LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
El divorcio de las derechas reconfigura el tablero y pone a prueba las políticas del PP

Siria

Los partidos españoles se dividen entre la ambigüedad y el ‘no a la guerra’ en Siria

PP y PSOE piden respuestas en Siria pero no aclaran si apoyan una acción militar

Ibon Uría

Hasta el momento, ni PP ni PSOE se deciden: ambos partidos piden respuestas a la situación en Siria, pero no aclaran si darán su apoyo a una posible intervención militar. Así, el pasado martes, durante la sesión de la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados, José María Beneyto, portavoz de exteriores del PP, afirmó que el PP "actuará con respeto a la legalidad internacional y de conformidad con sus compromisos internacionales respecto a sus aliados", pero evitó ahondar en la cuestión.

Beneyto argumentó que aún no hay un análisis definitivo sobre la utilización de armas químicas en Siria –los expertos de la ONU aún no han concluido el correspondiente informe– y tampoco una posición marcada por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas –donde el derecho a veto de China y Rusia hace poco viable una resolución–. En cualquier caso, apostó por dar apoyo a aquellas medidas que impulsen "la Unión Europea, la alta representante y la comunidad internacional". "Medidas diplomáticas para que se haga posible todavía la paz en Siria", concluyó.

El también conservador Esteban González Pons se pronunció este miércoles en términos similares. España, dijo, "tiene que estar" en la respuesta internacional al uso de armas químicas en Siria, "sea cual sea" esa respuesta. González Pons reclamó contundencia y expresó una condena tajante al uso de armamento químico pero, una vez más, eludió apoyar expresamente un bombardeo en la zona, dejando al Consejo de Seguridad de la ONU la responsabilidad de "cumplir con su papel institucional y garantizar el cumplimiento de la legalidad".

En el PSOE, las reacciones no han sido mucho más explícitas: "Parece evidente que el régimen sirio ha utilizado armas químicas contra la población civil", comenzó su intervención del martes en sede parlamentaria el diputado socialista Juan Moscoso. "Una línea –afirmó–, que jamás debe ser franqueada". A partir de aquí, pocas concreciones sobre la hipotética respuesta: "La comunidad internacional debe responder para salvaguardar la seguridad de la población civil", y si el uso de armas químicas "se confirma por los inspectores y no por otros, podría constituir una base para la aplicación del principio de la responsabilidad de proteger". Es decir, una posible intervención militar

En una entrevista radiofónica este jueves, Elena Valenciano, vicesecretaria general, tampoco ha aclarado mucho más sobre la posición de los socialistas: “Creemos que debe haber sanción internacional” al régimen sirio, ha asegurado. ¿Pero, debe esa sanción incluir acciones militares? La acción debe ser "una respuesta común; una reacción unánime, contundente y medida", ha dicho. "Medidas de presión política, diplomática y también, si se demuestra [el uso de armas químicas] de otro tipo", señalaba Moscoso el martes. A preguntas de este medio, el PSOE se ha remitido a las declaraciones citadas.

La izquierda retoma el "no a la guerra"

En el resto del arco parlamentario, los partidos se alinean en tres grupos. En el primero, nacionalistas vascos (PNV) y catalanes (CiU) dan la callada por respuesta: "No desvelaremos nuestra posición hasta que el ministro de Exteriores acuda al Congreso la semana que viene", explican desde el PNV. García-Margallo acudirá a la Cámara baja el próximo día 3 de septiembre después de que el martes fuera rechazada en la Diputación Permanente una petición para que adelantase su comparecencia.

El segundo, más amplio, está compuesto por Izquierda Unida, Amaiur, BNG y Equo. Todos ellos rechazan la posibilidad de una intervención militar con similares argumentos. "Estamos radicalmente en contra de una intervención extranjera en Siria, porque la experiencia en Irak, Afganistán o Libia demuestra que no sólo no se ha llevado la democracia con la intervención, sino que con esas acciones los Derechos Humanos han experimentado un retroceso histórico", explica Joan Josep Nuet, portavoz de IU en la Comisión de Exteriores.

Jon Inarritu, diputado de Amaiur, también comparte esa preocupación habida cuenta de "los precedentes de Irak y Afganistán". "El conflicto bélico es repugnante y rechazable, y queremos que la ONU investigue quién ha utilizado armas químicas. Eso sí, somos contrarios a una intervención unilateral: sería inmoral, ilegal y la operación correría el riesgo de complicarse. Hacemos pues un llamamiento a la paz, el diálogo y el entendimiento para que cese esta situación", explica.

Desde las filas de Equo, su coportavoz federal, Reyes Montiel, destaca tres puntos que explican el rechazo de la formación a un posible ataque en suelo sirio: "Primero, nada de intervenciones de estados policía ni fuera del ámbito del derecho internacional. Segundo, el objetivo siempre debe ser proteger a los civiles. Y tercero, debe investigarse de manera objetiva no sólo el uso de armas químicas, sino también quién proporciona esas armas y quién se beneficia a nivel internacional".

El Parlamento británico rechaza atacar Siria y Cameron asegura que actuará “en consecuencia”

El Parlamento británico rechaza atacar Siria y Cameron asegura que actuará “en consecuencia”

Montiel también cree que ha llegado la hora de reformar determiandas instituciones a nivel internacional. "La inoperancia de la ONU –dice– ha quedado de manifiesto, y debería ser mucho más eficaz a la hora de resolver conflictos". Para lograr ese objetivo, Equo apuesta por revisar el derecho de veto y por configurar de modo más multilateral los foros internacionales.

Por su parte, el BNG recuerda que la formación "tradicionalmente, siempre ha estado en contra de las intervenciones armadas de la OTAN, porque recrudecen conflictos y no llevan a ninguna salida positiva". "Somos totalmente pacifistas", insisten, y todo lo que pedimos es "diálogo, negociación y, sobre todo, que primero hable la ONU".

Finalmente, UPyD y Foro Asturias se suman a la indefinición de PP y PSOE. "Hay que hacer algo ya en Siria", sostiene Irene Lozano, portavoz de Exteriores del partido de Rosa Díez. Sin embargo, más allá de pedir una acción urgente al entender que no se puede seguir contemplando "pasivamente" la tragedia, Lozano no detalla en qué debería consistir la respuesta de la comunidad internacional. En la misma línea, el diputado de Foro, Enrique Álvarez Sostres, ha indicado que su formación "apoya al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y a la Unión Europea" en política exterior. "En este terreno, es en lo que nos movemos", ha subrayado Álvarez.

Más sobre este tema
stats