Turquía

La tragedia de los 282 mineros muertos se vuelve contra Erdogan

infolibre

Catorce de los mineros de la mina de Soma (oeste de Turquía) en la que se produjo este martes la tragedia consiguieron cobijarse en la única cámara de refugio disponible en el pozo y una vez allí compartieron por turnos las bombonas de oxígeno antes de fallecer, según han revelado los equipos de rescate a la agencia turca Dogan.

El balance oficial de víctimas asciende ya a 282 lo que le convierte en la tragedia minera más grave en la historia de Turquía. El desastre ha desencadenado protestas en todo el país por la falta de seguridad en las minas turcas y ha puesto sobre la mesa la falta de cámaras de refugio en los pozos.

Así, en el caso de la mina de Soma, en la que trabajaban 6.500 mineros, solo había un refugio pese a que su propietario, Alp Gürkan, había asegurado en una entrevista en abril de 2013 que había varios.

La cámara en cuestión, de cinco metros cuadrados, también ha demostrado ser insuficiente, contradiciendo a Gürkan, que había asegurado que las que había en su mina permitirían que los mineros que se refugiaran en ella comieran y tuviera suficiente oxígeno "para 20 días".

Se cree que los catorce mineros entraron en la cámara tras darse cuenta de que sería imposible salir de la mina sin quedarse sin oxígeno ante la presencia de monóxido de carbono como consecuencia del fuego. Una vez allí, usaron las bombonas de oxígeno disponibles por turnos, hasta que se agotó el aire. Los equipos de rescate que entraron en la sala se encontraron los catorce cuerpos apilados unos sobre otros.

Un asesor del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, se ha convertido en centro de polémicas a raíz de una fotografía en la que aparece dando una patada a un manifestante en la localidad de Soma, escenario de la tragedia más grave ocurrida en una mina de Turquía.

Yusuf Yerkel, vicejefe de gabinete de la jefatura de Gobierno, aparece en la imagen instantes antes de patear a un hombre tendido en el suelo y rodeado por dos militares. El suceso se produjo coincidiendo con la visita de Erdogan a la mina, donde el primer ministro fue increpado.

Según testigos, las fuerzas de especiales estaban interrogando al manifestante después de que éste golpease uno de los vehículos del convoy oficial. Estas fuentes, citadas por el periódico Hurriyet, hablan de tres y hasta cuatro patadas propinadas por Yerkel.

El asesor de Erdogan ha reconocido ser el de la fotografía y ha prometido que hará público un comunicado. Entretanto, la imagen ha circulado de forma masiva en las redes sociales, donde han cundido también los llamamientos de dimisión.

Casi un centenar de muertos por un deslizamiento de tierras en una mina de jade en Birmania

Casi un centenar de muertos por un deslizamiento de tierras en una mina de jade en Birmania

Más sobre este tema
stats