Viviendas alquiler

Los primeros datos sobre alquileres en Cataluña desmienten el desplome de la oferta tras la ley de control de precios

Cartel de 'Se alquila' en la ventana de un piso.
  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

A falta de datos concluyentes, ni "destrucción" de oferta ni "desplome" ni "caída" ni "falta" de oferta de alquileres. Los entrecomillados salen del hasta la fecha único informe acerca de los efectos de la ley autonómica que regula los alquileres en 60 municipios de Cataluña, norma que entró en vigor en septiembre de 2020. El estudio lo elaboró en marzo de este año el portal inmobiliario Idealista, probablemente el mayor actor del sector en España tras ser adquirido por el fondo sueco EQT en otoño del año pasado por 1.321 millones de euros. Pero los datos presentados esta semana por la Generalitat relativos al comportamiento del mercado del alquiler en la región en el primer trimestre de 2021 chocan con los augurios pesimistas de portales como Idealista o Fotocasa, y también de escuelas de negocios como Esade. 

Sobre todo porque el informe trimestral del Servei d’Estudis i Documentació d’Habitatgedice exactamente lo contrario: la oferta disponible ha aumentado un 18,9%, pasando de 36.359 viviendas disponibles entre enero y marzo de 2020 a 43.239 en el primer trimestre de este año. De esta última cifra, 33.211 de ellos pertenecen a los 60 núcleos de población con los alquileres intervenidos, casi el 77% de la oferta total, según los cálculos del Sindicat de Llogaters de Barcelona

Las cifras son contrarias a lo que afirmaba Idealista en marzo. "En apenas medio año, ya son evidentes las primeras consecuencias", decía el informe del portal. "La oferta se ha desplomado en los municipios regulados, la presión de la demanda o demanda relativa se traslada a estas zonas en perjuicio de los situados en el resto de Cataluña, y los precios han caído de manera similar a los de Madrid, pero con mayor incidencia en la capital". "El impacto a corto plazo ya perjudica de manera notable a los futuros inquilinos", rezaba otro apartado. "Si ahora quieren alquilar una vivienda en alguno de los 60 municipios regulados se encontrarán mucha menos oferta y precios similares a los que había antes de la entrada en vigor de la regulación", se añadía.

"Los contratos de alquiler se han incrementado de forma notable, sobre todo en Barcelona ciudad", contrapone el Servicio de Estudios del Govern. Siempre según estos datos, en el primer trimestre de 2020 había una oferta de 11.435 alquileres en la capital catalana frente a 14.399 disponibles de enero a marzo de 2021. Todos los distritos de Barcelona ciudad (10) están afectados por la ley autonómica, que en estos momentos está pendiente de lo que decida el Tribunal Constitucional, el cual ha admitido a trámite una denuncia del PP por dicha ley regional. 

Casi 3.000 alquileres más en Barcelona

Más casos paradigmáticos de aumento de la oferta son Badalona (de 824 a 977 alquileres disponibles en el mercado), Castelldefells (de 310 a 438), Cornellá (de 377 a 475), Hospitalet (de 1.312 a 1.564), El Prat (de 204 a 241), Reus (de 526 a 598), Sabadell (de 849 a 1.032)... También se ven estos efectos en las otra tres capitales de provincia catalanas: en Girona la oferta sube de 675 a 862 viviendas disponibles en alquiler, en Lleida de 498 alquileres a 552 y en Tarragona de 763 a 896. 

¿En todos sube la oferta? No, pero los descensos encontrados son muy insignificantes, caso de Granollers (de 362 arrendamientos en oferta a 359) o Manresa (de 421 a 411). Barcelona es la que tira con fuerza del auge. La Generalitat ha rehusado hacer declaraciones sobre los datos que ha puesto a disposición. 

No solo ha sido Idealista. La escuela de negocios privada Esade publicó un estudio el pasado 3 de marzo titulado Efectos de la pandemia en el mercado del alquiler: ¿es conveniente una norma de regulación de precios? que extraía la siguiente conclusión: "El caso catalán, con su norma de limitación aprobada el pasado 9 de septiembre, sirve como ejemplo preliminar: aunque es pronto para extraer conclusiones fuertes, los primeros indicios apuntan a un escaso o nulo efecto a corto plazo. De hecho, si la ley ha tenido alguno, ha sido contrario al deseado: menores contratos, menores ajustes de precios y adelanto de contratos en los días previos para esquivar la legislación".

"Efecto contrario al deseado", dice Esade

El portal Fotocasa, competidor de Idealista, fue algo más prudente. En un comunicado lanzado en septiembre de 2020, coincidiendo con la entrada en vigor de la ley autonómica, la directora de Comunicación, Anaïs López, felicitó primero al Govern por abordar los precios de los arrendamientos para a continuación sugerir que "limitar los precios del alquiler podría reducir aún más la oferta de vivienda". "A la larga nos podemos encontrar con que menos propietarios ponen sus viviendas en régimen de alquiler y poco a poco se reduzca aún más la oferta". Pero Fotocasa no se ha lanzado a hacer estudios posteriores. 

Eduardo González, investigador de la Universidad Pompeu Fabra y asesor en la Gerencia de Vivienda del Ayuntamiento de Barcelona cree que "todavía no hay datos suficientes para sacar conclusiones sólidas". Apunta a las restricciones por el covid y a la caída del turismo. "Falta más tiempo y también falta un estudio más serio con datos econométricos. Pero aquí hay una tendencia, y es que Barcelona es hoy una ciudad más accesible y asequible en cuanto a vivienda que hace un año", celebra. Sobre el contradictorio uso de datos que hacen los diferentes actores, González defiende al Govern: "El registro de fianzas es mucho más fiable que los datos que utilizan Idealista o Fotocasa". 

Pero no solo es la oferta: también han caído los precios un 3,3% entre el primer trimestre de 2020 y el de 2021. En toda Cataluña, el alquiler medio ha pasado de 734,33 euros a 713,29. En Barcelona el descenso ha sido más acusado: de 812 euros en 2020 a 778,11 un año después, siempre según los datos del Ejecutivo autonómico.  

"Lo que muestran los datos es que la patronal inmobiliaria hace meses que miente", denuncia Jaime Palomeras, del Sindicat de Llogaters (inquilinos). "Han publicado y republicado mil veces desde octubre que por culpa de la regulación, el mercado se había paralizado, que se estaba destruyendo oferta y que no se firmaban contratos. Pues resulta que mentían y de forma clamorosa: récord de contratos de alquiler en Barcelona."

Así luchan contra los alquileres abusivos Navarra, Comunitat Valenciana y Baleares

Así luchan contra los alquileres abusivos Navarra, Comunitat Valenciana y Baleares

Más sobre este tema
stats