Coronavirus

El FMI estima que el PIB de España se contraerá un 8% en 2020 y que el paro llegará al 20,8%

Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI:

infoLibre

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha actualizado este martes sus estimaciones macroeconómicas para España y las ha empeorado de forma significativa como resultado del impacto del coronavirus Covid-19, de forma que ahora espera que cierre 2020 con un paro del 20,8% y una caída del producto interior bruto (PIB) del 8%.

Se trata de los peores datos macro registrados por España en muchos años. De confirmarse la contracción del 8% de la economía, sería el peor dato registrado en toda la serie histórica del Instituto Nacional de Estadística, que comenzó en 1970, y, probablemente, la mayor contracción experimentada en el país desde la Guerra Civil.

En el informe bianual del FMI Perspectiva Económica Mundial, el organismo ha revisado en 9,6 puntos porcentuales a la baja la previsión del PIB para España para 2020. En 2021, el crecimiento será del 4,3%, lo que supone una corrección al alza de 2,7 puntos con respecto a las estimaciones de enero.

"Es una crisis como ninguna otra", ha asegurado la economista jefa del FMI, Gita Gopinath, quien ha alertado de que, a la magnitud del shock, hay que sumar la incertidumbre sobre su duración o intensidad.

"Es muy probable que la economía global experimente su peor recesión desde la Gran Depresión [de los años 30], sobrepasando la vista durante la crisis financiera global de hace una década. Se prevé que la Gran Reclusión, como se podría llamar, disminuirá el crecimiento global de forma dramática", ha agregado Gopinath.

La contracción de España entre los países será la segunda mayor entre las mayores economías europeas, solo por detrás de Italia (-9,1%). Francia y Alemania experimentarán un descenso del 7,2% y del 7%, respectivamente.

En el conjunto de la zona euro, el PIB caerá un 7,5% y repuntará un 4,7% en 2021. Por países, el mayor hundimiento será en Grecia, cuyo PIB se contraerá un 10%. Por detrás se situarán Italia, Letonia (-8,6%) y Lituania (-8,1%). En quinta posición estarán tanto España como Eslovenia, con un -8%.

Tasa de paro

El desequilibrio económico de España como consecuencia de la pandemia del coronavirus también se extenderá a otras variables, como la tasa de desempleo o la inflación. En lo que respecta al mercado laboral, España registrará una de las peores correcciones de su entorno. Mientras que 2019 cerró una tasa de desempleo del 14,1%, en 2020 llegará a ser del 20,8%. En 2021 mejorará la situación, pero aún así se mantendrá en el 17,5%.

En Italia, el paro crecerá del 10% en 2019, al 12,7% en 2020. En 2021 caerá hasta el 10,5%. En Francia el paro alcanzará el 10,4%, casi dos puntos más que el año pasado, y en Alemania apenas se elevará en siete décimas, hasta el 3,9%.La cifra más elevada de la eurozona seguirá siendo la de Grecia, cuyo paro pasará del 17,3% al 22,3%, mientras que el mayor alza en puntos porcentuales será la de Portugal, cuya tasa escalará desde el 6,5% hasta el 13,9%.

En lo que respecta a los precios, el FMI ha revisado los pronósticos de España y espera que registre una deflación del -0,3% en 2020, mientras que en 2021 volverá a una inflación del 0,7%. En el conjunto de la eurozona, los precios se elevarán en dos décimas este año y en un punto porcentual en 2021. Italia registrará un alza de precios del 0,2%, mientras que Francia y Alemania cerrarán este año con una inflación de tres décimas cada uno.

Hundirá un 3% el PIB mundial en 2020

Según las nuevas previsiones del FMI, la pandemia provocará un desplome sin precedentes de la economía mundial, que en 2020 registrará una contracción del PIB del 3%, en su peor recesión desde la Gran Depresión, y anticipa un rebote del 5,8% de la actividad en 2021, siempre que la virulencia de la pandemia se haya apagado para la segunda mitad del año, permitiendo una gradual reapertura de las economías.

Gopina destaca que la crisis del coronavirus y de las medidas de contención implementadas, además del enorme impacto en la actividad económica, que probablemente supere ampliamente las pérdidas de la crisis financiera, conlleva un alto nivel de incertidumbre sobre su duración e intensidad, semejante al de una guerra o una crisis política, mientras que, a diferencia de las crisis normales, el rol de las políticas económicas no pasa por reactivar la demanda con la mayor celeridad, sino por la contención, dificultando el estímulo de los sectores más afectados.

"Se prevé una recuperación parcial en 2021, con un crecimiento por encima de la tendencia, aunque el nivel de PIB se mantendrá por debajo de la tendencia previa al brote vírico, además de con una considerable incertidumbre sobre la fortaleza del rebote", subraya.

De este modo, el FMI advierte de que sus pronósticos tienen como escenario base que la virulencia de la pandemia se apaga en la segunda mitad de 2020, permitiendo una reactivación gradual de las economías, que concentrarían así el mayor impacto negativo de las medidas de contención implementadas en el segundo trimestre del año.

Sin embargo, la institución alerta de que en el caso de que la contención de la pandemia y reapertura económica llevará más tiempo del previsto, demorándose hasta el próximo otoño, el crecimiento del PIB en 2020 sería 3 puntos inferior al planteado en el escenario base en 2020 (-3%) y la recuperación se mantendría prácticamente un punto por debajo de la proyectada hasta 2024.

Asimismo, bajo la hipótesis de un segundo brote de Covid-19 en 2021, el FMI estima que el crecimiento ese año se situaría cinco puntos por debajo del estimado en el escenario central (+5,8%), dando así al traste con la recuperación parcial prevista de la economía a partir del próximo año.

En un tercer escenario alternativo que combinase ambos supuestos adversos, la institución anticipa una caída de la actividad hasta 4 puntos mayor que en el escenario base de 2020 y de 8 puntos porcentuales en 2021, lo que implicaría un segundo año de profunda contracción del PIB global.

En todos los escenarios planteados, la economista jefe del FMI considera que las economías avanzadas con mayor capacidad de gobernanza y sistemas sanitarios más equipados, además de con el privilegio de emisión de moneda de reserva, se encuentran relativamente en mejores condiciones para capear la crisis, mientras que numerosas economías emergentes y en desarrollo sin tales activos deberán confrontar varias crisis de manera simultánea a la sanitaria, incluyendo financiera y económica, por lo que necesitarán ayuda de las economías desarrolladas.

Por otro lado, el FMI destaca las ágiles y significativas medidas introducidas por los bancos centrales en respuesta a la crisis, que han ayudado a mitigar la caída del valor de los activos, subrayando en particular el acuerdo entre varios grandes bancos centrales para activar líneas swap que garanticen la liquidez a nivel internacional.

"Cuando la economía mundial se enfrentó por última vez a una crisis de esta magnitud en la década de 1930, la ausencia de un prestamista multilateral de último recurso obligó a los países a pelear por la liquidez internacional, adoptando inútiles políticas mercantilistas, lo que empeoró aún más la recesión mundial", añade.

El paro sube en 121.000 personas hasta marzo y se destruyen 285.600 empleos, sus peores datos desde 2013

El paro sube en 121.000 personas hasta marzo y se destruyen 285.600 empleos, sus peores datos desde 2013

Más sobre este tema
stats