LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La especulación y el rentismo siguen dominando el mercado de la vivienda tras el fin de las 'golden visa'

LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

La menor caída del empleo en un agosto atípico permite una bajada récord del paro registrado

La construcción es el segundo sector que más empleo ha perdido en agosto.

La Seguridad Social perdió en agosto 118.004 afiliados, en un mes que habitualmente es malo para el empleo al desinflarse el pico de actividad estival. Aun así, la cifra equivale a casi la mitad de los empleos que se destruyeron en agosto de 2019, antes de la pandemia: 212.894. Esa menor pérdida de ocupados –no hay otra similar desde 2014– se ha traducido en una disminución del paro registrado en las oficinas del Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE) nunca vista en un mes de agosto. Hasta ahora siempre había subido. Sin embargo, este año el desempleo ha caído en 82.583 personas, un 2,42%, respecto al mes anterior. En el agosto precovid, las listas del paro tenían 29.780 registrados más que en julio.

La aparente contradicción de que disminuya el empleo, pero no aumente el paro, y que, además, descienda con cifras históricas se explica no sólo por esa menor caída de la afiliación a la Seguridad Social. También por el hecho de que no todos los que se dan de baja como cotizantes se apuntan al paro. En agosto empiezan a desactivarse los numerosos trabajadores de temporada que sólo se activan en verano, y vuelven de nuevo a los estudios, por ejemplo. Es decir, aunque ambos registros no muestran esos flujos –habrá que esperar a las cifras de la Encuesta de Población Activa (EPA) del trimestre–, en agosto ha habido un aumento de los inactivos, que dejan de cotizar pero no aparecen en las listas de desempledos. Un trasvase parecido al que se produce tras la campaña navideña.

Entre quienes se han dado de baja en la Seguridad Social también se encuentran los 59.534 afiliados del sector de la educación que se han quedado sin trabajo, como ocurre cada mes de agosto. Y 19.937 de la construcción. Por el contrario, la hostelería ha aguantado este año el fin del verano, intenta alargar lo máximo posible la temporada alta y suma 30.690 afiliados más. En agosto de 2019 sólo aumentó en 2.860 nuevos cotizantes.

Finalmente, la contratación ha perdido fuelle en agosto, con un descenso del 23,43% respecto al mes anterior. En julio los contratos sólo habían experimentado un crecimiento mensual del 2,24%. Como se ha contratado menos de lo que sería habitual –julio y agosto de este año suman 3,24 millones de contratos, 454.000 menos que en 2019–, también se ha despedido menos.

Todos los sectores mantienen el empleo, menos los bancos

Aun así, el mercado laboral español mantiene 19,47 millones de empleos, casi la misma cifra de febrero de 2020, justo antes de que irrumpiera el coronavirus. Y 3,33 millones de parados registrados. Pese a lo atípico de los dos meses de agosto de la pandemia, el de 2020 y el de 2021, otras dinámicas se mantienen. El pasado 31 de agosto se dieron de baja nada menos que 342.276 trabajadores. El primer día hábil del mes habían sido contratadas 320.323 personas, pero perdieron su empleo aún más, 379.031. Un indicativo de la elevada temporalidad del empleo estival. De hecho, la contratación indefinida se recortó un 28,11% respecto a julio, más que la temporal, y la cuota de contratos fijos en el total se ha reducido al 8,75%.

Además de la educación, también han perdido ocupados la construcción –casi 20.000–, la industria –17.000–, las administraciones públicas –14.514–, las actividades artísticas –13.549– y el comercio –7.000–. Por el contrario, han aumentado sus cotizantes la hostelería –la que más, un 2,39% mensual– y la sanidad –27.046, un 1,54%–. Eso sí, todos los sectores de actividad tienen ahora más afiliados que en agosto de 2020, excepto los bancos y aseguradoras, que han perdido 5.084 trabajadores, un 1,6% de sus plantillas, como resultado de los grandes despidos colectivos del último año.

Traducida a cifras de paro registrado, el descenso de afiliados en la construcción ha supuesto un aumento de 1.139 desempleados. Además, ha caído considerablemente el número de quienes no habían trabajado en el último año: 22.873 del total de 82.583 en que se recortó el paro en agosto.

Por comunidades autónomas, el empleo está aguantando en las más dedicadas al turismo como Canarias y Baleares, acompañadas de Galicia, Asturias y Cantabria, quizá por el aumento del turismo nacional en esos destinos. Pero desciende en Andalucía –0,14%–, Cataluña –1,42%–, Madrid 0,77%–, País Vasco –1,22%–y Murcia –1,73%–.

Por lo que se refiere a los ERTE, sigue reduciéndose el número de trabajadores protegidos por estos mecanismos públicos. Ya son 272.190, de los cuales 65.373 corresponden a bares y restaurantes, 40.000 a comercios, 39.091 a hoteles, 13.550 a agencias de viajes y 11.781 a actividades recreativas. No obstante, el ritmo de salida de los ERTE se ralentiza cada vez más. Los 59.000 que han abandonado estos esquemas de protección son la mitad de los que lo hicieron en julio. En cualquier caso, hoy quedan en ERTE sólo un 8% de los que los 3,3 millones que lo estuvieron en mayo de 2020.

El coste por hora trabajada se desploma un 3,8% en el segundo trimestre, su mayor caída desde 2017

El coste por hora trabajada se desploma un 3,8% en el segundo trimestre, su mayor caída desde 2017

El secretario de Empleo y Economía Social, Joaquín Pérez Rey, ha destacado que España casi ha alcanzado los niveles de desempleo previos a la crisis del covid. Diez comunidades autónomas y la ciudad de Melilla ya presentan, ha dicho, cifras de paro menores a las de antes de la pandemia. En concreto, Pérez Rey ha explicado que sólo quedan 87.000 personas para alcanzar los datos de desempleo anteriores a la pandemia, informa Europa Press.

CCOO y UGT han saludado las buenas cifras de paro del mes de agosto, pero han aprovechado también para exigir al Gobierno la puesta en marcha de reformas que sirvan para modernizar un mercado laboral “obsoleto y precario” y se cree “empleo de calidad y con derechos”. Por su parte, el sindicato de funcionarios CSIF ha destacado que la destrucción de empleo público el pasado agosto constituye la mayor pérdida de puestos de trabajo en ese mes de los últimos 10 años.

“Es preciso mantener cierta cautela sobre la intensidad de la recuperación de la economía española en los próximos meses, ya que todavía queda un amplio camino que recorrer para alcanzar los niveles previos a la crisis, tanto en actividad como en empleo”, ha advertido por su parte la patronal de las pequeñas y medianas empresas, Cepyme. La CEOE, que destaca la “volatilidad” de los datos de empleo, considera “imprescindible” contener los costes y “despejar elementos de incertidumbre que puedan frenar decisiones inversoras”, y cita expresamente “la reforma laboral anunciada por el Gobierno”.

Más sobre este tema
stats