Ucrania

Finaliza el ultimátum ucraniano sin que los separatistas dejen las armas

infolibre

El plazo del ultimátum presentado por Alexandr Turchínov, presidente interino de Ucrania, a los prorrusos para que depongan las armas y abandonen los edificios públicos que mantienen ocupados en el sureste del país finalizó este lunes a las 09.00 horas (08.00 hora española).

El jefe del Estado ucraniano, que aseguró anoche que empleará el ejército para restaurar el orden, ofreció a los separatistas una amnistía que garantizaba que no se perseguiría judicialmente a quienes acatasen el ultimátum en caso de que no hayan herido o matado a otros ciudadanos.

Un corresponsal de Reuters ha explicado que en la ciudad de Slaviansk, en el este de Ucrania, los manifestantes prorrusos no han dado muestras de querer poner fin a sus acciones y no han entregado las armas. En esta localidad, la bandera rusa todavía ondeaba a las 9.00 horas en el cuartel general de la Policía, uno de los dos edificios oficiales tomados por los separatistas. En ese edificio sigue habiendo hombres armados enmascarados que montan guardia en barricadas frente a ese edificio de las fuerzas de seguridad, según informa Europa Press.

Rusia pide a Ucrania un "diálogo sincero"

El embajador ruso ante Naciones Unidas, Vitaly Churkin, solicitó el pasado domingo las autoridades ucranianas que no utilicen la fuerza contra los manifestantes prorrusos en el este del país y ha pedido a Kiev que "inicie un diálogo sincero".

En su comparecencia durante una reunión de urgencia celebrada por el Consejo de Seguridad de la ONU, Churkin ha asegurado que el "autoproclamado" Gobierno ucraniano cuenta con neonazis y antisemitas en sus filas.

"Los secuaces del Maidan –nombre con el que es conocido el movimiento popular de manifestaciones contra el derrocado presidente Viktor Yanukovich en Kiev– deben dejar de atacar a su propia gente", ha dicho, según ha informado la cadena de televisión británica BBC.

En respuesta, el embajador ucraniano ante la ONU, Yuri Sergeyev, ha acusado a Moscú de crear una crisis "artificial" en el este del país. Horas antes, el presidente en funciones de Ucrania, Oleksander Turchinov, anunció el inicio de una operación militar a gran escala en el este del país y dio de plazo hasta el lunes por la mañana a los simpatizantes prorrusos para que abandonen los edificios institucionales que tienen bajo su control.

Sin embargo, y para desactivar la tensión en el este del país por la vía política, el presidente también ha ofrecido la posibilidad de incrementar las competencias y la autonomía de estas regiones, afines a Moscú en su mayoría, así como "la renovación de los Gobiernos locales".

Turchinov, que ha descrito a los asaltantes como "tropas terroristas coordinadas por la Federación Rusa", ha prometido responder con contundencia al enfrentamiento de esta mañana en el que un militar ucraniano, identificado por el presidente como el coronel Gennady Bilichenko, ha fallecido y otros cinco han resultado heridos.

También durante la jornada del domingo, el Departamento de Estado de Estados Unidos ha acusado a milicianos prorrusos de irrumpir en edificios gubernamentales de seis ciudades del este de Ucrania "en una operación coordinada y profesional muy similar a las llevadas a cabo en Crimea".

El Departamento de Estado ha manifestado que las operaciones estaban "planificadas" y ha dicho que ello queda demostrado con el hecho de que las mismas "tuvieran lugar de forma simultánea en varios lugares del este de Ucrania".

Cien activistas prorrusos atacan el cuartel general de la Policía en Horlivka

Al menos 100 activistas prorrusos atacan el cuartel general de la Policía en Horlivka

Más sobre este tema
stats