PORTADA DE MAÑANA
Ver
España se sitúa como uno de los países europeos con mayor brecha de género en la cúpula judicial

Pescanova

Fernández de Sousa dimite como presidente tras llevar Pescanova a la bancarrota

Manuel Fernández de Sousa dimite como presidente de Pescanova tras 37 años

INFOLIBRE

Manuel Fernández de Sousa presentó su dimisión como presidente de Pescanova este miércoles durante la reunión del consejo de administración de la compañía, que ha tenido lugar en la sede de la firma en Chapela.

En dicha reunión también se ha acordado la convocatoria de la junta de accionistas para el próximo 12 de septiembre en primera convocatoria, donde estaría previsto que dimitieran los miembros del consejo de administración en bloque.

El directivo, sin poderes ejecutivos ni patrimoniales por orden judicial desde el pasado 25 de abril, ha permanecido durante 37 años en la compañía, de la cual tomó las riendas en 1980. Fernández de Sousa está pendiente de ser llamado a declarar ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, tras ser imputado por varios delitos.

"Básicamente al final uno se queda con una idea y es que ha habido errores y aciertos, pero Pescanova está ahí, es una gran empresa y lo que se ha hecho es conseguir que siguiera viva como está", argumentó el directivo tras su renuncia.

En declaraciones a los medios posteriores a la reunión del consejo, que aceptó por unanimidad su dimisión en una sesión que se prolongó durante unas seis horas, Fernández de Sousa dijo que el informe 'Forensic' de KPMG incluye conclusiones en las que puede estar "más de acuerdo" y otras en las que lo está "menos", pero en todo caso ha reconocido que "ha habido errores".

Así, ha indicado que los "errores en el 'management' tienen siempre un responsable primero" el cual, según apuntó, es él mismo. "Como consecuencia de tener que asumir la responsabilidad de los errores, que todos tienen explicación, pero no dejan de serlo; es obligado presentar mi dimisión en el consejo", aseguró en ese sentido.

Fernández de Sousa ha insistido en que deja su cargo tras 37 años en la empresa donde "ha habido errores y aciertos", pero ha matizado que "Pescanova está ahí, es una gran empresa y lo que se ha hecho es conseguir que siguiera viva como está, con todos sus trabajadores cobrando, trabajando y con todos sus barcos pescando". A ese respecto, tras considerar que ése era el objetivo que tenía que tener como máximo responsable de la empresa, dijo que "ahora corresponderá a otros la siguiente etapa".

Houlihan Lokey, el rey de las quiebras, negociará con Fomento la deuda de las autopistas radiales

Houlihan Lokey, el banco con el que Fomento negociará la deuda de las autopistas radiales

Auditoría 'Forensic'

Sobre si el resultado de la auditoría 'forensic' ha precipitado su decisión de renunciar, Fernández de Sousa consideró que "en el momento en el que hay errores importantes", él siempre había pensado que, "al final de ese periodo de transición, cuando saliera el informe", debía dimitir, máxime desde que el pasado marzo informó de problemas en las cuentas y se contrató el citado 'forensic'.

"Nadie es insustituible, yo tampoco lo soy y por tanto es mi obligación, llegado este momento es presentar mi dimisión, cosa que he hecho", aseveró, al tiempo que recordó que en anteriores consejos las peticiones de dimisión realizadas por consejeros críticos no salieron adelante y resultó ratificado como presidente de Pescanova.

Más sobre este tema
stats