NEGOCIACIÓN COLECTIVA

La patronal quiere salarios variables para todos

Otra de las batallas que emprende la patronal, ahora que la reforma laboral facilita a los empresarios la modificación tanto de la cuantía del salario como de su estructura, es convertir en variable un mayor porcentaje del sueldo.

La patronal quiere que una parte del salario dependa de la situación y los resultados de la empresa, pero también de la “aptitud profesional” o del rendimiento del trabajador. No obstante, la circular reconoce que estos cambios van a encontrar “dificultades de aceptación” por parte de los afectados, por lo que recomienda establecer en los convenios periodos transitorios para aplicarlos.

Después de todo, los sindicatos pactaron con la CEOE en enero de 2012 en el acuerdo para la negociación colectiva (ANC) que, a partir de 2014, los convenios colectivos deberían incluir componentes variables “asociados a la marcha de la empresa (beneficios, ventas, productividad, etcétera). La CEOE no quiere esperar al año próximo y ya impulsa este año que la retribución variable se incorpore a la negociación de los convenios.

De hecho, en la circular se queja de que ha sido “escasa” hasta la fecha la incorporación de los contenidos del mencionado acuerdo en los convenios, y demanda “mayor intensidad” en su aplicación, sobre todo en materia de salarios, jornada y funciones. En cualquier caso, 2012 ha sido un año especialmente duro para la negociación colectiva, con un famélico número de convenios firmados. Y 2013 amenaza con ser incluso peor.

Mejor sin prórroga automática

El motivo es la limitación a un año de la ultraactividad –la prórroga automática de los convenios mientras se negocia su renovación–, decretada por la reforma laboral. Muchos de ellos desaparecerán el 7 de julio si antes comités y empresas no consiguen renovarlos. Los sindicatos denuncian que patronales y empresas utilizan la fecha como amenaza para condicionar la negociación amenaza. La circular les da la razón: “Posiblemente los mejores objetivos empresariales de los convenios se puedan lograr con la no ultraactividad”. El texto también anima a las empresas y patronales a utilizar la ultraactividad en las mesas de negociación “para renovar los contenidos de los convenios y lograr los objetivos empresariales previamente definidos”.

Aunque no recomienda dejar a las plantillas sólo con las condiciones mínimas salariales del Estatuto de los Trabajadores, una vez caducado el convenio en cuestión, sí que anima a las empresas a “establecer unilateralmente” unas condiciones de trabajo “en consonancia con las que ha defendido durante la negociación”. O cerrar la negociación retirando lo ofertado en la mesa y acudiendo al proceso de modificación de las condiciones de trabajo establecido en la reforma laboral.

Para este año, la patronal también aconseja no firmar aumentos salariales por debajo del 0,6% que pactó con los sindicatos en el AENC, e incluso habla de congelación. En el caso de aumentar, siempre debe hacerse en función de la productividad, “o incluso por debajo” de ella, no del IPC, una vinculación que la CEOE considera obsoleta y contraproducente.

La CEOE desaconseja a las empresas firmar los contratos de la FP dual creados por el Gobierno

Más sobre este tema
stats