La portada de mañana
Ver
Los torturadores franquistas siguen luciendo medallas dos años después del anuncio de su retirada

Empresas

Cómo persuadir a 500 multinacionales para que se comprometan a erradicar la discriminación laboral por discapacidad

infoLibre

La actitud es lo que marca la diferencia. Nació con albinismo ocular y no lo supo hasta los 17 años, cuando le preguntó a su oftalmólogo cómo podía sacarse el carné de conducir. Antes creía que sólo era una persona torpe. Su discapacidad visual se traducía en una vista muy reducida, carencia de perspectiva, desubicación sobre el sitio donde te encuentras, estrabismo y movimiento involuntario de los ojos. Es legalmente ciega. Sin explicarle a nadie su problema, consiguió hacerse arqueóloga, restauradora, paisajista y hasta consultora de Accenture. Finalmente, ella misma cuenta que “todo se derrumbó”, dos años y medio más tarde, porque cumplir con su trabajo de modo adecuado le resultaba imposible y fue a recursos humanos a pedir la baja, pero después pudo crear Binc, su propia asesoría de negocios.

La irlandesa Caroline Casey, de 40 años, es la principal activista mundial contra la discriminación laboral por discapacidad, y hace un año consiguió que el World Economic Forum de Davos incorporara a la agenda internacional su propuesta para convencer a los principales líderes empresariales del mundo de que transformen sus políticas corporativas y se comprometan a eliminar tal discriminación.

Las personas con discapacidad son 1.300 millones en todo el mundo, una de cada siete. “Si la discapacidad no está en la agenda del Consejo de Administración, tampoco lo están ni la diversidad, ni la innovación, ni la productividad, ni la experiencia de marca, ni el talento, ni la prevención de riesgos, ni la reputación”. Este es el mensaje principal de Binc, la consultora de Casey, y es el foco principal de The Valuable 500, el movimiento inaugurado por la activista en Davos.

“Nuestro objetivo –explica Casey– es persuadir a 500 compañías multinacionales que tienen al menos 1.000 empleados para que se comprometan públicamente a promover la inclusión de discapacidades en su organización. Al involucrar a los líderes y marcas comerciales más influyentes, queremos crear un punto de inflexión dentro de las empresas que desbloquee el valor comercial, social y económico de los 1.300 millones de personas que viven con discapacidades en todo el mundo, y los millones de nosotros que quedarán discapacitados a partir de ahora. Creemos que si las empresas toman la delantera, la comunidad y los gobiernos les seguirán. Las empresas verdaderamente inclusivas pueden construir sociedades verdaderamente inclusivas”.

En España, ya ha anunciado que se suma a la iniciativa el Banco Santander. En la reunión de Davos del pasado enero, la entidad presidida por Ana Botín "informó a la comunidad empresarial e institucional mundial las misiones globales con los que está comprometido: lucha contra el cambio climático, defensa de la diversidad, fomento de la inclusión de las personas más desfavorecidas en el mundo". Con su incorporación a The Valuable 500, el grupo financiero español afronta una de las piezas fundamentales para que "la auténtica diversidad en la organización sea una realidad", destacó el banco.

En total, el movimiento de Casey ha anunciado que ya se han incorporado a sus principios 250 compañías. ¿Cómo recomienda la consultora Binc a las multinacionales que empiecen a dar cuerpo a su compromiso? Mediante siete ejes de actuación imprescindibles:

  • Aprendizaje: el primer paso es que la empresa aprenda de las personas discapacitadas cómo debería ser la organización ideal y para ello debe emplear mucho tiempo en conversar con ellas.
  • Governanza: un miembro del Consejo de Administración, con la máxima capacidad directiva, debe hacerse responsable de que la erradicación de la discapacidad se incorpore plenamente a la agenda corporativa.
  • Estrategia: con el liderazgo desde la alta dirección, es fundamental establecer una estrategia completa.
  • Personal: debe haber igualmente un grupo de empleados dedicados plenamente a ejecutar la estrategia.
  • Investigación: es fundamental conocer bien cómo son y qué necesitan los consumidores que tengan discapacidades.
  • Experiencia de marca: hay que hacer una auditoría de cuál es la experiencia de marca que tienen las personas discapacitadas con tu empresa para identificar fortalezas y debilidades.
  • Diseño de productos y servicios: hay que educar a los equipos internos de diseño para que todos los productos y los servicios sean inclusivos.
  • Comunicación externa: el compromiso debe ser anunciado públicamente y es fundamental conseguir llegar a las mayores audiencias que sea posible.
  • Comunicación interna: todos los miembros de la organización han de entender por qué es tan importante la inclusión de las personas con discapacidad para el negocio, la marca y la sociedad.
Más sobre este tema
stats