento por encima del 2%, sólo la caída en el precio del petróleo y las medidas del Banco Central Europeo (BCE) evitarán un escandaloso aumento de los desequilibrios.

Inversión parada

Pero en el bosque de los datos, hay algunos muy preocupantes. Así lo cree el economista José Carlos Díez. "Un ejemplo", explica, "es el descenso en las exportaciones de máquina herramienta (8%) en 2014, un sector muy potente por ejemplo en el País Vasco, o la caída de ventas en la electrónica de consumo (3%), no estamos siendo competitivos". Aún más. Según Díez, "las importaciones bienes de capital del cuarto trimestre de 2014 respecto al primer trimestre, han caído un 5%, lo que quiere decir que la inversión de las empresas se ha parado".

En suma, la marcha y la base de las exportaciones, que aportan un 31,8% al PIB, según datos del Banco Mundial (45,6%), demostrarían, en opinión de Díez, que "el cambio ha sido en todo caso a un modelo low cost"low cost. No es el análisis del Gobierno. En el programa La Brújula de la Economía de Onda Cero, esta misma semana, el ministro de Industria, José Manuel Soria, defendió que el cambio de modelo de la economía es un hecho.

¿Nuevo modelo?

Soria defendió la mejora de la industria ("El valor añadido bruto aumentó en 2014", aseguró en la entrevista) y detalló en qué se basa el nuevo modelo productivo que el Gobierno da por cierto. Ese nuevo modelo, dijo Soria "está basado en el sector exterior, en la innovación, en la industria y en las exportaciones".

En buena parte también, el aumento de las exportaciones se ha debido a la ganancia de competitividad por los fuertes recortes de salarios. Pero esa circunstancia no puede ser permanente, señalan los expertos. La subida de salarios y el aumento del consumo interno (más exportaciones) jugarán en contra de las cifras de ventas internacionales en los próximos meses.

El economista Juan Ignacio Crespo resta importancia a la moderación en el crecimiento de las ventas al exterior que se registró el año pasado: "Desde el 1 de enero de 1999 (constitución del euro) las exportaciones han tenido un buen comportamiento, han crecido siempre, al margen de subidas o bajadas del euro".

Como en China

Crespo cree que los datos de 2014 son "normales". "Como sucede en China" asegura "no se pueden mantener siempre niveles de crecimiento muy elevados". El economista entiende que España no ha cambiado de modelo económico –"Nadie lo hace"–, asegura, y sí cree que las bajadas salariales han influido en sectores como el del automóvil "por pasiva, más para evitar el menos que para sumar".

Las bajadas de salarios en el sector del automóvil han sido la clave para la buena marcha del sector. Los fabricantes de automóviles, favorecidos por la depreciación del euro, incrementaron el valor de las exportaciones de coches en 2014 en un 7,3%, hasta alcanzar los 28.974 millones de euros, que se elevan a 40.000 millones, un 10,4% más, si se agregan componentes. A cambio, el sacrificio salarial de sus empleados ha sido muy importante.

Para la economía española, el sector del automóvil es vital. Su peso en el conjunto de las exportaciones alcanza el 16,5%. Las 11 multinacionales presentes en el país lo han convertido en el segundo fabricante de vehículos de la UE y el 11º en el mundo. Representa en torno al 10% del PIB nacional. En palabras extraídas de las publicaciones de Marca España, "es un sector estratégico"Marca España. "El que mayor impacto tractor tiene", en palabras del ministro Soria, con un impacto de 12 euros por cada uno invertido, según informes de Deloitte. La única pega es que no supone un cambio de modelo. 

Utopía

Más sobre este tema
stats