Cabrear a los no vacunados: Macron crea ahora chivos expiatorios y suspende en educación sanitaria

Emmanuel Macron, presidente de Francia.

Caroline Coq-Chodorge (Mediapart)

Este martes 4 de enero, ante siete lectores de Le Parisien, el presidente de la República asumió su "voluntad" de "cabrear" a los no vacunados y su determinación de hacerlo "hasta el final". El director del Hospital Universitario de Guadeloupe, Gérard Cotellon, fue secuestrado ese día durante varias horas por miembros del Sindicato de Trabajadores de la Salud, sección sindical de la Unión General de Trabajadores de Guadalupe (UGTG).

En declaraciones a la cadena Guadalupe la 1ère, narró lo que consideró "un estallido de violencia". "Me arrojaron en la cara orina, lo que nos obligó a volver al interior del edificio. Entonces salimos, a pesar de la protección policial, y hubo un estallido de golpes, recibí uno en la cabeza [...]. Como los boxeadores, te golpean, te caes y te vuelves a levantar. Creo que perdí el conocimiento durante unos segundos. Cerca mí, mi ayudante estaba conmocionado, y uno de mis asistentes tenía el coche totalmente destrozado". 

En el Hospital de Guadeloupe, el origen de este episodio violento fue la vacunación obligatoria del personal sanitario. Unos cincuenta miembros del Sindicato de Trabajadores de la Salud se dirigieron al hospital de Pointe-à-Pitre para protestar contra la suspensión de los salarios de los trabajadores sanitarios no vacunados, alrededor del 5% de la plantilla, según Gérard Cotellon. "Soy un funcionario que aplica una ley votada por el Parlamento [...]. Como resultado, recibo amenazas de muerte, me acosan y me golpean", dice. 

En esta crisis sanitaria y social, las decisiones y palabras del presidente de la República comprometen, mucho más allá de su persona, a los representantes del Estado y a todos los profesionales de la salud que se ocupan de la pandemia. Gérard Cotellon ofrece su visión personal de lo que es el servicio público: "Estoy tranquilo. No estoy centrado en mí mismo, estoy centrado en mi misión. El hospital debe seguir funcionando. Estamos en una situación en la que los pacientes están pagando un alto precio por todo esto, es inaceptable". 

En este clima de extrema tensión, el presidente de la República expresó su "deseo", es decir, su voluntad y satisfacción, de "cabrear" a los franceses no vacunados. Cuando el país está en vilo, deja que sus impulsos hablen por él. En lugar de calmar y unir a la gente educándola, la irritó, con el riesgo de anular los esfuerzos de los sanitarios por convencerse a sí mismos de que lo están haciendo bien.

Las unidades de cuidados intensivos están ya saturadas en Provenza-Alpes-Costa Azul, y pronto en Auvernia-Ródano-Alpes. En todas partes, el sistema hospitalario parece estar cerca del agotamiento colectivo, ese momento en que la conciencia profesional cede ante el deterioro de las condiciones de trabajo y de la calidad de la atención. En Grenoble, por ejemplo, se plantea esta pregunta: "¿Debemos defraudar a la gente para ayudarla mejor?, es decir, dejar de agotarnos haciendo que no funcione un sistema disfuncional".

"Hoy en día, no hay triaje. Sobre el terreno, tengo sensores constantemente", asegura el presidente de la República. Sin embargo, en Grenoble, la profesora Carole Schwebel advierte: "Si esto continúa, no podremos movilizar todos los recursos del hospital. No son las camas las que faltan, sino el personal. En Marsella, sin embargo, se están haciendo preparativos para clasificar a los pacientes debido a la falta de plazas en cuidados intensivos (véase nuestro artículo).

¿Qué preguntas se hacen los farmacéuticos y biólogos de toda Francia ante las colas cada vez más largas de pacientes que deben someterse a pruebas? En estas colas, ¿qué "deseos" pasan por la cabeza de los adultos a los que se les impide trabajar, de los niños que esperan un resultado negativo para volver a la escuela, que intentan abrirse paso entre las cada vez más confusas normas de aislamiento y control?

En materia de salud, la "línea" a seguir por el presidente es "simple": "Es vacunación, vacunación, vacunación y pasaporte de vacunación". También en este caso quiere hacer recaer la responsabilidad de la situación únicamente en los no vacunados. Son los que llenan las unidades de cuidados intensivos. Sin embargo, todo el mundo sabe, por la experiencia colectiva que se ha convertido en íntima que los vacunados están ahora ampliamente contaminados.

Los Países Bajos, Bélgica, Alemania y Austria han optado por frenar la epidemia, y lo han conseguido. Frente a ómicron, Francia, al igual que Gran Bretaña, apuesta por la inmunización colectiva, cruzada con la inmunidad vacunal, con la esperanza de que esto limite los daños.  

Olivier Véran, ministro de Salud, declaró al Journal du dimanche que la elección hecha para los franceses era válida para todo el mundo: "Ómicron es tan contagioso que afectará a todas las poblaciones del mundo. Llevará a una inmunidad reforzada: todos estaremos mejor armados tras su extensión". 

Emmanuel Macron habla de "vuelta a la cautela" cuando los franceses viven una caótica vuelta al cole.

El 27 de diciembre se tomaron decisiones cruciales en la opacidad del Consejo de Defensa. La novedad es que no se basan en ningún análisis científico.

El último dictamen del Consejo Científico publicado por el Ministerio de Sanidad es de hace tiempo: el del 17 de diciembre de 2021, cuando sólo había 70.000 casos positivos de media al día, y poco más de 300 casos de ómicron identificados. Según nuestra información, el Consejo Científico ha emitido desde entonces varios dictámenes, que no se han hecho públicos. 

El 22 de abril de 2020, el presidente del Consejo Científico, Jean-François Delfraissy, en una nota personal y confidencial revelada por Mediapart, advirtió a Emmanuel Macron: "Las cuestiones éticas y sociales son ahora numerosas [...] merecen ser discutidas en lugares donde los actores de la democracia sanitaria puedan recuperar un papel activo". Dieciocho meses después, estas líneas no han envejecido nada. 

Sin embargo, los no vacunados están acudiendo a los centros de vacunación: en diciembre se pusieron 708.655 primeras inyecciones, 82.649 desde principios de enero. ¿Qué van a hacer, ahora que saben que la política del presidente de la República se basa en una sola idea: cabrearlos?

[La Asamblea Nacional francesa ha aprobado este jueves la propuesta de la puesta en marcha de una nueva y drástica serie de restricciones a la población no vacunada del país, un texto que ahora pasará a manos del Senado y que, si finalmente resulta aprobado, impedirá a este grupo de personas el acceso a restaurantes, cines o viajes en tren de larga distancia. El texto ha recibido 214 votos a favor por 93 en contra con la abstención de 27 diputados].

Artículo en francés:

by on Scribd

Macron, 'presidente Sol' de un mundo paralelo

Macron, 'presidente Sol' de un mundo paralelo

Más sobre este tema
stats