Los abusos de la banca

Las rendiciones de la banca

La Unión de Consumidores de Asturias denuncia a Bankia por demorar los procesos judiciales

Esta semana se supo que Bankia ya había devuelto 358 millones a accionistas que acudieron a su salida a Bolsa. La entidad financiera se comprometió a devolver el dinero a los inversores el pasado mes de febrero, en una decisión calificada como "histórica" por la asociación de consumidores Adicae, que durante el último mes ha mantenido una serie de reuniones con Bankia para alcanzar un acuerdo que permitiese la "devolución masiva" del dinero de los pequeños accionistas.

Aunque de momento las diferencias entre ambas han impedido la firma de un acuerdo formal, Adicae ha reiterado a los consumidores su recomendación de acceder a la devolución ofertada por Bankia, mientras que, paralelamente, no renuncia a las acciones legales que ya ha emprendido: una querella por la vía penal para exigir la depuración de responsabilidades, una demanda colectiva presentada el jueves, y otra que atañe a los afectados por las preferentes.

Los pasos de Bankia hacia un acuerdo con los consumidores vienen motivados por dos sentencias del Tribunal Supremo en febrero de este año. Las resoluciones del Supremo desestimaban los recursos interpuestos por la entidad ante dos sentencias de las Audiencias Provinciales de Valencia y Oviedo que obligaban a la devolución de su dinero a dos pequeños accionistas. Al ratificar estas sentencias, el Supremo avaló las miles de reclamaciones presentadas por los compradores de acciones durante la salida a bolsa de la entidad. Un antes y un después para la banca y para los afectados.

Fuentes de Bankia han destacado en conversación con infoLibre que, hasta entonces, fue imposible "coger el dinero y por imagen devolvérselo a unos y a otros" porque aseguran no tener "libertad de disponer del dinero" para hacerlo, ya que éste pertenece a "los contribuyentes". "Nos cuidamos mucho de hacer las cosas como corresponden", subrayan desde Bankia. La entidad apunta que durante los procesos civiles "muchos expertos que declararon como testigos aseguraron que el proceso de salida a bolsa de Bankia fue correcto", de forma que sólo desde el pronunciamiento del Supremo, que "ha dicho lo contrario", Bankia puede disponer de "un título jurídico" que les habilita "para devolver el dinero a estas personas". 

El principal inconveniente de la oferta de Bankia es que se aplica a título individual, es decir, la devolución no podrá producirse de forma "masiva", sino que cada consumidor, uno por uno, deberá reclamar sus ahorros a Bankia mediante la presentación de una solicitud. Para Adicae, esto responde a "la ley de divide y vencerás" que busca evitar "dar la misma respuesta a un problema común", tal y como sostiene el secretario general de la organización, Fernando Herrero. De este modo, continúan fuentes de la asociación de consumidores, "habrá muchos afectados que ni se enterarán" de la posibilidad de recuperar sus ahorros. Los últimos datos de Bankia apuntan a un total de 125.415 solicitudes, de las que 76.443 ya han sido resueltas. Pero el número de afectados asciende a aproximadamente 370.000, según Adicae, quien se pregunta qué pasará con los accionistas restantes.

Pese a las desventajas, la asociación de consumidores recomienda a sus usuarios solicitar la devolución de sus ahorros –más el 1% de intereses anual propuesto por Bankia–, porque la entienden como "un hecho histórico, ejemplar", en palabras de su presidente, Manuel Pardos, quien insiste en que "firmen y acepten".

Aunque actualmente la devolución está dirigida únicamente a quienes invirtieron durante la salida a Bolsa en el año 2011, Adicae interpuso el pasado jueves una demanda colectiva para solicitar que todos los pequeños accionistas, incluidos los que compraron acciones en el mercado secundario hasta mayo de 2012 –fecha de la reformulación de las cuentas de Bankia– puedan acceder a la devolución de sus inversiones.

El paso dado por Bankia es, pese a los matices, una victoria de los consumidores que, aunque histórica, guarda en la recámara precedentes similares. Estas son algunas de las principales causas perdidas de la banca:

Citibank resarce a los accionistas de Lehman Brothers

Citibank era una de las entidades que comercializó productos estructurados que Lehman Brothers –compañía estadounidente de servicios financieros cuya quiebra en 2008 desató la crisis mundial– tenía como garante en España y en otros países de Europa. 

En el año 2010 se fraguó un acuerdo entre Citibank y los consumidores, pacto que "luego se extendió a toda Europa", según relata Manuel Pardos en declaraciones a este periódico. En total, 42,9 millones de clientes españoles recibieron el 55% de lo invertido, una quita que ellos mismos asumieron al aceptar la propuesta de la entidad. "Las protestas en Bélgica y en otros países del Este", continúa Pardos, fueron clave para conseguir la devolución. "Nosotros nos comunicábamos con los afectados de otros países", continúa, "entonces a Citibank aquello le dio miedo y lo resolvió".

Consumo gana la batalla a Caixa Catalunya

Las personas que adquirieron participaciones preferentes en Cataluña consiguieron, en el año 2012, que una de las principales entidades que las colocó, Caixa Catalunya, comenzara a devolver la totalidad del valor de los títulos.

La banca catalana se vio obligada a ello después de que la Agencia Catalana de Consumo (ACC) intermediara entre la entidad y sus clientes, y llegara a un acuerdo para realizar las devoluciones a aquellas reclamaciones que resultaran favorables. La ACC cerró a finales de mayo del 2015 el proceso de arbitraje con 40.966 resoluciones favorables por un importe total de 294.581.077 euros.

Abanca devuelve a los preferentistas sus ahorros

La caja gallega anunció en 2014 la devolución del dinero a los antiguos preferentistas de la entidad, incluso a aquellos que hubieran sido rechazados por el arbitraje, y al margen de si habían presentado o no demanda. Abanca decidió entonces contactar con los consumidores rechazados en el arbitraje con el objetivo de firmar un acuerdo para devolverles su inversión, menos los intereses que cobraron durante la vida del producto, más lo que habrían ganado con un depósito. 

Un año después de que así lo anunciase el vicepresidente de Abanca, Juan Carlos Escotet, los preferentistas reclamaron que la entidad les debía aún 123 millones de euros. Las cuentas anuales del 2014 indicaban la existencia de "procesos judiciales en curso que afectan a un volumen nominal de participaciones preferentes o deuda subordinada por importe de 122.815.000 euros". En las cuentas, Abanca afirmaba haber alcanzado acuerdos con 20.200 preferentistas, lo que supone un total de 33.443 afectados que en 2015 aún no habían recuperado su dinero.

Adicae lamenta que el presidente de CCM no vaya a la cárcel y que se “perdone” el fraude de las cajas

Adicae lamenta que el presidente de CCM no vaya a la cárcel y que se "perdone" el fraude de las cajas

Más sobre este tema
stats