LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
"Es duro decir a una madre que su bebé ha muerto": la emergencia migratoria dura ya 30 años en Canarias

Espionaje

Reino Unido exigió a ‘The Guardian’ destruir o entregar el material de Snowden

Edward Snowden

infolibre

El diario británico The Guardian ha revelado en su editorial que altos cargos del Gobierno de David Cameron le exigieron hace un par de meses que destruyera o entregara los documentos filtrados por el exagente de Inteligencia de Estados Unidos Edward Snowden, y que incluso llegaron a destruir varios discos duros.

"Hace unos dos meses, altos cargos del Gobierno contactaron conmigo, asegurando que representaban al primer ministro. Después vinieron dos reuniones en las que me exigieron que entregara o destruyera todo el material sobre el que estábamos trabajando", ha escrito el editor de The Guardian Alan Rusbridger. El periodista británico ha añadido que, aunque el tono de estas reuniones fue "cordial", "hubo una amenaza implícita de que otros dentro del Gobierno y del Parlamento estarían a favor de un enfoque más draconiano" en este asunto.

Un mes después, recibió una llamada "del centro del Gobierno". "Ya habéis tenido vuestra diversión, ahora queremos todo de vuelta", dijeron los interlocutores, en alusión al material filtrado por el exespía estadounidense. A ello siguieron varias reuniones con "misteriosos miembros del Parlamento". "La demanda era la misma: 'entregad el material de Snowden o destruidlo'. Entonces les expliqué que, si lo hacíamos, no podríamos seguir investigando e informando. Parecían desconcertados. 'Ya habéis tenido vuestro debate, no hay necesidad de escribir nada más'", ha relatado.

Rusbridger ha indicado que durante una de estas reuniones preguntó directamente si, en caso de The Guardian no accediera a dicha petición, estaban dispuestos a acudir a la vía judicial. "Los funcionarios confirmaron que esa era exactamente la intención del Gobierno", ha apuntado. "Entonces, les expliqué la naturaleza de la colaboración internacional entre periodistas y del modo en que actualmente se aprovechan las empresas mediáticas de los ambientes legales más permisivos. Sin rodeos: no tenemos por qué informar desde Londres", ha señalado.

Rusbridger ha recordado que permanecieron inmóviles y que "entonces tuvo lugar uno de los momentos más bizarros de la larga historia de The Guardian". "Dos expertos en seguridad (de los servicios de Inteligencia británicos) supervisaron la destrucción de los discos duros del sótano para asegurarse de que no había ningún bit de interés para los agentes chinos", ha aseverado. 

En este contexto, el editor del diario ha adelantado que "vamos ha seguir haciendo un paciente y minucioso informe sobre los documentos de Snowden, solo que no lo haremos en Londres". "El Estado, que se está erigiendo en un formidable aparato de vigilancia, hará todo lo posible para evitar que los periodistas informen de ello. Muchos periodistas ya lo han visto, pero me pregunto cuántos han entendido el peligro que supone una vigilancia total. Todavía no estamos ahí, pero puede que no tardemos mucho en que sea imposible tener fuentes confidenciales", ha alertado.

"Aquellos colegas que denigran a Snowden o que dicen que los periodistas deberíamos confiar en el Estado, quizá algún día tengan un cruel despertar. Algún día su información, su causa, serán atacadas", ha añadido.

Snowden cuenta con documentos que pueden convertirse en la “peor pesadilla” de EEUU

Snowden cuenta con documentos que pueden convertirse en la “peor pesadilla” de EEUU

La pareja de uno de los periodistas, retenida en Heathrow

Rusbridger se ha pronunciado después de que las autoridades británicas retuvieran a David Miranda, pareja sentimental de Glenn Greenwald, uno de los periodistas que ha dado cobertura a las filtraciones de Snowden, cuando estaba en el Aeropuerto Internacional de Heathrow como pasajero en tránsito desde Berlín a Río de Janeiro. Al parecer, Miranda ha sido arrestado al amparo del artículo siete de la Ley Antiterrorismo de 2000, que permite a los funcionarios que trabajan en controles de inmigración en las fronteras retener e interrogar a cualquier individuo por un máximo de nueve horas.

Transcurrido este tiempo, tras el cual el individuo debe ser arrestado formalmente o liberado, Miranda ha podido continuar su viaje, pero sin su equipo electrónico, que incluye un ordenador portátil, un teléfono móvil, una cámara fotográfica, una consola y varias tarjetas de memoria y DVD.

Más sobre este tema
stats