Entrevista al denunciante de 'Football Leaks'

"Mis datos tienen el mismo potencial que los 'papeles de Panamá'"

Rui Pinto, el artífice de 'Football Leaks', en un momento de la entrevista.

Mariola Moreno / Y. Philippin, R. Buschmann (Mediapart) | M. Wulzinger (Der Spiegel) | H. Maassen, N. Seidel (NDR)

Una puerta robusta en el centro de Budapest. Al otro lado, una escalera oscura y glacial conduce a una verja metálica que bloquea el acceso al segundo piso. Rui Pinto, la fuente de Football Leaks, invita a los periodistas a entrar en su apartamento. Desde esta pequeña vivienda de dos habitaciones, el portugués de 30 años ha sacudido el mundo del fútbol, bajo el seudónimo de John.

El 17 de enero, Rui Pinto fue puesto bajo custodia policial y luego bajo arresto domiciliario a petición de la Justicia portuguesa, que le acusa de robo de datos e “intento de extorsión”. “Este es mi nuevo amigo”, sonríe mientras muestra el brazalete electrónico que cuelga de su tobillo. En estos momentos intenta evitar su extradición a Portugal, donde se enfrenta a una pena de prisión.

Desde la primavera de 2016, este denunciante ha proporcionado más de 70 millones de documentos confidenciales, es decir, 4 terabytes de datos, a Der Spiegel, que los ha compartido con Mediapart (socio editorial de infoLibre) y otros miembros de la red de periodismo de investigación EIC. Se trata de la mayor filtración en la historia del periodismo. Los documentos han dado lugar a una ola de revelaciones demoledoras sobre la cara negra del negocio del fútbol y han desencadenado varias investigaciones judiciales en varios países europeos, entre ellos Francia. Y uno de los hechos más notables ha sido la condena en España de Cristiano Ronaldo por fraude fiscal.

Mediapart, Der Spiegel y el canal de televisión alemán NDR pudieron entrevistarse con Rui Pinto en Budapest durante dos días, en la que es su primera entrevista desde su arresto. El denunciante revela que sus documentos no se limitan al mundo del fútbol.

En los discos duros incautados en su casa por la Policía húngara, había 10 terabytes de datos, incluidos seis terabytes que no habían sido facilitados a los medios de comunicación miembros del consorcio EIC. En esta ingente cantidad de documentos inéditos hay revelaciones sobre sociedades offshore y cuentas bancarias en las Islas Caimán, uno de los peores paraísos fiscales del mundo. “Estos datos tienen un potencial similar al de los Papeles de Panamá”, dice John.

Estos discos duros y su valioso contenido están ahora en el centro de la batalla judicial entre Rui Pinto y su país. Portugal reclama a Hungría todos los documentos incautados. Rui Pinto impugna tanto su extradición como la entrega de dichos datos. Teme que puedan ser utilizados en su contra y duda de la voluntad de Portugal de utilizarlos para abrir investigaciones fiscales y judiciales.

El denunciante cuenta ahora con la Fiscalía Financiera Nacional francesa (PNF), a la que desea facilitar todos los datos, para que puedan ser compartidos con otros fiscales europeos a través de la organización Eurojust. Bélgica y Suiza ya han confirmado su interés. Pero también Estados Unidos, como parte de la investigación por violación contra Cristiano Ronaldo.

PREGUNTA: ¿Es usted un hacker, señor Pinto?hacker

RESPUESTA: No me considero un hacker, sino un ciudadano que ha actuado en interés público. Mi único objetivo era revelar los actos ilegales que afectan al fútbol.

P: ¿Puede decirnos cómo obtuvo más de 70 millones de documentos confidenciales y, en algunos casos, extremadamente delicados relacionados con el negocio del fútbol?

R: Lancé un movimiento espontáneo de revelaciones sobre la industria del fútbol. Pero no estoy solo en este proyecto. Con el tiempo, ha habido más y más fuentes que han compartido sus datos conmigo y la base de datos ha crecido. Lo que significa que no soy el único preocupado por este tema.

P: Fue detenido a raíz de una orden de detención europea emitida por un fiscal portugués que le acusó de robo de datos, sobre todo del club Sporting de Lisboa, y de publicar correos electrónicos confidenciales en 2015. ¿Qué tiene que decir al respecto?

R: Estoy dispuesto a explicar este punto a las autoridades judiciales, pero discrepo con esta descripción de los hechos.

P: La Justicia portuguesa también le acusa de utilizar estos datos para intentar chantajear a la empresa Doyen Sports en otoño de 2015.

R: La única razón por la que me puse en contacto con Doyen fue para confirmar que habían hecho algo mal. Quería saber cuánto estaban dispuestos a pagar para evitar que se publicaran las revelaciones.

P: Pues parece un chantaje.

R: No, sólo quería saber cómo eran de importantes estos documentos y las informaciones para Doyen. Pensé que podría averiguarlo cuando supiera cuánto estaba dispuesto a pagar Doyen por mi silencio. Nunca tuve la intención de coger su dinero. Sólo quería revelar las prácticas de Doyen.

P: Incluso autorizó a un abogado, que se suponía que negociaría un acuerdo amistoso. Se reunió con el director general de Doyen, Nelio Lucas.

R: Quería ver cuánto le ofrecerían. Mientras él negociaba, seguí leyendo los documentos y pensé que si permitía que me compraran, no sería mejor que la gente de este negocio. Así que escribí a Doyen y les dije que se quedaran con su dinero. No se pagó ni un centavo. Lo que hice fue muy ingenuo. Hoy, visto con perspectiva, lo lamento. Pero niego haber cometido un delito.

P: Los investigadores portugueses también sospechan que usted remitió al FC Porto correos electrónicos de su gran rival, el Benfica de Lisboa. La publicación de estos documentos, que incriminan gravemente al Benfica, provocó un escándalo en Portugal. ¿Está involucrado en esto?

R: No he visto ninguna declaración oficial de las autoridades que establezca ningún vínculo entre mi persona y el escándalo del Benfica. Una revista publicó un artículo sobre este tema el otoño pasado. Cambió mi vida. Mi foto salió en la primera plana de los periódicos de todo el país. Mi cuenta de Facebook y mi dirección de correo electrónico se vieron inundadas de amenazas de muerte.

P: ¿Alguna vez ha ganado dinero con la información confidencial que ha obtenido sobre la industria del fútbol?

R: Seré muy claro en la respuesta: no, nunca.

P: ¿Ha recibido alguna oferta para vender sus datos?

R: Varias. Una vez recibí un correo electrónico anónimo en el que me ofrecieron más de medio millón de euros. He rechazado todas estas propuestas.

P: El abogado que negoció con Doyen en su nombre en 2015 ya lo había representado en un litigio con el Caledonian Bank, con sede en las Islas Caimán. Los medios de comunicación portugueses informan de que usted robó 300.000 dólares de este banco. ¿Es eso cierto?

R: No es lo que sucedió en realidad.

P: Entonces, ¿cuál es la verdad?

R: No estoy autorizado a hablar de ello en detalle porque he firmado un acuerdo de confidencialidad con el banco. Una cosa es cierta: si hubiera cometido un delito penal, el banco me habría llevado ante la Justicia. El caso nunca fue remitido a un tribunal y mis antecedentes penales están limpios hasta la fecha, en Portugal y en todos los demás países del mundo.

P: ¿Cuál fue el motivo de ese litigio con el Caledonian Bank?

R: En aquel momento, los bancos portugueses estaban en quiebra. Con la crisis económica, la gente perdió su medio de vida de la noche a la mañana. Al mismo tiempo, cada vez más dinero salía de Europa. Era obvio que había un problema. Quería examinar más de cerca este fenómeno y entender el sistema offshore.

P: ¿Qué encontró?

R: Ejemplos concretos de cómo algunas personas transfieren enormes cantidades de dinero fuera del país y las envían a paraísos fiscales. Cuando vi esto, sentí una creciente sensación de injusticia.

P: Este tipo de datos podría ser de gran interés para las autoridades fiscales.

R: Lo sé. Lo sé. Lo sé. Por eso los guardé. Estos datos tienen un potencial similar al de los papeles de Panamá. Muestran cómo las Islas Caimán han sido utilizadas a gran escala para el lavado de dinero y la evasión de impuestos.

P: ¿Qué ocurrirá con estos datos?

R: Me gustaría compartirlos con las autoridades fiscales y judiciales. Estos documentos revelan cómo los hombres de paja y los banqueros facilitan la evasión fiscal.

P: Los que se oponen a Football Leaks afirman que sus documentos no deben ser utilizados porque han sido obtenidos por medios ilícitos.Football Leaks

R: Otros afirman que los datos han sido manipulados, falsificados o sacados de contexto. Alegan que, por lo tanto, los datos no pueden ser admitidos como prueba ante un tribunal. Creo que eso es absurdo. Los documentos son auténticos, eso es todo lo que importa.

P: Cuando obtuvo los datos, ¿tenía una agenda u objetivos concretos?

R: Investigué quiénes eran los principales protagonistas de esta industria futbolística deshonesta, qué agentes y consultores se veían involucrados con más frecuencia en transacciones retorcidas. Quería dar a conocer estos hechos.

P: En Francia, algunos seguidores del Paris Saint-Germain (PSG) consideraron que Football Leaks ponía demasiado al PSG en el punto de mira y no lo suficiente a los demás clubes. ¿Qué opina?Football Leaks

R: He visto estas reacciones en las redes sociales, pero es absurdo. No tenía en el punto de mira a ningún club, federación o país en particular. Si tengo datos de interés público sobre un club, ¿por qué no debería compartirlos con los medios de comunicación?

P: Durante la primera entrega de Football Leaks, obtuvo muchos documentos sobre Cristiano Ronaldo. ¿Por qué de él? Football Leaks

R: Ronaldo es mi jugador favorito, lo considero el futbolista más completo de la historia. Pero su comportamiento fuera del terreno de juego debe ser juzgado de una manera totalmente diferente en materia de Derecho penal. Los datos de Football Leaks han aportado grandes revelaciones sobre él. No me importa si mi jugador favorito o mi club favorito son imputados. Football Leaks demostró que no se dirigía en contra de nadie en particular.

P: ¿Ve alguna diferencia entre un denunciante y un hacker?hacker

R: No me considero un hacker, sino un usuario normal de herramientas informáticas. Y no creo que haya ninguna diferencia entre un individuo que revela documentos obtenidos dentro de su empresa y otro que obtiene sus documentos desde fuera. En ambos casos, se trata de denunciantes que alertan de hechos graves que han permanecido en secreto: infracciones éticas, actos que pueden ser castigados y delitos penales. En el mejor de los casos, estos denunciantes consiguen lanzar un debate público y desencadenar la apertura de investigaciones por parte de las autoridades.

P: ¿Alguna vez ha tenido la sensación de que estaba haciendo algo ilegal?

R: No, no hasta la fecha. El Parlamento Europeo, los medios de comunicación europeos y muchas autoridades de investigación han analizado mis datos. Estoy convencido de que hice lo correcto.

P: ¿Ha llegado a tener dudas?

R: Sí, a menudo me he sentido decepcionado por el resultado y, en particular, por la forma en que han trabajado algunas autoridades de investigación. Tomemos como ejemplo la evasión fiscal sistemática en la industria del fútbol en España. Los investigadores españoles se mostraron satisfechos con recuperar algunos millones de impuestos de los jugadores, pero no estaban interesados en la raíz del problema. Los agentes, abogados y banqueros no fueron investigados. Sin embargo, son ellos los que mueven los hilos y han puesto en marcha el fraude.

P: ¿Cómo ha reaccionado?

R: Seguí adelante. Quería aumentar la presión sobre las autoridades y sensibilizar a la opinión pública. Pensé que en algún momento algo tendría que cambiar.

P: Una vez dijo que sus modelos eran Edward Snowden y Antoine Deltour, famosos denunciantes. ¿Se compara con ellos?

R: No quiero compararme con ellos. No hice todo esto por ego, no necesito ser conocido. Nunca he tratado de convertirme en el mayor denunciante del mundo, sino de denunciar tantos delitos como sea posible.

P: No sabemos mucho de usted. ¿Creció en Portugal?

R: Procedo de Vila Nova de Gaia, una ciudad atlántica muy próxima a Oporto.

P: ¿A qué se dedican sus padres?

R: Mi padre está jubilado. Diseñó calzado durante más de 30 años y ha viajado mucho por Europa. Mi madre se quedó en casa. Murió de cáncer cuando yo tenía 11 años. Fueron tiempos difíciles para mí.

P: ¿Fue buen estudiante?

R: Iba un paso por delante de los otros niños porque ya sabía leer y escribir a la edad de cuatro años.

P: ¿Quién le enseño a leer?

R: Aprendí solo, viendo partidos de fútbol. Veía muchos partidos y dibujaba las camisetas y jugadas de los partidos. En un momento dado, empecé a escribir las palabras que decía el comentarista, quién marcaba, el resultado final y cómo se había jugado el partido.

P: ¿Cómo reaccionaron sus padres?

R: Todo el mundo se sorprendió. Mi padre no estaba particularmente contento. Me dijo que no debería ver el fútbol con tanto fanatismo porque acabaría destruyendo mi vida.

P: ¿Era bueno en la escuela?

R: No iba mal. Era muy bueno en historia. En cambio, en matemáticas, química y física era un desastre.

P: ¿Disfrutó de su etapa escolar?

R: Sí. Jugué mucho al fútbol y formaba parte del equipo de futbol sala de mi escuela. Además, era muy popular porque era un poco rebelde. A menudo tenía largas discusiones con los profesores cuando me daba cuenta de que no estaban seguros de ciertas cosas. A veces estas discusiones fueron demasiado lejos, porque tengo problemas para saber cuándo parar.

P: Después estudió historia en la universidad. ¿De dónde le viene este interés?

R: Si quieres entenderte a ti mismo, al mundo y a tu país, tienes que estudiar historia. Porque los seres humanos siempre cometen los mismos errores. Siempre.

P: Nunca se licenció en historia. ¿Por qué?

R: Cuando estaba en la universidad, mi relación con Portugal cambió. Muchos de mis amigos dejaron el país porque ya no veían ninguna perspectiva debido a la crisis económica. Los políticos y empresarios codiciosos arruinaron un país que una vez fue próspero.

P: ¿Cómo gestionó la situación?

R: Primero hice un semestre Erasmus en Budapest, luego, después de un año en Portugal, me mudé. Me encanta esta ciudad. La luz, el Danubio, los castillos y los puentes. Me gustaría quedarme aquí para siempre. Descubrí que había un sector de actividad aquí para mí. Mi padre estaba muy interesado en el comercio de antigüedades, y yo también. Hay muchos tesoros en Europa del Este.

P: ¿Quiere decir libros antiguos?

R: Y carteles. Se pueden encontrar aquí a precios muy bajos, uno o dos euros, que a veces se pueden revender por 150 euros o más. Me ganaba la vida ayudando a mi padre en este negocio de comercio de antigüedades.

P: ¿Cómo surge la idea, en otoño de 2015, de abrir la web Football Leaks?Football Leaks

R: Soy aficionado al fútbol desde niño y me di cuenta de que, tras la sentencia Bosman [que liberalizó los traspasos de jugadores en Europa en 1995], el fútbol se estaba moviendo en la dirección equivocada. Los mejores jugadores jóvenes eran transferidos cada vez antes a las Ligas más grandes y a los mejores clubes. Las competiciones están dominadas por un puñado de clubes muy grandes. Lo que provocó mi deseo de poner en marcha el proyecto Football Leaks fue el escándalo de la FIFA en 2015, así como las irregularidades que vi en muchos fichajes en Portugal, y el hecho de que cada vez más fondos de inversión como Doyen estaban entrando en el mercado y comprando los derechos económicos de los jugadores. Entonces empecé a recopilar datos.

P: ¿Cómo logró sus conocimientos técnicos? ¿Ha estudiado informática?

R: Nunca.

P: ¿Cómo comprobó los datos?

R: Leí. He leído mucho. Todos los días, pasaba horas sentado frente a los documentos y analizándolos. Cuanto más leía, más sorprendido estaba.

P: ¿Sobre qué?

R: Muchos documentos se referían al empleo de compañías offshore, la forma en que los agentes deportivos se escondían detrás de los hombres de paja para llevar a cabo evasión fiscal a gran escala.

P: ¿Cuándo se dio cuenta de que estaba haciendo enemigos?

R: La empresa Doyen puso a investigadores privados tras de mí. Una poderosa asociación de clubes hizo lo mismo. También había una joven que se me acercó en una fiesta. Coqueteó conmigo, pero noté que algo iba mal. Me pidió mi número y se lo di. Quería ver qué tramaba.

P: ¿También era detective?

R: No, era periodista de un tabloide inglés de gran tirada. Pero no me enteré hasta varias semanas después, cuando recibí un sms: “Oye, sabemos que eres el tipo de Football Leaks. Trabajo para un bufete de abogados. Nos interesan sus documentos”. Quería engañarme.

P: ¿Por qué tardó tanto la Policía en encontrarle?

R: Buena pregunta. Siempre he tenido un apartamento en Budapest. He llevado una vida completamente normal aquí.

P: En nuestras entrevistas previas [con el periodista de Spiegel Rafael Buschmann, cuando Rui Pinto era anónimo], nos dijo que cambiaba de lugar cada dos días.

R: Viajé mucho, sí. Pero con mi documento de identidad. No me he ocultado.

P: Tiene una novia húngara. ¿Qué le dijo cuando le arrestaron?

R: Mantuve el secreto, pero mi novia se dio cuenta de que había algo sospechoso, pero yo era muy ambiguo. Quería protegerla. Cuando me arrestaron, casi se vuelve loca. Pero ha permanecido fiel a mí y me ayuda a superar este trago.

P: ¿Cómo y dónde fue arrestado en Budapest?

R: A primera hora de la noche, el 16 de enero. Volvía de un supermercado con mi padre, que había venido a visitarme con mi madrastra. Cuando doblamos la esquina de la calle donde está mi apartamento, dos policías vestidos de civil se me acercaron. Revisaron mi documento de identidad y tuve que vaciar mis bolsillos y mi mochila. Luego me mostraron la orden de detención europea, sólo en húngaro, y me esposaron.

P: ¿La policía registró su apartamento?

R: No tenían orden de registro. Usaron mi llave para acceder al apartamento. Mi madrastra se sorprendió cuando, de repente, se encontró frente a nueve policías en la cocina. Me dijeron que preparase mis cosas. Uno de ellos me dijo: “Nunca volverás aquí”.

P: ¿Pudo ponerse en contacto con un abogado mientras estaba bajo custodia policial?

R: Me prohibieron hacerlo. Me despedí de mis padres y les dije que todo iría bien. Luego me llevaron a una comisaría. Estuve encerrado en una celda para dos. Por la noche, un guardia venía cada media hora, encendía y apagaba la luz de mi litera. Sólo lo hizo conmigo.

P: ¿Cuánto tiempo estuvo en la celda?

R: Dos noches. Luego me llevaron a la audiencia, donde el juez decidió ponerme bajo arresto domiciliario.

P: ¿La policía húngara se incautó de algún objeto en su apartamento?

R: De mi ordenador, una decena de discos duros, tres teléfonos móviles y algunos otros dispositivos electrónicos.

P: ¿Son estos datos de interés público? ¿Podrían descubrir delitos penales?

R: Sin duda.

P: Esos discos duros, ¿están encriptados?

R: No deseo responder a esa pregunta.

P: ¿Cuál es el volumen de esos datos?

R: Diez terabytes, seis de los cuales aún no he transmitido.

P: ¿Tiene usted u otros miembros de Football Leaks una copia de estos datos?Football Leaks

R: Tampoco puedo responder a esa pregunta.

P: Las autoridades portuguesas solicitan a Hungría su extradición y la transmisión de sus datos. ¿Qué cree que pasará con estos datos si la Justicia portuguesa consigue recuperarlos?

R: Los húngaros no deberían entregarles estos discos duros, porque la orden de detención solo cubre las acusaciones que se remontan a 2015. Creo que los portugueses quieren tener en sus manos todos mis datos para preparar nuevos procedimientos legales contra mí.

P: ¿Qué espera?

R: Espero que los fiscales de toda Europa se reúnan y demuestren a las autoridades húngaras y portuguesas que mi información es de gran interés público y que necesitan estos documentos para llevar a cabo sus investigaciones y perseguir delitos penales, que son mucho más graves que hacer la denuncia.

P: ¿Con qué autoridades se ha puesto ya en contacto?

R: Con varias. Sé que mi abogado francés, William Bourdon, está en contacto con fiscales suizos y belgas. Pero hasta ahora, sólo me he reunido con investigadores franceses [de la Fiscalía Financiera Nacional, PNF].

P: ¿Cuándo se celebró la primera reunión?

R: A finales de 2018, en París.

P: ¿Reveló su identidad a la Fiscalía Financiera Nacional?

R: Sí. Les dije que era John.

P: ¿Remitió documentos a la Fiscalía Financiera Nacional?

R: Lo único que puedo decir es que coopero con ellos.

P: ¿Qué hay de la investigación abierta en Estados Unidos contra Cristiano Ronaldo, acusado de violación por una mujer estadounidense, que él niega?

R: Sé que se ha abierto una investigación penal, pero no quiero hacer ningún comentario.

P: ¿Han contactado con usted las autoridades americanas?

R: Sí.

P: ¿Compartió algún documento como parte de esta investigación americana sobre Cristiano Ronaldo?

R: La investigación está en curso, prefiero no hacer comentarios.

P: ¿Alguna autoridad fiscal o judicial ya se ha puesto en contacto con usted después de las primeras revelaciones de Football Leaks en diciembre de 2016?Football Leaks

R: He recibido algunos correos electrónicos de las administraciones fiscales, incluyendo uno de Múnich (Alemania).

P: ¿Cómo reaccionó en ese momento?

R: Algunos de estos investigadores eran bastante torpes. Los investigadores financieros ingleses me pidieron desde el primer momento que facilitara mi nombre y lugar de residencia. Todo un despropósito cuando contactas con un denunciante que quiere permanecer en el anonimato. Por supuesto, no contesté. En ese momento, no tenía abogado. Necesitaba tiempo para desarrollar una estrategia que asegurara mi protección. Pero incluso entonces, la solicitud francesa de cooperación era la más creíble.

P: ¿Por qué?

R: Los franceses me parecieron muy determinados y profesionales. Me dejaron claro que se toman muy en serio los casos de corrupción, blanqueo de dinero y de evasión fiscal en el fútbol. Sentí que podía confiar en ellos y que necesitaba un socio fuerte. Los investigadores franceses pueden iniciar investigaciones a través de Eurojust. Puedo compartir mis datos con ellos y ellos pueden compartirlos con otros. Me parece que Eurojust permite a las autoridades judiciales europeas coordinar sus acciones. Un solo punto de contacto es suficiente. Si otros países desean seriamente realizar investigaciones, pueden ponerse en contacto con Francia. Y pueden contar conmigo.

P: Después de las revelaciones de Football Leaks, ¿han intentado ya las autoridades futbolísticas ponerse en contacto con usted?Football Leaks

R: Ni la FIFA ni la UEFA han contactado con Football Leaks. Es frustrante. En las entrevistas que di bajo el seudónimo John, dije varias veces que si se ponían en contacto conmigo para aclarar ciertos hechos, transmitiría documentos. Pero nunca recibí una sola petición.

P: ¿Por qué se opone a su extradición a su país de origen?

R: Estoy bastante seguro de que no tendré un juicio justo en Portugal. El sistema judicial portugués no es totalmente independiente; uno se enfrenta a muchos intereses ocultos. Por supuesto, hay fiscales y jueces que están haciendo su trabajo con seriedad. Pero esta mafia del fútbol está en todas partes. Quieren enviar un mensaje, para demostrar que nadie tiene interés en oponerse a ellos.

P: ¿Teme acabar en la cárcel en Portugal?

R: Estoy nervioso porque soy el blanco de los ataques, sobre todo de los aficionados del Benfica Lisboa. Desde el otoño pasado, he recibido muchas amenazas de muerte en Facebook. Puse estas amenazas en manos de los investigadores franceses y ellos consideraron que debían ser tomadas en serio. Me temo que si pongo un pie en una prisión portuguesa, especialmente en Lisboa, no saldré vivo de ella.

 

Traducción: Mariola Moreno

Leer el texto en francés:

El riesgo que acecha a los planes de rescate: fondos anticrisis que acaben salvando a sociedades en Luxemburgo

El riesgo que acecha a los planes de rescate: fondos anticrisis que acaben salvando a sociedades en Luxemburgo

Más sobre este tema
stats