SECTOR AÉREO

Vázquez deja la presidencia de Iberia tras facilitar la absorción por British

El presidente de Iberia, Antonio Vázquez, estrecha la mano del consejero delegado de British Airways, Willie Walsh, antes del debut bursátil en el parqué de Londres de la compañía IAG en enero de 2011.

Antonio Vázquez Romero (Córdoba, 1951) dejará la presidencia de Iberia el 1 de enero de 2014. Será sustituido por el consejero delegado Luis Gallego, según comunicó el holding IAG a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).Vázquez, que ha dirigido el proceso de fusión de Iberia y British Airways (BA) no sin polémicafusión de Iberia y British Airways (BA), seguirá como presidente no ejecutivo del holding aeronáutico.

Como Vázquez sigue en el grupo, no cobrará, al menos de momento, la indemnización por rescisión de cuatro anualidades prevista en su contrato que, según fuentes del grupo, ascendería a 2,8 millones.

IAG también cambia la cúpula de British Airways. Martin Broughton cesa como presidente de la aerolínea y se queda como vicepresidente del holding. Broughton será sustituido por Keith Williams, actual consejero delegado de BA.

Vázquez Romero, cuestionado por los sindicatos y por el Gobierno por su gestión, fue elegido en 2009 por el entonces primer accionista privado de Iberia, Caja Madrid (hoy Bankia, que ha vendido su participación), para consumar la fusión con British Airways. Era ya entonces, un ejecutivo bien considerado por saber rematar grandes operaciones. Lo había hecho con Altadis-Tabacalera, que fusionó con la también británica Imperial Tobacco.

Gran grupo aéreo

La operación de fusión Iberia-British dio lugar a uno de los mayores grupos aéreos del mundo (tercera compañía aérea de Europa), con una flota de 408 aviones, 200 destinos, una plantilla conjunta superior a 60.000 trabajadores y una cifra de negocio de 15.000 millones. 58 millones de pasajeros al año. 

Pero los críticos con su gestión destacan que Vázquez, economista por la Universidad de Málaga, ha facilitado a los británicos una operación de extracción de valor de Iberia que supera lo comercial. Todo para apuntalar, con recursos de la compañía española, las obligaciones de pago de British Airways al fondo de pensiones de sus empleados.

En su contra, los sindicatos han arrojado sobre todo, cifras: antes de la fusión, British Airways tenía 875 millones en pérdidas y una deuda de 4.200 millones y ahora presenta beneficios, mientras Iberia registra pérdidas. Eso, a pesar de que hizo frente a la concentración con 880 millones de beneficio.

Entre 1996 y 2008, Iberia presentó beneficios de manera ininterrumpida. La secuencia de los últimos cinco años es ésta: 327 millones de beneficio en 2007; 32 millones en 2008 (inicio fusión con BA), pérdida de 273 millones en 2009; beneficios de 89 millones en 2010, pérdidas de 61 millones en 2011 y pérdidas de 262 millones en 2012.

Pérdida de peso

Desde la fusión, Iberia ha perdido peso de forma acelerada. Lo hace en cada apartado. Ejemplos: el número de aviones. Las aeronaves de Iberia han pasado de 152 en 2004 a 90 en 2012 (67 previstas en 2015) mientras que las de BA se han mantenido (291 en 2004 y 270 en 2012).

También en personal. La plantilla apenas ha caído en BA un 18% en ocho años (de 49.072 a 40.000), mientras que ha descendido en un 24% en Iberia, de 24.607 empleados en 2004 a 19.109 en 2012.

El relevo de Vázquez era comentario habitual entre los interesados en el negocio aéreo desde hace semanas. Sobre todo desde que se nombró a Luis Gallego, entonces máximo responsable de Iberia Express, como primer ejecutivo de la aerolínea española en la pasada primavera.

Comprometido

Preguntado recientemente por la posibilidad de dejar Iberia e IAG, Vázquez, recoge Europa Press, fue rotundo al afirmar estar "absolutamente comprometido con esta compañía". "Es un gran proyecto y, en España, hace falta entenderlo", señaló.

"Me dieron un doble mandato: sacar adelante la fusión y transformar la compañía para garantizar su supervivencia. Lo primero está hecho, y en lo segundo, se avanza con firmeza", afirmó entonces.

Vázquez asumió la presidencia de Iberia en julio de 2009, tras la renuncia de Fernando Conte, y puso al frente como consejero delegado a Rafael Sánchez-Lozano, quien dimitió como primer ejecutivo de la aerolínea en marzo de 2013.

El que fuera presidente de Altadis, entre 2005 y 2008, ya conocía el sector aéreo, ya que fue consejero de Iberia en representación de Logista entre los años 2005 y 2007.

Cinco claves para entender el caos de Ryanair

Cinco claves para entender el caos de Ryanair

Más sobre este tema
stats