Tifón en Filipinas

Los recortes en cooperación asfixian la ayuda española para la tragedia de Filipinas

España afronta la respuesta a la tragedia de Filipinas con más recortes en cooperación

Ibon Uría

La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) ha visto reducido su presupuesto en un 74% desde 2011. La partida destinada a ayuda humanitaria, que se emplea para dar respuesta a catástrofes naturales como el tifón ocurrido en Filipinas, ha caído más de un 80%. Se trata de cantidades "esenciales" para responder de manera "rápida" y "efectiva" a desastres naturales, afirma la Coordinadora de ONG para el Desarrollo (CONGDE).

Por el momento, la AECID ha preparado un primer envío de ayuda. 831.000 euros destinados a paliar los efectos de un tifón que deja más 9,5 millones de afectados, según cifra Cáritas. La cantidad se reparte así: 150.000 euros para el fondo de emergencias de Cruz Roja, 50.000 destinados a la Oficina de Cooperación y a la Embajada de España en Filipinas y dos aviones financiados por la agencia que portan ayuda de la propia AECID y de ONG como Cruz Roja y Acción Contra el Hambre.

Adicionalmente, podrían movilizarse más recursos, aunque la decisión se ha pospuesto hasta que concluya la fase de evaluación de necesidades sobre el terreno. "Se prevé la posible activación de los convenios de emergencias con organizaciones humanitarias", asegura la agencia estatal. AECID ha recordado que España mantiene especial relación con Filipinas en materia de cooperación, ya que se trata del único país considerado de "máxima prioridad" actualmente.

Sin embargo, y según la denunca de la CONGDE, los recortes a la cooperación en España aún no han terminado. La AECID, dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores, encara 2014 con un nuevo tijeretazo de 36 millones de euros. "La debilidad de los fondos impide responder de manera efectiva a catástrofes como la sufrida en Filipinas", concluye la Coordinadora.

Miles de víctimas, saqueos y riesgos para los menores

Mientras tanto, en Filipinas, el balance oficial de muertos roza ya los dos millares –1.774 es el último balance de las autoridades–, aunque el sábado fuentes policiales cuantificaron en 10.000 las potenciales víctimas, por lo que se prevé que el goteo continúe. Otras 430.000 personas han sido temporalmente evacuadas y se cuentan 2.487 heridos y 82 desaparecidos. Este lunes, el presidente Benigno Aquino, ha declarado el estado de calamidad nacional.

La medida de excepción permitirá al Gobierno fijar un techo en los precios de los bienes de primera necesidad, medicinas y combustibles, así como desbloquear fondos para la reparación de infraestructuras y conceder préstamos sin intereses a los más afectados. El control gubernamental busca además detener los saqueos, que se han intensificado en las últimas horas. "No es un momento en el que aprovecharse de la miseria", ha defendido el portavoz presidencial Edwin Lacierda.

Así las cosas, tanto el Ejército como la Policía han enviado refuerzos a las zonas más afectadas. El objetivo principal es llegar a las zonas aisladas. Ayudar es ahora una "carrera contrarreloj", ha asegurado el responsable de Acción Humanitaria de Óxfam Intermón, Jorge Salamanca, quien ha precisado que el acceso a alimentos, agua potable y refugio son las principales necesidades de la población, golpeada por una tragedia de la que aún se desconoce la magnitud real y que no tiene precedentes en la región.

"Los accesos están completamente destruidos, por el momento la ayuda se lanza desde el aire. Es lo único que podemos hacer", ha lamentado la directora del Departamento de Emergencias de UNICEF, Carmen Molina. Molina también ha alertado del elevado riesgo de que redes de tráfico de menores aprovechen la situación para cometer abusos, traficar con niños y explotarlos. "Es fundamental tenerlos protegidos, identificados y en lugares seguros", ha añadido Molina.

"La situación es terrible, la ciudad de Tacloban ha sido devastada por completo", ha manifestado por su parte Natasha Reyes, coordinadora de Médicos sin Fronteras en Filipinas. "Las consecuencias son parecidas a un gran terremoto seguido de enormes inundaciones, aunque pasará un tiempo hasta que tengamos una visión general de lo ocurrido", ha precisado Reyes.

Campañas de ayuda

Con el fin de hacer llegar ayuda cuanto antes, especialmente cobijo, agua y comida, además de suministros y medicamentos, diversas ONG e instituciones han activado programas de ayuda. Cáritas Española ha aprobado el envío urgente de 200.000 euros a Cáritas Filipinas, el papa Francisco ha donado 112.000 euros, el Principado de Asturias ha destinado 50.000 euros a atender las necesidades más apremiantes y el Ayuntamiento de Barcelona ha activado un programa de 30.000 euros.

Ayuda a Filipinas

Numerosas ONG ha puesto en marcha campañas específicas para ayudar a las víctimas del tifón Yolanda en Filipinas. Estas son algunas de las que se han activado en las últimas horas:

  • Médicos sin Fronteras. La ONG ha activado una sección en su web y varias cuentas para donativos de emergencia en Banco Santander (0049 1806 95 2811869099), BBVA (0182 6035 49 0000748708) y Caixabank (2100 3063 99 2200110010).
  • Unicef. La organización, centrada en la ayuda a los menores, ha puesto en marcha un espacio en su web para la captación de donativos. Para acceder, hacer clic aquí.
  • Acción Contra el Hambre. Existe un teléfono de información (900 100 822) y tres cuentas bancarias activas en Banco santander (0049 0001 52 2410030007), Bankia (2038 1052 44 6000741510) y Caixabank (2100 2999 93 0200030018).
  • Cruz Roja. Hay un teléfono para atender consultas (900 903 129) y un número al que enviar mensajes de texto con la palabra AYUDA. Es el 28092. Cada SMS aporta 1,2 euros a los fondos de la organización.
El enviado filipino a la Cumbre del Clima achaca el tifón al calentamiento

El enviado filipino a la Cumbre del Clima achaca el tifón al calentamiento

Más sobre este tema
stats